Domingo, 6 de Mayo de 2012 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda

 
Compartir
EMPRENDIMIENTOS/PAMPAS DEL CURA
Un pueblo termal, entre la tierra y el cielo
El emprendimiento turístico ubicado en Iglesia, a 180 km de la ciudad de San Juan avanza sin pausa. Ya se han colocado 70 mil especies arbóreas en lo que era un desierto, los viñedos han dado sus primeros frutos, las plazoletas temáticas lucen a pleno sus colores y aromas, el restaurante, la cava y el wine bar están a punto de ser terminados, al igual que la plaza del cielo desde donde se podrán observar los astros. Una conjunción de todo lo que brinda la tierra con una mirada a la galaxia. Como si eso fuera poco, el spa con aguas termales que brotará a la vista de los turistas, también está casi listo. Se espera que este lugar de privilegio, considerando su ubicación estratégica como paso obligado del Corredor Bioceánico, sea inaugurado en el año 2014 o antes.
Myriam Pérez. Fotos: Federico Levato


El turista que llegue a Pampas del Cura -ubicado por Ruta Provincial Nº10 a 500 metros de la Ruta Nacional 150, entre Llano Alegre y Pismanta-, podrá ver en un sólo lugar todo lo que caracteriza a San Juan: Aguas termales, sol, cielo límpido como pocos, viñedos, vinos, vegetación autóctona, una vieja casona reciclada, un fogón donde serán narradas historias y leyendas de la zona, entre otras decenas de detalles que armonizan con una arquitectura que se suma al paisaje para darle valor.

Todo comienza en un gran portal de ingreso entre tapiales y totems (piedras apiladas), donde también se encuentra un mirador hecho en piedra, un salón de puertas y ventanas de madera con vidrios fantasía que conservan los colores del desierto, y techo de caña y palo. Desde allí el paisaje de lo que será el pueblo termal se vuelve majestuoso.

Un total de 18 hectáreas están destinadas a lotes para la construcción de casas de campo, de las cuales dos se encuentran en estado avanzado de construcción, mientras que otras 22 hectáreas es lo que ocupa el complejo turístico Pampas del Cura, que cuenta con una inversión millonaria, y aun falta por hacer.

Ya en el interior se puede tomar cualquiera de sus elementos como punto de partida para empezar a disfrutar de este oasis en el desierto. En este caso será la casona reciclada que conserva el encanto de la vieja arquitectura de adobes, paredes y puertas altas de dos hojas y en la que habrá mucho detalle sanjuanino para ver.

Desde este sitio se pueden elegir diferentes opciones para recrear todos los sentidos, como por ejemplo el "Rincón de los relatos y leyendas"", una especie de pérgola con sillones de piedra en torno a una base del mismo material para realizar fogatas y escuchar en ese entorno las historias que serán narradas por una persona del lugar.

Justo al lado está el restaurante, casi a punto de quedar totalmente listo, con un arquitectura que hará suspirar a cualquiera. Techo de caña y palos se unen a una cocina de lujo para atender a 150 personas (en dos sectores), rodeado de una galería envolvente.

+El objetivo es crear un enmarque fotográfico del paisaje"", dice Toto Muñoz Daract -arquitecto responsable del diseño y construcción de la obra-, una apreciación indiscutible ya que desde cualquier lugar pueden verse postales a través de las ventanas, las zonas vidriadas o las vistas en altura.

Las plazas y las plazoletas son puntos claves en la obra. Por ejemplo, a la "Plaza del agua"" se llega bordeando tapiales construidos por hombres expertos de la zona, pero con los toques de diseño necesarios para un lugar que recibirá turistas internacionales. Como corresponde a este motivo, pegadito está el spa, otro lugar increíble, sin ánimo de exagerar. Es que allí hay una piscina lúdica, única en toda la región (quizá en el país), con una capacidad para 30 personas que podrán disfrutar de camas para masajes dorsales, área para hidromasaje, barra para masajes de espalda, ducha sombrilla, una verdadera fiesta entre aguas termales. Claro que aquellos que prefieren la intimidad también contarán con una piscina especial con capacidad para 6 personas. Además una serie de gabinetes para duchas finlandesa, escocesa, de cuba (fría), vichy (acostado recibe una lluvia sobre el cuerpo). Además el circuito sauna, camas térmicas que dan calor a todo el cuerpo, un gimnasio con todos los aparatos de última generación y piso flotante.

El gran detalle es que el spa es circular con muchas áreas revestidas en venecita celeste que brinda la sensación de estar siempre dentro de una piscina, ni hablar de ese detalle en el exterior en uno de los bloques que a lo lejos se confunde con el cielo y la montaña sanjuanina.

Eso no es todo, al salir del Spa se encuentra una gran piscina, rodeada de un solarium con tensores que sostendrán carpas en diferentes orientaciones para que el visitante disfrute del sol o la media sombra, según el día, un toque de estilo que además aporta el concepto de "un oasis en el desierto"". Desde allí también se ve como brota el agua termal (naturalmente sin bombeo), y un cantero con rosas blancas.

A unos pasos está el patio de la uva, uno de los leit motiv del emprendimiento, con una pérgola rodeada de viñas que forman una especie de cubículo y unos tapiales rescatados pre existentes.

