Domingo, 3 de Julio de 2005 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda
Fotos
Los nuevos chicos
Ver más fotos
NIÑOS ÍNDIGO, CRISTAL Y ARCOIRIS
Los nuevos chicos
Anacelis Castro es una psicóloga que llegó a San Juan para hablar sobre los niños Indigo, Cristal y Arcoiris. Aseguran que no se trata de personajes de un cuento infantil, sino de criaturas de carne y hueso que llegaron al mundo para cambiarlo.
Texto: Fabiana Juárez - Fotos: Federico Levato
En los últimos años se ha hablado mucho acerca de los niños Indigo, los niños Cristal y, más recientemente, los niños Arcoiris, que representan a una generación muy diferente a la de sus antecesores.

Aseguran que estos niños son de alguna manera más inteligentes, más brillantes y más sabios. Son impetuosos, se concentran en lo que hacen y son honestos en relación con sus sentimientos. Además tienen una fuerte voluntad, un fuerte sentido de su propia auto-estima y, con frecuencia, rechazan completamente ser dominados por sistemas autoritarios, ya sea en la escuela o en la familia. En conclusión, son seres que vienen a revolucionar el mundo y que necesitan de una guía para poder desarrollar por completo su misión.

Entender el porqué de estos niños y la razón de sus talentos fue el tema central de la conferencia que ayer brindó la psicóloga Anacelis Castro (57). Esta profesional hace veinte años que se dedica a estudiar todo lo referido a estos seres especiales que, según su opinión, vienen a propiciar la evolución del género humano y su apertura hacia lo espiritual.

¿Hay una característica común para estos tres tipos de niños?

Sí. A los tres no les gusta hablar acerca de lo que sienten, por eso es bastante difícil comprenderlos y ayudarlos. Otra es que necesitan una guía para poder explotar al máximo sus talentos y cumplir con la misión con la que llegaron.

¿Cuál es la mejor forma de ayudarlos?

Primero hay que conocer las características de los niños Indigo, de los Cristal y de los Arcoiris. Esto es fundamental para comprender el comportamiento especial que tienen estos seres y para no diagnosticarles trastornos emocionales o psicológicos.

¿Quiénes deben comprometerse en esta ayuda?

Los padres y maestros fundamentalmente, ya que son sus primeros contactos. Los padres deberán, sobre todo, armarse de paciencia, porque según el tipo de niño que sea su hijo requerirá determinada ayuda. Un niño índigo es líder por naturaleza, autoritario y un poco soberbio, con una inteligencia y velocidad mental muy difíciles de seguir. No acepta imposiciones sin una razón aceptable. En cambio el Cristal es como si trajera de nacimiento un caudal de información que no llega a entender, y entonces busca en la lectura o en otra actividad ayuda para corroborar lo que siente y le pasa. Es un niño que, por lo general, se encierra en sí mismo, se retrae y tiene graves problemas para comunicarse con el exterior. Esto es lo que más les preocupa a los papás, que piensan que tiene algún tipo de problema. En realidad es un ser extremadamente sensible y con mucho miedo a la agresión. Pero el que menos conflictos presenta es el niño Arcoiris, que tiene la virtud de equilibrar energías. Es el que siempre pone paños de agua fría ante cualquier situación angustiosa, aunque apenas tenga tres años. Con este proceder buscan captar la atención de sus seres queridos, ya que el afecto para ellos es lo primordial.

¿Cuál es la mejor forma de ayudarlos?

Depende de qué tipo de niño se trate. Lo primero es intentar comprender qué les sucede y, fundamentalmente, asumir que su comportamiento no responde a anormalidades sino a evolución. Una ayuda práctica es dejarlos que tengan actividades extraescolares que les sirvan para explotar su intelecto y satisfacer sus necesidades emocionales. En el caso de los Indigo, es indispensable que hagan deporte para que tengan un desgaste de energía y bajen los niveles de hiperactividad. Por supuesto que debe ser un deporte en el que se sientan contenidos. En el caso de los Cristal, son recomendables las actividades artísticas están ligadas a lo humanístico, otro rasgo de estos pequeños. Siempre es bueno que sean actividades grupales, para que empiecen a entender la conciencia grupal y a relacionarse con el exterior. Por eso, por ejemplo, no hay que contratarles un profesor para que les enseñe piano en casa, sino mandarlos a una academia donde haya chicos de edad y necesidades similares.

¿Los padres y maestros están tomando conciencia del tema?

Muchísimo. Yo hace catorce años que vengo a San Juan para dar conferencias sobre el tema, y cada vez cuento con mayor cantidad de público. Lo interesante y positivo es que, tanto padres y maestros, están comenzando a ver esto como algo extraordinario y no como un problema existencial. Si hay algo verdaderamente reconfortante es compartir la vida con un niño Indigo, Cristal o Arcoiris.
Fotos
Los nuevos chicos
Los nuevos chicos
Votar
Enviar
Imprimir
Ver página
Instale el Adobe Reader para ver esta página en formato PDF

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014

  Ingrese su Usuario
Frase Destacada

"El consejo fundamental para los padres es que deben armarse de paciencia y no desesperarse por tener un niño altamente evolucionado. Deben tener en claro que si son papás de uno de estos seres, es porque están preparados para serlo".

Anacelis Castro, psicóloga.


Cifra destacada
40 es la cantidad de niños Indigo que, en lo que va del año, recibieron terapia con la psicopedagoga Frau.
Frase destacada
"En mi consultorio no sólo recibo niños Indigo, sino también a adolescentes y adultos con estas características. Hay que tener en cuenta que este tema data de hace muchos años, pero que recién a partir de la década del '80 fue ganando popularidad".

Elsa Frau, psicopedagoga
.
Más Información
Indigos bajo la lupa
Rasgos índigos
Para leer
Otras Noticias
Señoras pinceladas
San Isidro, el labrador
De espaldas al desierto