Domingo, 23 de Marzo de 2014 | San Juan, República Argentina Registrar | Contáctenos | Ayuda

 
Compartir
EDUCACIÓN / UNA PROPUESTA TENTADORA
Los kioscos saludables van ganando terreno
Hay una iniciativa de la diputada Cristina López para fomentar la venta de frutas, lácteos y preparaciones caseras en las escuelas. Aunque el proyecto todavía no es ley, hay establecimientos públicos y privados que ya lo pusieron en funcionamiento.
Paulina Rotman. Federico Levato


Como docente y como mamá, la diputada Cristina López, se puso como objetivo hace un tiempo ya fomentar una alimentación más sana en las escuelas. Su idea no es limitar la posibilidad de elección de los alumnos al momento de merendar. Sino por el contrario, aspira a contribuir a una buena nutrición en una etapa fundamental del crecimiento (inclusive como prevención de enfermedades derivadas de la mala alimentación) y a educar y estimular la construcción de hábitos apropiados. Para lograrlo, propone la implementación de kioscos saludables en las escuelas, tal cuál define el proyecto de ley que presentó el año pasado y que cuenta con el aval de las comisiones de Educación, Salud y Legislación y Asuntos Constitucionales.

Aunque la iniciativa para todavía no fue tratada en la Legislatura (pero la idea de la diputada es reavivar su proyecto), hay varios establecimientos de la provincia que no esperaron a tener la norma en cuestión sino que lo pusieron en marcha por su propia cuenta y con muy buenos resultados. Inclusive hasta se podría decir que hay una escuela sanjuanina que fue pionera en el tema: en 1992 y tras haber escuchado experiencias similares en el Congreso Mundial de Educación de Niños Menores de 7 años que se realizó en Cartagena de Indias, Ana de Coria y sus hijas Tatiana y Romina quisieron implementarlo en el Colegio Integral.

Esta no es la única escuela que con el tiempo decidió dar un giro en sus kioscos. Si bien no son muchas, hay varias -públicas y privadas- que están modificando sus ofertas alimenticias.



Buenos ejemplos

En el 2013, los 3¦ grados de la Escuela Angel D. Rojas (turno mañana) hicieron una huerta en la clase de Tecnología. Esta "porción'' de campo llevada a la escuela de Trinidad dio sus frutos en poco tiempo: no solo muchos atados de acelga con los que los chicos aprendieron a hacer ravioles y tartas (con ricotta, ingrediente que también aprendieron a preparar en la materia) que luego cocinaron en casa, sino que fue el puntapié inicial para empezar a trabajar a conciencia sobre la buena nutrición. "Así nació el proyecto sobre el Día Saludable, el que vamos a implementar a lo largo de este año. Todos los miércoles, de 1¦ a 6¦ grado, vamos a merendar alimentos nutritivos, nada de golosinas pero además en los recreos se va a jugar a saltar a la soga o hacer ejercicios. Para eso contamos con la colaboración de Lorena, la mamá que atiende el kiosco de la escuela y ofrece, entre otras cosas, vasitos de gelatina con frutas, yogures, bombones con cereales, bizcochuelos caseros, maicenitas, magdalenas, pizzetas que ella misma prepara. Por estos días, la novedad es un cajón de uva que yo traje para probar y fue un éxito entre chicos y grandes\'\', cuenta satisfecha por el logro, Graciela Castán, la directora quien está esperanzada en que el proyecto progresivamente pase de un día a toda la semana.

Otro establecimiento que apeló a lo culinario fue el Colegio Merceditas de San Martín del CESAP. "El año pasado hicimos la primer experiencia con los chicos de Nivel Inicial, haciendo un calendarios de comidas saludables. Y la verdad es que había días que a los pequeños les costaba consumir lo pautado, especialmente las frutas. Entonces, con las seños se nos ocurrió hacer un taller de cocina con los padres. De esa iniciativa surgió hacer una rifa y con el dinero recaudado compramos un horno eléctrico, un anafe y una licuadora. A partir de contar con estos elementos de cocina, en algunas jornadas las meriendas se empezaron a elaborar en el jardín. Hicimos licuados, ensaladas de frutas, bananas con dulce de leche hasta sopa, huevos duros y empanaditas de jamón y queso. Fue una experiencia fantástica que los niños consuman lo que ellos mismos preparan por eso vamos a repetirla\'\', cuenta Sandra Vara, vicedirectora de Nivel Inicial de este colegio.

