Domingo, 13 de Mayo de 2012 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda

 
Compartir
TENDENCIAS/ MERCADO DE USADOS
Tiempo de feria americana
Este concepto importado de Estados Unidos se instaló en algunos puntos de San Juan. La propuesta consiste en vender ropa, muebles, electrodomésticos y variedad de artículos usados -inclusive vehículos- para que otras personas los reaprovechen a muy bajo costo. Este fin de semana se realizan dos ferias y el cronograma sigue a lo largo del año. Facebook es la herramienta de contacto más importante que tienen para llegar a potenciales clientes.
Paulina Rotman y Myriam Pérez. Fotos Federico Levato y colaboraciones


¿A quién no le tienta la idea de ir a un lugar y comprarse de todo por muy poca plata? Del mismo modo hay quienes se tientan de vender la ropa que ya no se usa, accesorios, muebles y artículos en general para cambiarlos por otros. Ese juego de tentaciones es lo que lleva a algunas personas a abrir lo que se conoce como "Ferias Americanas'' y "Venta de Garaje'', que en poco tiempo han surgido en diferentes puntos de la provincia y llegan a movilizar a cientos de interesados. Se han convertido tan solo en dos años en una tendencia que llega dejando de lado prejuicios en ciertos sectores sociales de la población que ya se anima a comprar cosas usadas por otros.

Están los que compran en ferias americanas porque buscan ropa vintage, incluso prendas usadas que llegan de otros países pero con un toque "snob"", y están los que van por primera vez para saber de qué se trata. La cuestión es que la experiencia de las "creadoras"" de las ferias consultadas coinciden en que cada vez se acerca más gente y las "cosas se venden volando0'', en precios que van desde los 3 pesos hasta más de 300 pesos si son muebles, sólo por citar ejemplo ya que depende del artículo.

Tal como surgieron en Estados Unidos hace ya muchos años, se hacen en garages, en los jardines e inclusive en los interiores de la casa de quien la organiza pero también se han adueñado de lugares públicos como es el caso del Bar La Ramada donde este fin de semana abrirá su puertas "Flor de Feria Americana"", organizada por Florencia Norris, quien llega especialmente de Temperley, Buenos Aires, cargada de bolsos con prendas usadas cada dos o tres meses no sólo con el propósito de vender sino también de volver a la provincia donde vivió durante un año y medio. De hecho la primera feria organizada en junio del año pasado, al igual que la segunda, la realizó viviendo todavía en San Juan. "Luego fue el pretexto ideal para ir en forma periódica, así es que hablando con el dueño de La Ramada me ofreció el lugar para hacerla. Llego un par de días antes, armó todo y la verdad es que me va muy bien"", cuenta Florencia.

Esta feria tiene la particularidad de que sólo trabaja con ropa que ella compra, consigue o es suya, por lo que no vive en actualmente acá y sería difícil trasladar cosas de más volumen.

"Desde hace tiempo que me compro ropa usada en ferias americanas porque me gusta lo viejo y me parecía muy copado hacer una para vestirse como a uno le gusta y con muy poca plata. Para la primera compré ropa usada en San Juan pero la mayor parte me la mandaba mi familia y mis amigos de Buenos Aires. Trato de conseguir de los setenta, de los ochenta porque me gusta mucho, aunque no es fácil conseguirla, igual a mi divierte hacerlo. Otro factor importante son los precios que van de 3 pesos hasta 100 pesos si se trata de un gran abrigo, pero nunca más que eso. Además de 14 a 17 hacemos un dos por uno"", dice Flor.

En general la metodología que usan quienes instalan este tipo de propuestas es recibir las prendas en perfectas condiciones, luego son etiquetadas y vendidas, así el/la organizadora se queda con un porcentaje y el resto para quien llevó la ropa. Precisamente, esta es la forma adoptada para la segunda feria de "Usados Cool"", una propuesta que surgió de las hermanas Ana Paula y María del Valle Vargas, y Laila e Ivana Turcumán. "Teníamos mucha ropa y cosas que no usábamos entonces pensamos en esta opción. Así fue que juntamos todo lo que teníamos y a fines de abril hicimos la primera, también nos hicimos un face y gracias a eso se hizo mucho más grande lo pensado"", explica Ana Paula.

