San Juan . Economía . Política . Internacional . Nacional . Policiales . Opinión . Estilo . Guía
Lunes, 30 de Agosto de 2004 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda
  Ingrese su Usuario
Categorías
Sociales
Casa
Mascotas
Buen Gusto
Salud
Motor
Cuerpo
Solidaridad
Cómo combatir la humedad en paredes
Si la humedad de las paredes de la casa es ascendente o está ubicada en los cimientos no sólo ocasiona problemas estéticos ya que también pueden ocasionar serios daños. Hay una solución para todos los problemas de humedad, siempre que éste sea puesto en manos de quienes saben cómo reconocerlo, y cómo y con qué se tratan las paredes.
Este inconveniente se manifiesta en todo tipo de paredes que se construyen sobre terreno natural aun cuando se les realiza una aislación hidrófuga horizontal que conforma una barrera para que la humedad no sea absorbida.
Hay determinados productos que se inyectan a través de pequeñas perforaciones en el muro afectado. Es un líquido incoloro a base de siliconas, de baja viscosidad y gran penetración en las paredes de ladrillo, que evita el paso de la humedad ascendente. Este producto reemplazaría la tradicional tarea de "cortar" la pared por tramos, recomponiendo la aislación de manera tradicional, evitando así un trabajo muy laboriosos que la mayoría de las veces ocasiona grandes molestias de obra en la casa.
Si bien es un trabajo relativamente sencillo si se siguen las instrucciones que detalla el fabricante, conviene que el trabajo sea realizado por personal capacitado. También hay casos en los que se recomienda el picado de revoques, o el retiro de zócalos de madera u otros que no sean de mosaico o cerámica. Es así que comienza a ser una tarea que requiere de un mayor seguimiento.
En primera instancia se retiran los zócalos en el caso de que sean de madera, para picar todo el revoque hasta llegar al ladrillo, desde el piso hasta la altura que alcance la humedad. De esta manera también se descubren todas las instalaciones de cañerías y se corren menos riesgos de que se produzca una rotura.
Luego se realizan perforaciones y se vierte el líquido con embudos especiales predosificados. Esta tarea dependerá del grado de absorción de ladrillo. Posteriormente se efectúa un revoque hidrófugo. Una vez que se seca, se puede enduír o pintar normalmente.
Votar
Enviar
Imprimir
Ver página
Instale el Adobe Reader para ver esta página en formato PDF

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014