Sábado, 3 de Enero de 2004 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda
Fotos
PULVERIZACIONES con agroquímicos se utilizan para controlar a campo esta mariposa. Con mochila en plantas pequeñas y con equipos de tractor-pulverizadora previamente calibrados en montes grandes. Se ajusta el momento oportuno, dosis y volumen adecuado.
Ver más fotos
CARPOCAPSA POMONELLA
Métodos de control fitosanitario en los frutales de pepita
Distintas medidas que buscan controlar los daños que causa esta mariposa en los frutales de pepita se brindan a continuación. El método puede ser químico, biológico y cultural, y de estas labores dependerá la presencia o ausencia de la plaga en el fruto.
Ing. Agr. Alejandro Acosta - DIARIO DE CUYO
Segunda nota.

Un conjunto de medidas que tienen como primer objetivo bajar el nivel poblacional de Carpocapsa pomonella y luego lograr la supresión de la misma, entendiendo como tal la aplicación de medidas fitosanitarias, dentro del área productora de fruta hospedera, a fin de lograr un nivel de población de la plaga que no implique daño económico.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), la Fundación Barreras Patagónicas (Funbapa), cámaras y entidades que nuclean a los productores y exportadores de manzanas, peras y membrillos, Estaciones Experimentales y Agencias de Extensión del INTA, las universidades y varias instituciones más han trabajado en un documento que resuma el accionar efectuado en la Argentina contra esta plaga.

El control es un componente que involucra todas aquellas acciones que contribuyen en forma directa o indirecta a la supresión de la plaga, a saber:

Control químico

Actualmente, el control de la plaga implementado en algunas de las regiones descriptas se lleva a cabo, principalmente, a través del uso de productos agroquímicos aplicados con equipos de tractor-pulverizadora previamente calibrados. Esta estrategia se sustenta en aplicaciones efectuadas en el momento oportuno, con la dosis y volumen adecuado y respetando los tiempos de carencia correspondientes.

La biología de la plaga y las condiciones climáticas predisponentes para la evolución del ciclo de la misma, determinarán los momentos de monitoreo y control. Esta determinación se realiza siguiendo la evolución de los Grados-día o Carpogrados los cuales se originan a través del Sistema de Alarma Termoacumulativo.

Los Carpogrados resultan de la suma de las acumulaciones diarias de las temperaturas que estén dentro de los umbrales de desarrollo de Carpocapsa (10 a 32°C). Esto permite conocer con anticipación el momento oportuno de control y definir las acciones a aplicar. La información de Carpogrados que indica la oportunidad de colocación de trampas para monitoreo de la plaga y aplicación de agroquímicos es emitida por una Red Agrometeorológica establecida en cada Región.

La eficiencia en las aplicaciones de agroquímicos una vez elegido el producto adecuado es vital para el éxito en el control. De esta manera, la calibración de equipos pulverizadores es una tarea imprescindible para garantizar una correcta cobertura del monte frutal con los agroquímicos utilizados, como así también el cálculo del volumen de agua que debe erogar la pulverizadora (TRV) para garantizar una correcta cobertura del producto que se utilice.

Se procederá a capacitar al personal que ejecute las tareas, prestar el servicio de calibración y verificar a posteriori la calidad de dicho servicio.

Técnica de Confusión Sexual (TCS)

Un método alternativo de control es la utilización de semioquímicos, sustancias que los insectos emplean para comunicarse. Este es el caso de las feromonas sintéticas que cumplen la función de atractivo sexual y son utilizados como cebo en las trampas para monitoreo de un gran número de plagas con el fin de estudiar la evolución de sus ciclos de vida y evaluar la presión de población.

Las feromonas son la base del uso de la Técnica de Confusión Sexual que consiste en desorientar a los machos de insectos, evitando así el encuentro con las hembras de la especie y por lo tanto, el apareamiento y posterior reproducción.

Para Carpocapsa, este método ha demostrado su eficiencia en el control y su uso se está imponiendo en las zonas de producción de fruta de pepita del mundo que aspiran a producir bajo pautas de Manejo Integrado de Plagas.

La aplicación de esta técnica, presenta importantes ventajas respecto al control tradicional, entre las cuales pueden citarse:

a) Reducción del impacto sobre el ambiente.

b) Reducción del uso de insecticidas de amplio espectro.

c) Reducción del nivel de residuos de plaguicidas en fruta.

d) Mantenimiento o incremento de poblaciones de enemigos naturales de las plagas.

e) Retraso en la aparición de resistencia a los plaguicidas.

f) Mayor seguridad del trabajo del productor y operarios de chacra.

g) Menor uso de la maquinaria.

h) Importante reducción del daño en fruta.

A partir de lo mencionado, surge la necesidad de avanzar hacia la aplicación de la Técnica de Confusión Sexual en forma extensiva como una de las estrategias de corto plazo para el control de la plaga.

Control biológico

El control biológico se define como una actividad en la que se manipulan una serie de enemigos naturales, también llamados depredadores, con el objetivo de reducir o incluso llegar a combatir por completo a las plagas que afecten a un cultivo determinado.

