Domingo, 13 de Enero de 2008 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda

 
Compartir
PERSONAJE / NOELIA MUÑOZ, ARTESANA
Tejedora de sueños
Se dedica a hacer cunas con la técnica de macramé. Comenzó anudando la de su hijo Martino: ahora se venden hasta en Canadá.
Paulina Rotman - Foto: Leopoldo Uriza


Los nueve meses de embarazo de su segundo hijo marcaron su vida. No sólo porque llegó un sol como Martino, sino porque encontró su vocación como artesana. La historia que cuenta Noelia Muñoz (31) es sencilla: su bebé tenía todos los elementos necesarios para sus primeros años, ya que había heredado desde ropa hasta el mobiliario básico de su hermana Abril (de 4 años). Sin embargo, a la mamá no la conformaba este stock para su futuro hijo. Ella quería recibirlo con algo hecho con sus manos. Esto la llevó a idear una cuna especial.

"En ese entonces vivíamos en Porteña, un pueblo de Córdoba, casi en el límite con Santa Fe. Como es una zona muy húmeda y yo tenía fecha de parto para noviembre, quería algo fresco, cómodo y práctico. Hasta que descubrí el macramé y empecé a imaginarme una cuna a base de nudos", cuenta.

La obra resultó un habitáculo súper ventilado y delicado, porque está hecho con hilos de algodón. Ese fue su primer trabajo, y el que le cambió la vida. "El problema es que no hay mucha gente que enseñe macramé, ni tampoco material o publicaciones. Me encantaría dar cursos, de hecho enseño cuando puedo, pero no tengo tiempo porque vivir de esto es imposible. Entonces no me queda otra opción que trabajar en otra cosa (es empleada en el casino)", explica. Su papá le hace las patas de madera para los catres.

Así fue que hizo nacer a "Macramesis", su propia marca, que según ella remite a la "génesis, a una vida que gira alrededor del macramé". Esto dio sus primeros frutos en el 2005, cuando se animó a presentarse en una fería de artesanías. Fue justamente allí -en Fundart, un encuentro de Córdoba- donde la premiaron con el primer puesto de la categoría.

Mientras, sus trabajos iban ganando adeptos. "Por casualidad, un día en un negocio de niños mostraba las fotos de mi hijo a un amiga y la dueña me pidió verlas. Ahí vio la cuna y se enamoró. Así es que ahora yo le vendo a ella. Algo parecido sucedió cuando nació mi sobrina. En el sanatorio se enamoraron de su catre. Otra vez me pasó una cosa rara. Una señora me contactó por la página web desde Canadá porque quería una cuna especial para su nieto que estaba por nacer", dice.
Votar
Enviar
Imprimir

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014

Fotos
Noelia Muñoz
Noelia Muñoz - artesana
Anterior | Siguiente
De catres y otros objetos

Si bien el fuerte de Noelia son las cunas de macramé, también teje a partir de la técnica de los nudos cortinas, hamacas paraguayas, carteras y bolsos, columpios, adornos, cubremacetas y lámparas. Los precios de las cunas (tipo catre) rondan los 600 pesos. Incluyen el armazón de madera, el colchón forrado en tela y un pequeño cubrecama en gross o lino con puntillas de algodón (Contacto: 154365944).


Más Información
Técnica de nudos
Cursos de macramé, tejidos, crochet y pintura
Otras Noticias
Los pesados de Mercedes Benz
Guías de lecturas para el verano
Ariana, una boutique especial