Ni hablar del bosque de chañares donde, además, habrá un reloj de sol, cerca de la explanada de lo que será el hotel con 30 habitaciones y dos suites presidenciales para unas 100 personas aproximadamente, y siempre preservando la arquitectura subordinada al paisaje.

La "Plaza del pensamiento"", es un espacio amplio con un sólo banco largo para que una o varias personas puedan sentarse sólo a disfrutar del lugar que carece de frentes y fondos porque todo está integrado.

No podía faltar una "Plaza de los pájaros"", aunque su nombre evoca un futurible. Son 15 algarrobos con copa para que lleguen los pájaros a anidar en algún momento y recién haga honor a su apelativo. Luego se encuentra la plazoleta "Pileta del pintor"", repleta de rosas de todos los colores y lavandas.

También hay dos reservorios de agua, pajonales, caminos rústicos y piedras de la zona que le dan un marco estético único.

Uno sitio de anclaje que eleva al visitante de los niveles normales de la tierra, es "la Plaza del Cielo"", una especie de espiral que permite alcanzar mayor altura y desde donde podrán observarse las estrellas por medio de un telescopio. Como el resto de las áreas es circular y envolvente, con aperturas que dejan ver verdaderas postales fotográficas: viñedos, plantaciones de ciruelas, higueras, olivos, perales, damascos, las pampas desiertas, la plazoleta de las aromáticas que es una sinfonía de aromas que se confunden entre sí. Desde este punto se puede cruzar hasta el wine bar y la cava a través de un puente que une ambas construcciones.

El wine bar, también en altura, casi a punto de ser terminado cuenta con todas las comodidades y servicios exigidos a nivel internacional, y ni hablar de la cava con piso de porcelanato símil madera (hay que observar muy bien para darse cuenta que no son tablones verdaderos), ladrillo visto, puertas metálicas que custodiarán el tesoro del vino y una cuba metálica que será la recepción de los turistas con un techo que es, nada más y nada menos, que la tapa invertida de una cuba de madera. Acá la venecita vuelve a cobrar protagonismo pero en colores borra vinos que simulan una cruz en el ingreso que marca los puntos cardinales.

"Hemos trabajado con el concepto de una arquitectura sin espaldas, sin frentes ni fondos, todo invita a recorrer y a disfrutar desde cualquier ángulo"", destaca Muñoz Daract.

No falta una caballeriza (ya están los caballos), ni una pequeña cancha de golf con algunos hoyos, entre tanto otro detalle para el bienestar y el esparcimiento.

El área que será destinada a lo que terminará de dar el concepto general de pueblo también comienza a tener forma con la construcción avanzada de las dos primeras casas (propiedad de los hermanos Raúl y Eduardo Jaime, autores y dueños de la obra), a las que luego se sumarán otras 80 aproximadamente. Una de ellas se destaca por "una arquitectura casi sobre actuada que enmarca el paisaje y utiliza elementos que conjugan con el entorno"", explica el arquitecto.

Es un proyecto que todo el tiempo evoluciona y crece en función de las ideas y las necesidades como es el caso del hotel. "Este edificio tendrá un fuerte contenido de identidad como todo el complejo que muestra lo nuestro y la permanente lucha contra el desierto, pero no rechazándolo sino asumiéndolo como parte. Hemos buscado la valorización histórica de Iglesia en su época de esplendor que llegó a tener una arquitectura con alta calificación estética. La idea se plasmó con el concepto de no molestar al paisaje sino complementarlo, asociar el asentamiento humano al paisaje que es tan fuerte. En muchos sectores hemos usado una arquitectura sobreactuada, más fuerte de lo normal para quede para siempre en la memoria de la gente que lo visite"", explica Muñoz Daract.

Un lugar que poco a poco se convertirá en un pueblo en el que las aguas termales, el paisaje, los viñedos, forman parte de una postal destinada al futuro turístico de San Juan.
Votar
Enviar
Imprimir

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014

Fotos
Pampas del Cura
Pampas del Cura ya muestra el avance de lo que será esta perla en el desierto -con aguas termales incluidas-, para recibir a turistas de todo el mundo.
Anterior | Siguiente
Textual

"El concepto es subordinar la arquitectura a la naturaleza, a la historia, a lo patrimonial, cuidar la estética para revalorizar lo nuestro y sacar todo de la inercia de la modernidad".

Toto Muñoz Daract/arquitecto responsable de la obra en Pampas del Cura.


Destacado

Los viñedos implantados son de las variedades Malbec y Cabernet Sauvignon. De hecho ya cuenta con dos varietales de estas cepas que han sido elaborados, pero no serán comercializados hasta la inauguración del complejo.


Dato

Pampas del Cura también cuenta con un helipuerto que le da categoría internacional.


Números

70 Mil Son las especies arbóreas implantadas en el complejo Pampas del Cura, entre algarrobos, cina cina, álamos, ciruelos, perales, higueras, membrillos, damascos, chañares, vides, entre otros que han cambiado la cara a lo que hasta ahora era un páramo.

3 Son los árboles que había en el lugar y se conservan: Un algarrobo muy viejo, dos olmos y un damasco seco que se ha dejado en esas condiciones resguardado por un cantero.


Más Información
Entrevista/Eduardo Jaime
Otras Noticias
Bosques nativos, perla preciada del medio ambiente
Infancia entre juegos y palabras
Papelsat: gráfica, diseño y arquitectura
190