Así, se cuenta con una herramienta de control como es el Virus de la Granulosis (VGC) que puede combinarse con la Técnica de Confusión Sexual. Esta estrategia resulta conveniente con bajos niveles de población de la plaga y de gran importancia dentro del Manejo Integrado de Plagas.

Un segundo ejemplo de control biológico es la utilización de predadores como la avispa del género Trichogramma sp.

Por otra parte, la inoculación de parásitos de huevos o larvas de Carpocapsa ha sido una táctica efectiva de control (McDougall 1995). Un factor importante del control biológico es el mantenimiento de dichas especies, proveyéndoles adecuado alimento y sitios de reposo para los enemigos naturales adultos.

La presencia de flores silvestres en montes frutales ha mostrado un aumento en la abundancia de parasitoides y un aumento en el control de cochinilla, pulgones y Carpocapsa (Leius 1967).

Finalmente, se están desarrollando en la actualidad estudios en el INTA Alto Valle, en el control de larvas de Carpocapsa mediante la utilización de nematodos.

Técnica del insecto Estéril (TIE)

Se trata de la aplicación de radiación sobre machos criados en forma masiva con su consiguiente esterilización, liberándolos luego para el apareamiento. No existe descendencia de ésta cópula, reduciéndose de esta manera los niveles poblacionales de la plaga. Se trata entonces de un método de esterilización aplicando la radiación.

Control cultural

Las principales medidas culturales que deben considerarse para el control de Carpocapsa son:

- Raspado de Troncos: las larvas de Carpocapsa suelen alojarse durante el invierno en los resquicios de la corteza de los frutales. La práctica de raspado de troncos y posterior destrucción de las cortezas contribuye notablemente a disminuir la población y reducir la presión de la plaga en el monte frutal.

- Colocación de fajas de cartón corrugado: al igual que con los resquicios de la corteza, las larvas se introducen en las canaletas de fajas de cartón corrugado que se colocan, con media a alta presión de plaga, en el tronco y ramas principales, desde mediados a fines de Noviembre, para ir reduciendo la presión de plaga durante la temporada. Estas fajas deben retirarse y destruirse después de contar y registrar las larvas presentes.

A partir de fines de Enero también se colocan las fajas para reducir la carga de larvas invernantes. De la misma manera, durante el invierno, deben retirarse y destruirse. La importancia de esta labor, radica en la gran disminución de adultos en el primer vuelo de la temporada siguiente, como consecuencia de eliminar larvas en diapausa alojadas en las ondulaciones del cartón.

- Limpieza de Puntales: los puntales que sostienen las ramas de los árboles frutales pueden contener larvas invernantes debajo de la corteza. Por ello es necesario que se remueva ésta y se destruyan las larvas.

- Poda y Conducción: la altura máxima de las plantas frutales no debe superar los 5 metros ya que las máquinas pulverizadoras existentes en el mercado no son eficientes para cubrir con el caldo de agroquímicos la parte superior del árbol que es donde la plaga tiene mayor actividad. Es importante que plantas con exceso de altura se rebajen en el otoño. También la planta deberá tener una estructura de tronco y ramas que permita una buena penetración de los productos al realizar la pulverización.

- Raleo de Frutos: cuando dos o más frutos están muy cercanos, el agroquímico no los cubre adecuadamente y los puntos de contacto se convierten en vías de penetración para la plaga. Por lo tanto, deberán desecharse frutos de manera de dejar un fruto por dardo en la parte superior e interna de las plantas y solamente dejar por pares en los casos de poco cuaje de frutos y en el medio y parte externa de la planta, donde es más eficiente la pulverización. Es recomendable realizar el raleo químico y posterior repaso manual.

Se recomienda también que no queden frutos sobre las plantas después de la cosecha para que la plaga no pueda completar su ciclo en el interior de los mismos y luego alojarse en la corteza de las plantas, en los puntales o en los envases de cosecha.

- Remoción de Envases de Cosecha: es conveniente que los bins de cosecha que pueden alojar larvas invernantes de Carpocapsa en resquebrajaduras, no se encuentren en los predios productivos en la época de emergencia de los adultos de la tercera generación de la temporada anterior. Esto ocurre a partir de los 90 carpogrados, desde la mitad de Septiembre en adelante y puede haber cópula entre adultos y postura de huevos cuyas larvas afectarían los frutos pequeños.
Votar
Enviar
Imprimir
Ver página
Instale el Adobe Reader para ver esta página en formato PDF

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014

  Ingrese su Usuario
Para saber más
En próximas ediciones de Suplemento Verde los interesados podrán consultar sobre estos tema y, además, se abordará la siguente temática: métodos de control, zona de producción, incidencias de los daños, tecnólogia aplicada, cuarentena, mitigación de riesgos y nuevas metodologías de control.
Más Información
Erradicación de montes abandonados
Notas Relacionadas
La importancia del control fitosanitario
Otras Noticias
La importancia del control fitosanitario
Anuario Frutihortícola 2003
Buscan mejorar la calidad de los tomates