Del jardín al secundario

Para Ana de Coria, la representante legal del Colegio Integral y del Lagarto, hay una ecuación sencilla: todo lo que se repite y se demuestra con el ejemplo, tarde o temprano, se aprende. Por eso, ella apoyó incondicionalmente la idea -aplicada hace más de 20 años en su establecimiento- de hacer un kiosco nutritivo y promover las meriendas saludables. Esta iniciativa se lleva adelante en cada nivel escolar, desde el prejardín de 2 años.

"Los chicos de este colegio crecen con esta impronta y lo viven como algo natural. Es como en la casa, si uno repite mil veces al día que hay que lavarse las manos antes de comer o que hay que comer con la boca cerrada, en algún momento lo aprenden. Por eso si en el jardín los lunes llevan algo casero, los martes meriendan lácteos; los miércoles galletas, cereales sin relleno y jugos naturales en lo posible, los jueves, frutas y los viernes libre pero cuidando que no sean ni chizitos, ni papas fritas, ni Coca Cola; y en la primaria pasa algo parecido (salvo que en lugar de lácteos, llevan sandwichs caseros), el hábito se incorpora para siempre. Y en el secundario, se propone la rutina y ellos eligen. En este último caso es más sencillo porque los grandes saben que por el mismo precio les conviene comer dos sanguches de jamón y queso que un paquete de galletas. Con estos chicos se trabaja otros parámetros como la bulimia y la anorexia ó la elección de alimentos que nutren pero no engordan, por ejemplo'', resume Ana sobre la oferta que se consigue en el bufet escolar donde a diario se pueden comprar frutas, yogures e inclusive preparaciones especiales para chicos celíacos.

"Yo me siento responsable por lo que los chicos comen mientras están en el Colegio por eso cuidamos lo que compran'', asegura Ana.

Primeros pasos

Tanto las autoridades del Colegio San Agustín como Viviana, que es quien atiende el kiosco, ya están pensando en cómo agrandar esta dependencia. Es que a partir que se puso en vigencia en proyecto "Agusti-niños\'\', les ha quedado chico. Ese proyecto trabaja con los alumnos algo tan básico como el volver a las raíces, la importancia de los valores y el cuidado del cuerpo, entre otros conceptos elementales. En ese marco, es que a la hora del recreo, en esta escuela se promueve que comprado o traído desde la casa, todo lo que se ingiera sea saludable.

"Cada uno tiene la libertad de elegir lo que va a comer pero tenemos una especie de menú semanal en la escuela -armado entre el gabinete psicopedagógico con ayuda de dos médicas de familia que son mamás de alumnos- que se respeta y se promueve. Para eso hicimos lonas que se colgaron en cada grado no sólo con lo que comemos cada día sino con imágenes con propuestas concretas. Las maestras hablan y recuerdan la merienda que toca. Y para eso, el kiosco también se tuvo que adecuar y ahora la concesionaria quiere incorporar más opciones como por ejemplo tartas de jamón y queso o sandwichitos con albóndigas'', explica Alejandro Carmelo Lampazona, director de esta primaria.

En el Colegio La Inmaculada hay reglas claras: no se venden chicles por ejemplo para ayudar a cuidar la salud bucal, además lunes y viernes, que buena parte del alumnado tiene tarea extraescolar eucarística y tiene que comer en la escuela, en el kiosco venden hamburguesas caseras con queso y ensaladas de fruta.

Son los primeros pasos que están dando para adecuarse a la realidad que aspiran: que sus alumnos estén bien nutridos.

"Hace un tiempo que empezamos a trabajar con los alumnos de 5¦ grado en una investigación sobre las meriendas que se traen de la casa. Pretendemos que los chicos tomen conciencia nutricional y para eso lo mejor es mirarse a uno mismo y a su familia. A veces los más desobedientes son los papás'', cuenta su experiencia Nati Laredo, directora del Colegio.
Votar
Enviar
Imprimir

Copyright 2003 © Diario de Cuyo. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GCM Informática - 2003/2014

Fotos
1
Antecedente
Al menos en Mendoza (desde el 2007), San Luis (2010), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (2010) y Chaco (2012), hay leyes que tienden a implementar kioscos saludables en instituciones educativas.

Más Información
Lo que dice el proyecto
Otras Noticias
Breves de revista
Ideas para crecer
¿Plata o merienda?