Bonadio investigará presiones

Deberá analizar si existieron las presiones que denunció su excolega Norberto Oyarbide. 

El juez que está cargo de la causa de los cuadernos también deberá analizar si existieron las presiones que denunció su excolega Norberto Oyarbide.

El juez Claudio Bonadio quedó a cargo de la causa para esclarecer si el exjuez Norberto Oyarbide recibió presiones para cerrar la denuncia por enriquecimiento ilícito del matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner. En una confusa declaración, Oyarbide responsabilizó por esas presiones al espía Antonio "Jaime" Stiuso y al auditor general Javier Fernández, y sostuvo que la expresidenta y su esposo eran los que estaban atrás de la orden.

Las declaraciones de Oyarbide se convirtieron en un problema para los tribunales de Comodoro Py 2002: la pregunta era quién debía investigarlo. Es que, al oír esas declaraciones, Bonadio extrajo testimonios, se hizo una denuncia aparte y la Cámara Federal hizo un sorteo. El elegido resultó el juez Luis Rodríguez, compadre de Javier Fernández.

Rodríguez se excusó de intervenir. Se sorteó entonces un segundo magistrado y la bolilla le tocó al propio Bonadio. Bonadio se excluyó diciendo que ya estaba investigando las anotaciones del chofer Oscar Centeno y por lo tanto se inhibía.

Con un nuevo sorteo, el expediente cayó en manos del juez Sebastián Casanello, que no aceptó la inhibición decretada por Bonadio y se la mandó de vuelta.

Frente a ese conflicto, fue el presidente de la Cámara Federal Martín Irurzun quien ayer tuvo que resolver a quién le tocaba intervenir: apuntó al juez Claudio Bonadio.

"Las razones expuestas por el magistrado que se inhibe (Bonadio) no alcanzan a objetivar, siquiera liminarmente, la presencia de obstáculos que habiliten su alejamiento, pues no se observa de qué modo su intervención en el expediente 9608 (de los cuadernos) puede conllevar una eventual actuación alejada de la equidistancia en el trámite de la presente", escribió Irurzun.

TEMAS
Investigación por coimas
DESTACADOS DE HOY