11/04/2013 PACEM IN TERRIS

Cumple hoy 50 años la Encíclica que cruzó los límites de la Iglesia

Fue promulgada por el papa Juan XXIII en 1963. Fue el primer documento de la Iglesia Católica que introdujo la temática política y social. Pidió paz en tiempos de la Guerra Fría.

     

Pacem in Terris, la primera encíclica de la Iglesia Católica que cruzó el límite de su propia institución al llamar a la humanidad a trabajar por la paz del mundo, en el marco de la guerra fría y de conflictos bélicos de larga data, cumple 50 años desde que fue promulgada el 11 de abril de 1963 por el entonces Papa, Juan XXIII.

Se trató del primer documento papal de la Iglesia Católica en tiempos del Concilio Vaticano II (1962-1965), que introdujo la temática política y social y marcó un antecedente de futuras encíclicas que avanzaron sobre el concepto de que ‘a la paz se llegaba con justicia‘ (Populorum Progressio, de Paulo VI). Bajo el nombre de Pacem in Terris (Paz en la Tierra) y el subtítulo: Sobre la paz entre todos los pueblos que ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad, la encíclica fue novedosa porque su autor, Juan XXIII, la dirigió a las autoridades de la iglesia, al clero, a los fieles y a todos los hombres de buena voluntad.

‘Pacem in Terris se dio en medio de una gran tensión mundial alimentada por la carrera armamentista de los países más poderosos de la Tierra y la posibilidad de una guerra nuclear‘, dijo Domingo Bresci, cura párroco de San Juan Bautista, del barrio porteño de Saavedra.

En ese escenario, en el que el Concilio Vaticano II reunió a todos los obispos del mundo -donde primó la necesidad de la iglesia de hacerse presente en la sociedad-, la encíclica ‘fue un llamado a la paz, pero a una paz activa, ya que la misma estaba amenazada por las guerras‘, dijo Bresci. El sacerdote se refirió así a la llamada crisis de los misiles, cuando Rusia instala el armamento en Cuba, a 50 kilómetros de las costas de Estados Unidos, un año después de la invasión John F. Kennedy a Bahía de los Cochinos; y otras intervenciones e invasiones, como las que mantenían Palestina e Israel.

‘La carrera armamentista y científica en función del poderío de las potencias que se dividían el mundo marcaba la época y amenazaba la paz, a pocos años de una segunda guerra mundial que había dejado 50 millones de muertos‘, describió el sacerdote.

Pacem in Terris propicia ‘luchar por una mayor convivencia y justicia entre los pueblos. Es la primera vez que una encíclica se enfoca con una visión universal, en la realidad del momento. El tema principal había dejado de ser lo que pasaba en el interior de la iglesia para pasar a ser el destino en juego de la humanidad‘.

En esa línea, ‘Pacem in Terris‘ insta por ‘una nueva comunidad internacional‘, al propiciar ‘la superación de las limitaciones de la ONU, que se había creado en 1945, y con el objetivo de conseguir que ‘la opinión de unos países no tuviera más peso que la opinión de otros‘.

La encíclica Populorum Porgressio, que en 1968 promulgó Paulo VI, avanza en las denuncias de un mundo en la que la explotación de los países desarrollados sobre los países ‘en vías de desarrollo‘ y la propiedad de los medios de producción había ocupado el centro de la escena.

Consultado por Télam, desde Colombia, Eduardo De la Serna, de Curas en Opción por los Pobres, (OPP), dijo ‘que lo novedoso de la encíclica Pacem in Terris fue el destinatario que tuvo: no sólo se dirigió a los miembros de la iglesia sino a todos los hombres de buena voluntad‘.

A través de este documento ‘Juan XXIII invita a la sociedad toda a tener en cuenta el tema social, y le da una dimensión internacional‘, afirmó el sacerdote.

Por su parte, para el teólogo y filósofo Rubén Dri, la encíclica, marca un cambio de sentido a la inercia que mostraba la iglesia católica. ‘La iglesia, según Dri, se había opuesto por mucho tiempo a las libertades modernas de la época proclamadas a partir de la Revolución Francesa: la libertad de expresión, de conciencia, de religión‘, entre otras.

‘Para nosotros, esas libertades eran indiscutibles pero la iglesia se negaba a aceptarlas; incluso, rechazaba los avances que pocos años antes se habían logrado en términos de derechos‘, sostuvo el especialista y ex cura Rubén Dri. Fuente: Télam

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Fotos

Francisco y su “santo” regalo Una camiseta de San Lorenzo de Almagro, un libro con la historia del club y una copia de la estola que usaba el salesiano fundador de esa institución deportiva, Lorenzo Bartolomé Massa, fueron obsequiadas al papa Francisco por las autoridades ‘azulgranas‘ que participaron ayer de la audiencia pública en la plaza San Pedro. ‘Estamos orgullosos de tener un socio y un hincha como Francisco‘, dijo el presidente del club, Matías Lammens, quien participó de la audiencia, junto al tesorero Leonardo Lipera y el vocal Miguel Mastrosimone. ‘Con la audiencia queremos agradecerle todas sus atenciones y le invitamos a que vuelva a nuestra sede y a asistir a un partido en nuestro estadio‘, señaló Lammens.

Más información

“La clave”

El apartado 159 del capítulo V de la encíclica (Pacen in terra) fue clave para el cambio. Fue una apertura desconocida para los que estábamos en la filas de la iglesia y con el paso del tiempo, ‘creo que fue revolucionario‘, estimó uno de los especialistas consultados.
 

Más información

Mensaje de paz

Para Bresci, ‘Pacem in Terris‘ se anticipa y marca el rumbo de encíclicas posteriores ‘que destacan el significado de la paz en conexión con la Justicia y los derechos‘. ‘Si quieres la paz, trabaja por la Justicia‘, es la frase de Paulo VI que muestra el contenido del concepto de paz.
 

Otras Noticias

5