25/06/2013 ÚNICO IMPUTADO

Caso Ángeles: el testimonio de un taxista complicó más al portero

Los dichos del chofer que declaró en la noche de este martes "aparecen como sólidos" para los investigadores judiciales. Minuto Uno

     

25083159 12:41 | Buenos Aires, 25 de junio.- La situación del portero Jorge Mangeri, único detenido por la muerte de Ángeles Rawson, se complica a medida que van pasando las horas. A las pruebas de ADN positivo se sumaron los dichos un taxista que declaró en la noche de este martes ante la justicia y cuyo testimonio "aparece como sólido", según fuentes judiciales.

El nuevo testigo, un taxista que declaró anoche en Tribunales, aportó información sobre traslados de Mangeri en los momentos posteriores al crimen de la joven.

Según las fuentes, varios tramos de la declaración del taxista fueron considerados "sólidos" por el juez Javier Ríos y la fiscal Paula Assaro, por lo que anoche mismo se ordenaron varias medidas de prueba, algunas de las cuales no trascendieron para no entorpecer la investigación.

Entre las medidas, el juez ordenó allanamientos en obras en construcción en la calle Soler, pero el resultado del procedimiento fue "negativo", de acuerdo a las fuentes.

Pasada la medianoche, luego del testimonio del taxista, efectivos de la División Criminalística de la Policía Federal realizaron dos allanamientos en dos obras en construcción ubicadas en la calle Soler 5565 y 5570 y el control de las cámaras de seguridad de esa zona.

En cuanto al chofer que prestó declaración, sostuvo que el encargado subió a su taxi al parecer después de que se produjera el crimen, e hizo un viaje de cinco cuadras, en Palermo.

"Una persona tomó el taxi desde la calle Soler el día lunes, cuando se produjo la desaparición de Ángeles, entre las 22.30 y las 12 de la noche, y fue hasta la esquina de Ravignani y Paraguay", dijo el abogado del portero, Marcelo Biondi, al reproducir el testimonio del taxista.

El abogado indicó que el testigo dijo que se presentó ante la Justicia porque reconoció a Mangeri al verlo en televisión entre "el viernes y la madrugada del sábado cuando era trasladado desde la sede de la Fiscalía".

El taxista dijo que vio al pasajero cuando subía al auto y que durante el viaje "no le miró más la cara", pero que no obstante lo "notaba nervioso".

Fuentes judiciales informaron que el taxista dio otros detalles que parecen "sólidos" y que se están investigando.

En tanto, los forenses aún tienen para peritar sogas halladas en pies, manos y en un muslo de la chica, cuyos resultados se sumarán a las pruebas que se van recolectando en el expediente y que por ahora comprometen al portero.

Ayer se conoció que el cadáver de Ángeles Rawson tenía bajo la uña del dedo índice de la mano derecha rastros de piel de Mangeri, quien, si bien en un primer momento se autoincriminó en una declaración que en rigor tiene el carácter de testimonial, ahora sus abogados dicen que encubre a alguien.

La investigación del caso comprobó que Rawson fue asesinada el 10 de junio cuando llegaba a su casa del edificio de la calle Ravignani 2360, del barrio de Palermo, y al día siguiente su cadáver apareció en un basural del Ceamse situado en la localidad bonaerense de José León Suárez.

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Noticias Relacionadas

Otras Noticias

1