28/09/2004 POLÉMICA EN LA IGLESIA DE SAN LUIS

Católicos se pelean con Lona por el cura sanador

El obispo cuestionó la actividad del sacerdote Miguel Santurio, que ya trascendió la provincia. Hoy hacen una marcha de apoyo.

     

El obispo de San Luis, Jorge Lona, enfrenta a la feligresía católica de esa provincia y de Mendoza, por su decisión de prohibir a un cura "sanador" difundir su actividad sin una certificación científica. La situación generó una fuerte polémica y un sector anunció para hoy una movilización contra la autoridad eclesiástica. A su vez, el sacerdote Miguel Santurio, acusó al obispo puntano de "maltratarlo" y "tratarlo como un delincuente".

El enfrentamiento recrudeció en las últimas horas luego de que Lona señaló que el cura carismático, "se desubicó" al liderar un acto en su contra junto a medio millar de sus seguidores frente a la Catedral.

Santurio, de origen uruguayo, oficia sus misas de sanación desde hace varios años en una parroquia del barrio puntano de San Martín, adonde concurren entre 1.500 y 3.000 personas por día. La fama por los "milagros" de sus curaciones trascendió los límites de su parroquia y llegó hasta la vecina provincia de Mendoza, entre otros territorios.

El sacerdote, que se atribuye el poder de realizar curas milagrosas, también dijo estar "muy herido" con su pastor y que si su superior toma represalias, las haría "públicas" por lo que también pidió "que se disculpe".

Por lo pronto, los laicos que lo acompañan, anunciaron que hoy harán una marcha, a las 17, hacia el obispado, luego a la Catedral, para pedir "que cesen las persecuciones".

Pero el obispo Lona, tras sostener que el cura "se desubicó" y que tampoco cuenta con el agrado de los demás sacerdotes de la ciudad, advirtió que en la manifestación del domingo frente a la Catedral "no sólo había fieles en el grupo. Había provocadores reconocidos y hubo graves insultos".

Lona destacó que "las sanaciones del padre Santurio son una farsa" y le prohibió dar difusión a sus curaciones sin la correspondiente certificación científica. Las prohibiciones incluyen dar misa en otros lugares que no sean en su capilla y los oficios de "sanación". También se le impide al sacerdote que salga de San Luis a dar oficios religiosos.

El sacerdote admitió que está "preocupado, no por mí sino por el pueblo de San Luis y de las provincias vecinas que me siguen y que rechazan estas falsas acusaciones que me hace el obispo", agregó.

"Yo siempre traté de mostrar una buena relación con el obispo, por el bien de la Iglesia. Pero desde que él llegó a San Luis me maltrató, me hostigó, me trató como si fuera un delincuente, sufrí llamados de atención, prohibiciones y hasta amonestaciones", reveló Santurio. "Llegó la hora de decir basta, tengo derecho a defenderme, lo que quiero es trabajar tranquilo", añadió.

Si bien los desencuentros entre Lona y el sacerdote son de vieja data, el domingo recrudeció con la publicación de un informe encargado a la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Católica de Cuyo en San Luis, que dirige el oftalmólogo Franklin Ocampo. Allí, tras analizar trece casos que Santurio había presentado como curas milagrosas, los médicos concluyeron que todos los casos tenían una explicación científica y que no se trataba de milagros.

     

COMENTARIOS DE LOS LECTORES

Diario de Cuyo no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Diario de Cuyo se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos.

Fotos

CONFLICTO. El obispo Lona admitió que ya tuvo "extremada paciencia y consideración con el padre Santurio", al tiempo que negó tener una actitud persecutoria hacia el cura carismático.

Más información

¿Una represalia?

Una versión indicó que el obispo Lona castigó al sacerdote por no acompañar las marchas contra el gobierno provincial y por participar de la Misa por la Paz, convocada por trabajadores del Plan de Inclusión Social. Al cura Santurio, se lo vincula a altos funcionarios del gobierno y a la familia del gobernador.

Más información

La pelea anterior

A principios de año, el obispo Jorge Lona mantuvo un fuerte entredicho con el gobierno de Alberto Rodríguez Saá, a raíz de la intervención de institutos de menores que estaban a cargo de la Iglesia. El mandatario acusó a curas de abuso sexual a menores y la gestión de Lona fue avalada por el Episcopado.

Otras Noticias

4