Una de las consignas fue que todo lo que no se vendiera ese fin de semana sería donado a la maternidad del Hospital Rawson. En esta segunda edición que se realiza precisamente este sábado y hoy domingo participan 15 chicas más que han acercado sus cosas para comercializarlas a precios muy bajos. La propuesta es amplia desde muebles, accesorios para bebés, ropa, artesanías antiguas, joyas en oro y plata, electrodomésticos, entre otros.

"El lema es que quien traiga algo usado para vender esté en perfectas condiciones y si es ropa igual, nada que esté gastado, además de estar lavada y planchada. Trabajamos con cosas de primera calidad"", aclara Ana Paula.

Las organizadoras de "Usados Cool'' son todas profesionales que trabajan en distintas áreas y el único objetivo es poder reciclar sus cosas y que a su vez mucha gente pueda hacer lo mismo en cada feria. "Así se reaprovechan las cosas en un momento en el que todo está muy caro, creo que este también es un motivo por el cual la gente se está acercando tanto", agrega.

Para todos los gustos y bolsillos

Durante años, Claudia Alvarez y su esposo vivieron en Mendoza, en un departamentos de grandes ambientes y grandes placares, resalta en su charla la protagonista de esta historia. El embarazo de su primer hijo fue el hecho que marcó, hace un año ya, el desembarco a la provincia natal de la chica y con ella una mudanza a una casa pero con habitaciones y espacios reducidos. Las consecuencias del cambio de domicilio fue tener todo revuelto en la nueva vivienda y por supuesto no tener lugar suficiente para ordenar los objetos prioritarios de cualquier hogar. Fue justamente cuando vio la bicicleta fija en el medio del living en su casa del barrio Altos de Natania que se le ocurrió armar su primera "feria americana y de venta de garage'', tal como ha llamado al evento que tendrá lugar en la cochera y el patio de su casa el próximo sábado 19 de mayo.

Además de la casi flamante bicicleta fija (que tiene pocos días de uso), Claudia ya apartó buena parte de la ropa que ya no le entra (hay desde jeans hasta chalecos de piel), zapatos y botas, carteras, aros y collares, pero también electrodomésticos (una batidora que le regalaron para su casamiento y que está impecable en su caja), una paleta de paddle, antigüedades como un viejo teléfono, una máquina de escribir, un sifón o un cochecito de bebé de otras épocas para vender, además de artesanías con telas que está haciendo con sus propias manos. Pero no todos los objetos a la venta están vinculados al pasado. Claudia ofrece tecnología también como su máquina de fotos digital, semi profesional y sus tres tarjetas de memoria, por ejemplo.

"A medida que iba contando la idea a mis hermanos y mis papás todos quisieron sumarse con esas cosas que les da pena tirar o regalar porque son elementos que tienen un valor especial pero sinceramente ya no usan y solo ocupan espacio. Entonces ellos empezaron a traerme más cosas: los sillones viejos, colchones, las bicicletas de mis sobrinos, hasta una guitarra electroacústica\'\', describe entusiasmada la chica que la tarde del sábado expondrá hasta dos vehículos (un Neon Chrysler modelo 2000 y un Seat Córdoba 2002) y una moto (Harley 200 cc marca Maverick del 2008) para los eventuales clientes.

"Alguna vez quise vender algo por Mercado Libre pero no me resultó porque se me complicaba acordar con el cliente los horarios para ver los objetos. Creo eso se resuelve haciendo una feria americana y venta de garage porque está todo a la vista, puede venir quien quiera y elegir a gusto. Yo ya empecé a armar estantes y a poner todo bonito para que por supuesto sea atractivo. De todos modos, hay una ventaja la gente va a conseguir cosas de marca y de calidad, con muy poco tiempo de uso pero a un precio inferior que en el mercado. Como si esto fuera poco, hay cosas que ya ni siquiera se consiguen en los negocios porque ya no se fabrican más, entonces es una gran oportunidad\', cuenta esta Licenciada en Comercio Internacional con nula experiencia en ventas pero con muchas herramientas para poder deshacerse de esas cosas que ya no le sirven pero que seguramente a otras personas le vendrán muy bien. De hecho, sus aspiraciones son que este tipo de iniciativas puedan ser un ingreso económico para su familia.

