Jueves, 10 de Enero de 2008 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda
 
Compartir
INICIATIVA EN SALTA
Cómo se fabrica ladrillos a partir de suelos contaminados
Una máquina fabrica bloques con tierra empetrolada, que luego son utilizados por las mismas refinerías que proveen el material.

Creatividad en forma rectangular y con valor ecológico, así puede definirse al concepto que dio forma a la primera máquina productora de ladrillos ecológicos del país y que se encuentra en Salta. La máquina fue entregada en diciembre pasado por la Secretaría de Minería de esa provincia a Pacaral Construcciones SRL, una pyme familiar a cargo de Carlos Padilla y quien además intervino en su diseño. La iniciativa forma parte del programa de Minería Social que se ejecuta desde esta repartición y que es financiado por Minería de la Nación.

La tierra empetrolada que se deposita en los repositorios de las refinerías ubicadas al norte de la provincia es su materia prima. Esta tierra luego se mezcla con arcilla de canteras del lugar, pasto, aserrín, greda y así se logra una pasta con la textura adecuada para producir los adobes.

La máquina es eléctrica, semiautomática y tiene un volumen de producción de 1.500 ladrillos por hora.

Cada uno de ellos y luego del correspondiente proceso de secado, se cocina en hornos que alcanzan los 900 grados centígrados. Este es el paso fundamental para lograr la “desinertización” del producto, ya que son las altas temperaturas las que neutralizan el material contaminante y vuelven a los ladrillos inocuos.

Claro está, el otro cincuenta por ciento del éxito corresponde a la intervención de esta particular maquinita: mezcla de los elementos para lograr la pasta y el moldeado de los ladrillos. De esta manera los operarios no tienen contacto directo con el material contaminante ya que sólo se dedican a incorporar la tierra y el agua necesaria para obtener la mezcla.

Según le dijo Padilla a CUYO MINERO, el boom de las privatizaciones de los años noventa y le necesidad de recobrar el trabajo digno generaron esta particular idea. “Yo era agente de YPF y cuando quedó en manos privadas fui desvinculado. Conociendo que las tierras inpregnadas de hidrocarburos se filtran por su peso hasta las napas freáticas y contaminan, desarrollé este método”, comentó Padilla.

Así fue como surgió la iniciativa de utilizar barros empetrolados para fabricar ladrillos, idea que está en marcha desde hace siete años y que dio lugar a que el Gobierno de la Provincia de Salta la haya declarado de Interés Provincial por sus incidencias productivas y ambientales.

En la actualidad, los ladrillos que se fabrican se devuelven a las empresas petroleras que aportan la materia prima. Con ellos construyen cierres perimetrales, tanques de contención para reservas de petróleo, caminos con ladrillos molidos y todo aquello que requiera de su utilización dentro de las refinerías. A la vez, por sus componentes el ladrillo ecológico es más resistente que los convencionales. Apto como muro portante, tiene mayor dureza en la tracción y compresión propias del ladrillo a la hora de soportar peso y condiciones climáticas.
Votar
Enviar
Imprimir
Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014


Más Información
Destacado
La cifra
Fotos
Ingenio. La máquina ladrillera fue el resultado del diseño exclusivo de Carlos Padilla. El salteño se asesoró por Internet sobre otras máquinas del tipo, algunas italianas, y adaptó las opciones a la necesidad local.
Anterior | Siguiente
Otras Noticias
De las soldaduras al análisis de metales
Aliados en la calidad del oro
Base segura