Domingo, 4 de Abril de 2004 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda
Fotos
Ver más fotos
MOSCATO DULCE
El vino de misa
Por costumbre se usa el vino tipo moscato para la celebración litúrgica. Pero en realidad puede utilizarse cualquier vino que cumpla con las exigencias de la Santa Sede.
Myriam Pérez
Aunque se dice que el vino que tomó Jesús en la última cena fue un Syrah (porque en la zona abundaba este varietal), en la misa se usa vino tipo moscato (dulce) para representar la sangre de Cristo.

En realidad podría ser cualquier "vino puro de uva", aseguran los sacerdotes, porque no hay absolutamente nada que indique que deba ser moscato u otro en particular. Quizá por ser más aceptable a cualquier hora del día es que se eligió éste y no otro. Su uso sólo está vinculado con las costumbres.

Las marcas "Moscato La Quebrada" y "Old Style" de Viñas de Segisa son los que están identificados como aptos para misa. Eso significa que no contienen más agregados que los que permite la iglesia (ver recuadro) para esta celebración. Los sacerdotes José Juan García y Menegildo Santos señalaron que "lo único que importa es que sea un vino genuino, nada más".

El moscato es un vino licoroso que se hace con una base de mosto que se fermenta hasta cierto punto y luego se alcoholiza para alcanzar más graduación. En el caso de La Quebrada se elabora con base de uvas moscatel y torrontés riojano, tiene aproximadamente 16 grados de alcohol y unos 130 gramos de azúcar por litro, según indicó el enólogo Gustavo Vera.

Más allá de lo litúrgico, este vino es especial para compartir postres o tomar una copita luego de las comidas, sobre todo si está bien helado. Incluso La Quebrada también lo está vendiendo a heladerías que lo utilizan para saborizar algunas de sus especialidades. Su uso es frecuente en repostería por la cantidad de azúcar que contiene.

En el caso del moscato de Segisa, se elabora sólo a base de uva moscatel, según indica el enólogo de la empresa Fabricio Ferrandis. Tiene 15,5 grados de alcohol y unos 130 gramos de azúcar por litro. Se diferencia del anterior por tener un leve toque de madera que le da armonía en la boca.

En ambos casos se trata de vinos amarillos de dorado intenso, muy atractivos. En nariz se destacan aromas florales propios del moscatel (también presentes en el torrontés), con toques cítricos que los hacen especiales al olfato y difíciles de olvidar.

En boca el dulzor opaca otras características; son untuosos y a la vez fuertes por la alta graduación alcohólica.
Votar
Enviar
Imprimir
Ver página
Instale el Adobe Reader para ver esta página en formato PDF

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014

  Ingrese su Usuario
Etchart Privado, Cabernet Sauvignon 2003
$12,90.
| Sig.
Graffigna Cabernet Sauvignon-Merlot
$7,75..
Ant. | Sig.
Bórbore Chardonnay 2003
$6,60.
Ant. | Sig.
Línea Ejecutiva, Chardonnay-Chenín
$4,99.
Ant. | Sig.
Nesman, Syrah 2003
$7,90.
Ant. |
Destacado
El Old Style cuesta 10 pesos la botella de medio litro y La Quebrada sale a la venta a 25 pesos la caja de 6 botellas.
Más Información
Apto para el altar
Otras Noticias
El ocaso del Riesling
Un vino con historia
Vinos de calidad en pequeñas damajuanas