"En San Juan de a poco nos hemos ido animando y perdiendo prejuicios. Yo conozco gente que compra cosas para reciclarlas o para desarmarlas y mezclarlas con otras, esto ocurre por ejemplo con las telas. De hecho en Buenos Aires se usan muchísimo estas ferias, hasta en countries se hacen'', dice Claudia, quien reconoce que pese al trabajo que genera poner en condiciones las prendas, es un modo divertido de trabajar.

Otra pero con fines solidarios

De algunas donaciones que recibe, Susana de Mercado y los voluntarios de la Asociación Civil Manos Abiertas rescatan algunas prendas y objetos para darle vida a la Feria Americana que abre sus puertas en la sede de la entidad, una vez al mes. Separan las prioridades -que es la ropa de niños y adultos- y el resto, generalmente aquellas ropas de colores y diseños exóticos o los muebles muy grandes que no tienen como trasladarlos, se venden.

"Es un doble beneficio. Nos sirve a nosotros como entidad porque el objetivo con que se hacen estas ferias es recaudar fondos para cuando tenemos que ir a lugares alejados a llevar donaciones y no tenemos ni para la nafta para llegar. Y por otro lado, quien viene, sabe que consigue cosas lindas y a bajo precio'', explica Susana de Mercado, la presidenta de la entidad que comenzó con este modo de recaudación en mayo del 2010.

Por ejemplo, en abril pasado la feria tuvo por nombre "La Barata'' y fue ampliamente visitada por estudiantes universitarios que por pocos pesos buscaban la vestimenta adecuada para poder ir a rendir, cuenta la solidaria. "Vendíamos sacos, corbatas, camisas y hasta trajes entre los 2 y los 15 pesos. El 99 por ciento de los compradores fueron jóvenes que se fueron enterando de boca en boca que la feria ofrecía este tipo de prendas. Otras veces, hemos vendido muebles o electrodomésticos. Lo que se recauda es un sustento de la institución muy importante porque nos permite llegar con nuestras donaciones a lugares recónditos, como fue aquella vez, luego de la feria del 2010, que fuimos a las Lagunas de Huanacache a festejar por primera vez el Día del Niño'', agrega.

La feria de Manos Abiertas tiene lugar en su propia sede, ubicada en Mariano Moreno 270 (sur), en Rivadavia. Son los mismos integrantes los que definen los precios que por lo general no superan los 30 ó 40 pesos, dependiendo de las prendas.

"Nosotros recibimos donaciones de Suiza, Alemania e Italia por lo que nos llegan muchas cosas importadas de mucho valor, no sólo económico sino de diseño, pero también tenemos ropa de los años "70-'80. Eso los chicos que estudian Arte lo saben y vienen a buscar con qué vestirse acá, ahora que todo eso es moda. Hasta hemos hecho desfiles en más de una oportunidad con toda esa ropa exótica o al menos diferente. En algunas ferias americanas hemos recibido donaciones de gente de renombre de la provincia y nosotros les contamos a los compradores sobre el origen de tal o cuál prenda'', dice Susana que por estos días y junto a un batallón de voluntarios ya empezó a organizar la feria que tendrá lugar el próximo 25 de mayo. "Un día feriado para que pueda venir toda la familia y para hacer Patria'', es el slogan.

Que vuelva, la feria

A la fotógrafa Susana Matellán le viven preguntando cuándo vuelven las ferias americanas que ella organiza en su taller Rancho Aparte. Es que esta artista es una de las pioneras en San Juan de estos emprendimientos que de a poco se han ido ganando un lugar en la provincia.

"En el 2010 fui a una feria a la casa de una amiga, fue una feria pequeñita, en su casa pero muy concurrida. Eso me entusiasmó para hacer lo mismo pero convocando a mis alumnos, a mis conocidos y a quien quisiera sumarse con sus propias cosas en desuso. Los resultados fueron una feria colosal con 22 vendedores y más de 400 personas dando vuelta por el taller, buscando lo que les hacía falta'', cuenta la mujer que espera a que pase el invierno para poder volver a armar una convocatoria.

