07/12/2012 EN SANTA LUCÍA

Hallaron asesinado a Ariel, su mamá y la pareja, presos

El niño apareció putrefacto y semidesnudo dentro de una vieja heladera, a 60 metros de su casa. Hubo indignación de familiares y vecinos. Eduardo Manrique y Raúl Tapia

     

Cuando los policías de la Comisaría 29na abrieron la vieja heladera ubicada en un predio con escombros y chatarra, a escasos 60 metros de la casa de Ariel Tapia (12), la sorpresa fue terrible: dentro del aparato estaba muerto, morado y putrefacto, ese niño buscado desde el sábado. Recostado sobre su hombro izquierdo y sólo con ropa interior; en el mismo habitáculo, estaban también puestas sus zapatillas y medias. El macabro hallazgo ocurrió a las 19,30 de ayer y en el acto fue considerado un crimen. La sospecha la dejó plasmada la misma juez en lo Correccional, Mónica Lucero: ante la contundente evidencia y la firme sospecha de una muerte violenta, resolvió pasar el caso al juez de Instrucción Benito Ortiz, dijeron fuentes de la investigación.

Ese magistrado ordenó enseguida apresar a la mamá del niño, Alejandra Silva (35), y también a su pareja, Franco Sifuentes (22) hasta definir si tienen o no alguna vinculación con el supuesto homicidio del niño, precisaron las fuentes. Anoche, no se descartaban otras detenciones.

Hasta la hora del hallazgo, los policías habían intentado en vano dar con Ariel en sucesivos allanamientos realizados en la casa de un vecino de la familia de la víctima, en la Villa Angelita, en la Villa San Pablo y el barrio Roque Sáenz Peña, todos en Santa Lucía. Nada se supo de Ariel hasta que los policías de la Seccional 29na al mando del comisario Jorge Cataldo, llegaron hasta el predio donde está la heladera. En esa sede policial aseguran que arribaron con el propósito de rastrillar, aunque otras versiones policiales indican que hubo un llamado anónimo alertándolos sobre la presencia del cuerpo.

Cuando la novedad del hallazgo trascendió, los familiares directos del chico y vecinos se agolparon con intenciones de ingresar a ese predio en Derqui y Buenos Aires, pegado a la Villa Angelita. Allí se produjeron los primeros disturbios, con piedras a los uniformados, porque les impidieron el paso para preservar la escena del crimen.

Allí también empezaron a escucharse las primeras quejas sobre la supuesta inoperancia de la Seccional 29na, por el hecho de no haber rastrillado esa zona tan cercana a la casa del niño: ‘nunca actuaron bien los de la comisaría’, disparó Luis Silva, abuelo materno de Ariel.

Por la noche, el descontento con los policías de esa Seccional se hizo mayor. Al punto de que, al cierre de esta edición, quemaban neumáticos, tiraban piedras y protestaban frente a la Comisaría. ¿Cómo mataron a Ariel? será el médico forense quien establecerá cómo fue la mecánica de muerte del chico, aunque los pesquisas sospechan que pudo ser estrangulado o asfixiado porque, a simple vista, no se le notaban lesiones externas.

El análisis de ese profesional permitirá también saber si el chico fue víctima o no de un ataque sexual previo a su muerte, una hipótesis que anoche no era descartada.

‘Estamos totalmente conmovidos (...) Realmente todo el Gobierno está conmovido’, dijo anoche el ministro de Gobierno, Adrián Cuevas, quien, en principio, atribuyó la desaparición a un problema familiar.

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Fotos

CON HELADERA y todo fue cargado el cadáver de Ariel Tapia rumbo a la Morgue judicial para que el médico forense establezca con precisión cómo fue que lo mataron.

Más Información

Noticias Relacionadas

Otras Noticias