13/07/2008 LA OTRA CRISIS DEL CAMPO

El Grito de Alcorta

Hace casi un siglo estallaba el primer gran conflicto agrario en el país. Un grupo de chacareros de Santa Fe se reveló contra la Sociedad Rural con un paro que duró 45 días. Edgardo Mendoza - Diario de Cuyo

     

Hace exactamente 96 años, el país se encontraba al igual que en la actualidad, sumido en un conflicto agrario que tuvo profundas repercusiones. El comienzo fue un 25 de junio de 1912, en la ciudad de Alcorta, provincia de Santa Fe. Allí un grupo de chacareros reunidos en asamblea decidió comenzar un paro total de actividades. Fueron unas 300 personas las que concentradas en el local de la Sociedad Italiana declararon una huelga por tiempo indeterminado. La medida se extendió por 45 días y pronto se sumaron los agricultores de otras localidades de Santa Fe, del sudeste de Córdoba, el norte de Buenos Aires y Entre Ríos. Se calcula que más de 100.000 personas participaron directa o indirectamente del conflicto.

Las causas de la protesta se explican por las condiciones de profunda injusticia en la que tenían que realizar sus labores los chacareros. Por lo general no eran propietarios, la mayoría eran arrendatarios o subarrendatarios quienes para poder trabajar tenían que firmar contratos que significaban una explotación que no dejaba margen para la subsistencia. No solo los costos del arrendamiento eran altos, sino que el trabajador tenía la obligación de comprar los insumos y herramientas a los arrendadores, a precios exorbitantes. Además debían de vender lo producido a los dueños de los campos a valores muy inferiores de lo que realmente valían en el mercado.

Las cosechas anteriores a 1912 habían sido malas o mediocres, la de ese año en cambio fue excepcional. No por eso hubo ganancias para los trabajadores del campo. Se encontraron nuevamente en la miseria. Aunque la cosecha fuera buena o mala el resultado era el mismo: pasaban hambre.

No sólo ésta era la causa del malestar, se sumaba que se les negaba la posibilidad de concretar el gran sueño argentino, pues la mayoría de los chacareros eran extranjeros, una parte de los 3 millones de inmigrantes que habían llegado al país con la promesa de un futuro mejor. Aquí trabajo había y mucho pero no por eso mejoraba la situación de miseria que los había hecho abandonar sus países de origen.

Los campos eran propiedad de grandes terratenientes, nucleados en la Sociedad Rural, quienes los alquilaban a alguien de su confianza, que a su vez en parcelas más pequeñas los subalquilaba a los chacareros. Estos mayoritariamente italianos aunque había también españoles de la región de Cataluña.

La asamblea del 25 de junio que proclamó el "Grito de Alcorta", no fue del todo espontánea. Para concretarla trabajaron mucho 2 párrocos de la zona que eran hermanos, José y Pascual Netri, de origen italiano y comprendían perfectamente los pesares de los chacareros. A ellos se sumó un tercer hermano, Francisco Netri, de profesión abogado que representó legalmente a los huelguistas. Pronto se sumaron otras voluntades, como militantes anarquistas y socialistas quienes trataron de darle un contenido ideológico al movimiento. Eran ellos quienes conocían en profundidad los aspectos sociales del problema. Su libro de cabecera era la obra de Juan Bialet Massé, "La Condición de la Clase Trabajadora" publicado en 1901 que describía con minucia los estragos que provocaba tanta explotación, en el conjunto del territorio argentino.

Como el 80% de los huelguistas eran extranjeros el mayor temor que sentían era que el gobierno nacional aplicase la Ley de Residencia, un instrumento jurídico que permitía lisa y llanamente la expulsión de quienes protestaban. Hubo también víctimas de la represión como el caso de Francisco Mena y Eduardo Baños que fueron muertos en la ciudad de Firmat. Contra el abogado Netri se desató una odiosa campaña de prensa que llevó a que un diario pidiese que fuese ahorcado. En 1916 murió baleado en Rosario. Era mucha la molestia que había desatado entre los poderosos. Su ideario de justicia lo sobrevivió, pues gracias a su iniciativa el 15 de agosto de 1912 se fundó la Federación Agraria Argentina, organización destinada a defender los derechos e intereses de pequeños y medianos productores.

El conflicto fue tan grave que el Gobierno Nacional ejercido por el presidente Roque Sáenz Peña se vio obligado a negociar. Lo hizo a través de Carlos de Lahitte, quien era el ministro de agricultura. Hubo que satisfacer la demanda de los huelguistas de rebajar los costos de los arrendamientos y lograr contratos por un plazo mínimo de 4 años. Fue entonces que la huelga comenzó a menguar. Para mediados de 1913 la mayoría de los arrendatarios tenía contratos más ventajosos.

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Fotos

Mediador. Juan B. Justo, que en 1.912 fue electo diputado nacional por Capital Federal, mantuvo reuniones directas con chacareros y propietarios de la tierra enfrentados durante el Grito de Alcorta.

Más Información

Otras Noticias

9