"Vendimos de todo: cosas de la casa, de decoración, libros, música, accesorios, utensilios de cocina, juguetes de niños. Fue un cambalache tremendo y el público respondió porque se generó un comercio poco convencional pero impresionante'', dice Susana y como anécdota agrega el éxito que tuvo una profesora de Educación Física que decidió ponerle precio a todos los apuntes y libros que había consumido en su carrera. Por supuesto que consiguió compradores.

"Fue tan impresionante la venta que hasta vino gente que tiene comercio de rubros afines a preguntarnos cómo habíamos logrado vender. Debemos reconocer que es una venta social y no un mero comercio'', reflexiona la artista para quien las ventas de garage se han instalado en la provincia rompiendo barreras y como fruto de la globalización. "Todo llega, quizás en San Juan, las cosas son más lenta pero la gente termina apropiándose de estas formas de vender y comprar porque son una respuesta a la realidad económica y a las necesidades como en su momento de crisis fue el Club del Trueque''.

Después de la primer feria americana, su taller ubicado en la calle Santa Fe 2751 (oeste), cerca de la Bodega de Cinzano, volvió a darle lugar a otra, bastante más particular. "La promotora fue una señora que se había venido a San Juan después de vivir muchos años en España, entonces vendía todo lo que tenía porque no tenía donde ponerlo y necesitaba plata. Ella vendía lujosas vajillas, hasta cuadros, alfombras, cristalería y libros. No tuvo tanto éxito porque eran cosas caras que no podían regalarse pero llegó a recaudar unos 4000 pesos. Ella quedó conforme'', recuerda sobre la feria que tuvo lugar hace casi un año atrás.

Hoy Susana estudia como volver a armar una próxima feria. Tiene un listado de gente en espera por vender sus cosas.

A diferencia de las ferias en sus orígenes, las de ahora, cuentan con una herramienta súper valiosa para la difusión: Facebook, la red social por medio de la cuál, amigos, parientes o tan simplemente contactos se van enterando por sus muros de la realización de estos eventos de venta. "Hay mucha gente que por internet pide detalles de lo que se va a vender, les subimos fotos para que vean, es como una vidriera'', dice Claudia Alvarez y con ella coincide Susana Matellán y el resto de feriantes, es que buena parte del público son jóvenes y familias que están armando sus primeras viviendas y por ende encuentran grandes tesoros, sin gastar de más.
Votar
Enviar
Imprimir

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014

Fotos
Claudia Alvarez
Objetos con valor. Claudia Alvarez ya tiene todo listo para la feria americana que hará en el garaje y el jardín de su casa, el próximo fin de semana. Allí se puede conseguir desde ropa, zapatos hasta implementos para el hogar, electrodomésticos, artesanías, antigüedades y hasta vehículos. Eso sí, todo tiene un denominador común: a bajos precios.
Anterior | Siguiente
Las ferias americanas ya están en marcha. Aquí un detalle de los días y horarios:

Flor de Feria Americana

Días y horarios: Ayer y hoy desde las 9 hasta las 21.

Dirección: La Ramada, Mendoza 709, Rawson.

Facebook: Flor de Feria Americana

Usados Cool

Días y horarios: Ayer y hoy desde las 14 hasta las 20 (se extiende de acuerdo con la cantidad de público)

Dirección: Uruguay 1251 (E). Villa América. Familia Vargas

Facebook: Feria Americana

Gran venta de garaje y Feria Americana

Día y horario: El próximo sábado 19 de mayo desde las 13 a las 19.

Dirección: Manzana 36, casa 35, Barrio Altos de Natania, Rivadavia

Facebook: Claudia Alvarez

Se venderán: artículos nuevos y usados en excelente estado. Ropa de hombre y mujer, zapatos, botas, carteras, accesorios, antigüedades, objetos decorativos, artesanías, electrodomésticos, bicicletas, autos , moto, colchones y juego de sillones.

Feria Manos Abiertas

Día y horario: Viernes 25 de mayo, de 8 a 20 horas.

Dirección: Mariano Moreno 270 (sur).


Más Información
Vendedores de la tele
Otras Noticias
Cuando el deporte no es salud
Juego matemáticos al servicio de la gente
La evaluación médica como seguro de vida
85