02/09/2009 POLÍTICA HABITACIONAL

IPV: Se viene el sorteo estrella

Oficialmente dicen que nunca se hizo un reparto de tantas casas juntas: 2.271. Hay 48.381 anotados. Miriam Walter - Diario de Cuyo

     

"Yo diría que nunca se ha hecho un sorteo así, que se hayan sorteado casi 2.300 viviendas. Había antes sorteos especiales para barrios pero no superaban las 400 casas. A lo sumo se construían 400 casas por año, con mucha suerte se construían 1.000 y ahora estamos construyendo 2.000 por año". La frase es del titular del IPV, Vicente Marrelli, en la antesala del histórico reparto masivo de casas que se prevé empezar este lunes, con sorteos como los de la quiniela. En los 57 años de vida del IPV no recuerdan un sorteo de tantas casas a la vez. Y el último que hubo, de muchas menos, fue hace 13 años. Según recordó Marrelli, fue en 1996, cuando se entregó el Barrio Los Andes en Chimbas. "Pero eran unas 300, y no fue tan estructurado como el que vamos a hacer ahora", dijo el funcionario. Agregó que después empezó la "operatoria del 01" donde los postulantes los proponían las entidades promotoras de las viviendas que eran asociaciones civiles, empresas, cooperativas y gremios. Y ahora vuelven los sorteos, para las llamadas viviendas de demanda libre (ver infografía), que también apuntan a la clase media, un sector que venía relegado en la política habitacional local.

Aunque es un sorteo récord de casas, la demanda supera ampliamente la oferta: en esta ocasión, se repartirán 2.271 techos entre 48.381 anotados, es decir que sólo se dará respuesta al 4,6% de la gente que espera.

El padrón tiene 48.381 nombres, pero en el IPV hay más de 65.000 inscriptos. La diferencia son los anotados de departamentos fuera del Gran San Juan y Pocito, que entran en una operatoria futura (ver página 3).

De los 48.381, 632 son jefes de familias con discapacitados motores, 4.002 con personas con otras discapacidades y 148 son ex combatientes de Malvinas. El resto, 43.599 son los que entran en el sorteo, divididos con 4 grupos. Estos últimos se definieron en base a cuántos años llevan inscriptos en el IPV sumado a un puntaje (delimitado por variables como ser jefe solo con menores a cargo, cantidad de hijos menores a cargo, vivienda precaria, vivienda alquilada o prestada y hacinamiento). Con el puntaje sólo se definieron los grupos y al momento del sorteo no vale.

Los tres primeros grupos tienen chances de 3 a 1, mientras que el cuarto grupo tiene chances de 171 a 1. En este último, se puso a gente que "sobraba" de los tres grupos anteriores, y tiene menos oportunidad que los demás porque hay menos casas (224) a repartir en más gente (38.304). "La idea es darle más chance al más antiguo y el que tiene más puntaje. Pero también sabemos de la necesidad de los que se inscribieron al medio o recientemente, por eso entran todos en el sorteo, pero con distintas chances", dijo Marrelli.

Tanta es la expectativa de la gente por estas viviendas que la semana pasada cuando pusieron las listas de los que entraban en el sorteo en el Centro Cívico pasaron por allí unas 4.000 personas, y el fin de semana hubo 20.000 consultas en la web de Gobierno, donde también aparecen los padrones.

Cómo será el reparto

Los sorteos se prevén empezar desde el lunes próximo. Se harán por el mismo sistema de la quiniela e incluso serán televisados. Cada anotado tiene un número de orden asignado por el IPV (se pueden consultar padrones en www.sanjuan.gov.ar o en municipios). Demorarán al menos una semana en adjudicar todos los grupos. Esto, teniendo en cuenta que sortearán también un 20% de suplentes por cupo y por grupo. El que más tardará será el grupo 1 que es el que tiene más viviendas en juego, 894, y los adjudicatarios con suplentes incluidos se irán a cerca de 1.200.

Luego, la adjudicación demandará 2 ó 3 meses, porque el IPV hará entre los que salieron sorteados un estudio socioeconómico caso por caso, que dirá si legalmente le corresponde la vivienda. Puede quedar desplazado, sobre todo, si ha adquirido una casa desde que se inscribió en el IPV (del mismo IPV, Lote Hogar o Banco Hipotecario).

De los 28 barrios a entregar no está ninguno listo: están casi todos en ejecución pero algunos recién se empiezan, otro aún no se comienza y otros estarán el año que viene, pero la mayoría está en un 60%, dijo Marrelli.

A los adjudicatarios que queden firmes tras el estudio socieconómico, grupo por grupo, les van a dar a elegir la ubicación de su nueva casa, ordenados en función de cómo salieron en el sorteo. Salvo Pocito, que será para la gente de Pocito. No se sabe en qué fecha serán las primeras entregas, pero en el IPV estiman que el 70% de las casas quedarán con llave dada antes de fin de año.

La cuota será entre 350 y 400 pesos, ya que cada obra tiene un costo diferente porque son barrios que provienen de una licitación (varía el tipo de casa y el terreno). Se verán algunos casos especiales si corresponde una cuota más baja, dijo Marrelli. El pago es muy conveniente: a 30 años con el 1% de interés.

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Fotos

Más techos
Ayer, con la presencia del vicegobernador Rubén Uñac y del intendente Aníbal Fuentes, se dio por iniciada la construcción de 88 viviendas del barrio Difunta Correa, en Alto de Sierra, Santa Lucía. Las obras se enmarcan en el Programa Federal de Emergencia Habitacional, que puso en práctica la Nación en 2003. La construcción se cumplirá en dos etapas de 44 casas cada una, con un monto de obra aproximado a los $2.140.000, en un plazo de 150 días y con el trabajo asociado de 60 personas, dentro de tres cooperativas de trabajo. En el mismo acto, la Municipalidad de Santa Lucía entregó herramientas de trabajo a las tres entidades, por un monto de $ 17.250.

Infografías

Noticias Relacionadas

Otras Noticias