17/08/2007 JUICIO

Acusada por injurias y calumnias, Carrió se defendió

"En ningún caso imputé delito. Señalé claramente que había una línea investigativa que llevaba a los dueños de Conarpesa, los hermanos Juan y Fernando Alvarez Castellanos, hacia Pescafina, propiedad de Héctor Antonio y también llegaba a Estrella de Mar, también de Héctor Antonio", señaló.

Telam

     

12:33 | Buenos Aires, 17 de agosto.- La candidata presidencial Elisa Carrió se defendió esta mañana ante la Justicia y aseguró que "nunca" imputó un "delito" al empresario Héctor Antonio, quien la acusa por "calumnias e injurias".

"En ningún caso imputé delito. Señalé claramente que había una línea investigativa que llevaba a los dueños de Conarpesa, los hermanos Juan y Fernando Alvarez Castellanos, hacia Pescafina, propiedad de Héctor Antonio y también llegaba a Estrella de Mar, también de Héctor Antonio", señaló Carrió.

Ante el juez Luis Schlegel, Carrió dijo: "uno responde a su conciencia moral, si uno sabiendo no habla, uno es cómplice, y yo me siento responsable por la muerte de un hombre que murió cuando me iba a dar una serie de pruebas".

Carrió ratificó que el titular de Pesquera San Isidro, Raúl Espinosa, fue asesinado pocos días después de que le prometiera entregarle "pruebas" sobre negociados en torno a la pesca en la Patagonia.

"¿Qué quiere que haga yo, Su Señoría, siendo la redactora de la inclusión de los tratados internacionales de derechos humanos en la Constituyente del 94? ¿Qué quiere que haga con todos mis años de docencia en derecho?", enfatizó la fundadora del ARI durante la audiencia que aún se desarrollaba este mediodía en el despacho del juez Schlegel.

Además, precisó: "señalé que Héctor Antonio era presidente de Estrella de Mar y que no fue procesado cuando la ‘Operación Langostino’ –una famosa operación de tráfico de drogas- se realizó dentro de cajas que tenían el logo de Estrella de Mar".

"Yo nunca imputé de delito a nadie, dije cuál era el interés económico. Héctor Antonio nunca fue citado por la ‘Operación Langostino’ y estaba en las cajas el logo de Estrella de Mar", sostuvo la candidata ante el juez y su querellante.

También advirtió: "Nunca querellé a nadie por calumnias e injurias en mis catorce años de vida política, tampoco querellé a Héctor Antonio ni a Alvarez Castellanos cuando compraron la yegua ‘Lakarrió’, con ‘k’ y la publicaron en todos los diarios".

De esa forma, la ex diputada se pronunció ante el juez Schlegel, en el marco de la causa que le inició el empresario Antonio por "calumnias e injurias".

Luego de esas declaraciones, el magistrado dictó un cuarto intermedio por cinco minutos, en tanto que este mediodía aún continuaba la audiencia.

En el despacho del magistrado, con capacidad para unas treinta personas, se encontraban además del querellante, las dirigentes alineadas con Carrió Patricia Bullrich y María Eugenia Estenssoro.

También presenciaban el juicio los diputados Gerardo Conte Grand, Marcela Rodríguez y Fernando Sánchez.

Al inicio de la audiencia se dio lectura a la querella contra Carrió, en la que Antonio sostiene que las acusaciones de la dirigente, quien apuntó en su contra por la muerte de Espinosa, eran parte de un "chisme tenebroso urdido por la imaginación".

El proceso es uno de los tres que debe enfrentar Carrió, quien en caso de sumar fallos adversos, corre el riesgo de cumplir una condena en prisión y ver complicada su postulación presidencial.

El empresario de la pesca Héctor Antonio es hijo del fallecido financista cercano al peronismo, Jorge Antonio.

El juez Schelgel, del fuero en lo Correccional porteño, deberá definir si la dirigente es responsable de los delitos que le imputa el empresario pesquero, que establecen penas leves como el pago de una indemnización de alrededor de 300 mil pesos y un máximo de tres años de prisión.

Antonio, dueño de Pescafina, querelló a Carrió porque lo vinculó en 2004 con el crimen de otro empresario del sector ocurrido en Chubut en enero de 2003, acusándolo de tener aspiraciones de quedarse con sus permisos de pesca.

Carrió relacionó al dueño de Pescafina con el asesinato de Raúl Espinosa, titular de Pesquera San Isidro, que fue muerto a balazos en Puerto Madryn y cuyo crimen permanece impune.

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Fotos

Noticias Relacionadas

Otras Noticias