25/10/2009 BLANCO & NEGRO

Comida de larga tradición

Adriana B. Correas

     

La "sopaipilla" es una comida compuesta de masa de harina de trigo, redonda y plana, bien amasada, frita y empolvada con azúcar.

El origen de la palabra sopaipilla viene de los árabes que le decían sopaipa, a una masa frita. Posterior a la invasión árabe a España, los españoles la traen a Chile y los araucanos le ponen sopaipillan en honor a un ave.

La versión más aceptada dice que "sopaipilla" es simplemente el diminutivo de "sopaipa". Sopaipa viene del mozárabe xopaipa (pan mojado en aceite) y este del germano suppa (pan mojado en líquido). La historia de sopaipilla es de las que atraviesan varias lenguas a lo largo del tiempo. Fue decantando semánticamente hacia esos significados del dulce de masa frita y enmelada que en Andalucía se llama sopaipa o asopaipa, o la torta de aceite que en otros lugares también de Andalucía se llama azopaipa. De aquí es de donde se ha formado un nuevo diminutivo, éste ya en español moderno: sopaipilla, que se usa en Chile, Bolivia y Argentina.

Es considerada una de las comidas típicas de la región de Argentina (en este país también es conocida como torta frita o Kreppel y "chipá cuerito" en el norte), también en Bolivia. En Argentina también existen celebraciones en su nombre, y que fueron adoptadas a partir de la típica Kreppelfest introducida por los inmigrantes alemanes de ese país. En una localidad de la provincia de Mendoza llamada Rivadavia por ejemplo, hace aproximadamente una década que se realiza el "Festival de la sopaipilla". En estos festejos se canta, se baila y se convidan los tan mentados kreppel o sopaipillas.

En Chile las sopaipillas tradicionales llevan zapallo en la masa, siendo éste su ingrediente principal. Por su sabor neutral pueden ser consumidas dulces o saladas. Las dulces van untadas en salsa de chancaca (con cáscara de naranja y canela) y son llamadas sopaipillas pasadas. Las saladas suelen ser acompañadas con pebre, mostaza o ketchup. Son tradicionalmente preparadas y consumidas en días lluviosos. Por otra parte, la mayoría de las sopaipillas que se producen comercialmente reemplazan el zapallo por colorantes artificiales.



(*) Docente.

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Otras Noticias