Rosenkrantz será presidente de la Corte, en lugar de Lorenzetti

La oficialista Carrió había denunciado por enriquecimiento ilícito a quien estuviera al frente del tribunal por 11 años.

Juntos. De izquierda a derecha, Carlos Fernando Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco y Ricardo Lorenzetti, que dejó la presidencia del máximo tribunal.

 

Tras once años en el cargo, Ricardo Lorenzetti deja la presidencia de la Corte Suprema de Justicia de Argentina. Será sustituido por el también ministro del alto tribunal Carlos Fernando Rosenkrantz, informaron ayer fuentes oficiales. Se espera que los cambios se oficialicen el 1 de octubre.

Lorenzetti, de 62 años de edad, asumió formalmente el más alto cargo del tribunal el 1 de enero de 2007, en reemplazo de Enrique Petracchi, aunque ya era ministro del organismo desde diciembre de 2004, propuesto por el entonces presidente Néstor Kirchner (2003-2007).

Según señaló el Centro de Información Judicial (CIJ), la decisión se tomó ayer durante una reunión del Supremo teniendo como base la acordada que estableció como fecha de inicio del mandato de

las actuales autoridades (presidente y vicepresidente) el 1 de enero de 2016, que tenía como vencimiento el próximo 31 de diciembre. "Las nuevas autoridades comenzarán su mandato de tres años a partir del 1 de octubre", remarcó el documento difundido por el CIJ.

La votación entre los cinco ministros que componen el Supremo dejó como resultado que Rosenkrantz sustituya a Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco sea la vicepresidenta.

Aunque se mencionaba que los cambios iban a oficializarse el 1 de octubre, algunos medios nacionales mencionaban que la renuncia de Lorenzetti se iba a hacer efectiva de manera inminente y que concluirá su mandato Highton de Nolasco hasta fin de año, para que luego asuma Rosenkrantz.

Según fuentes periodísticas, Lorenzetti habría planteado ayer a sus pares de la Corte la posibilidad de ser reelecto presidente un mandato más. Pero el resto de los integrantes se habrían negado. Esta situación habría llevado a que se precipitara su renuncia.

Lorenzetti mantenía un duro enfrentamiento con la diputada oficialista Elisa Carrió, fundadora de Cambiemos y socia política del presidente Mauricio Macri, que lo había denunciado en la Justicia Federal e incluso en el Consejo de la Magistratura, por supuesto enriquecimiento ilícito. Hace diez días, Carrió lo había denunciado también por supuestas irregularidades en el funcionamiento y en las contrataciones de personal de la Morgue Judicial, que depende del máximo tribunal.

"Es un milagro", dijo Carrió a la prensa en la Bolsa de Cereales, en el marco del Primer Congreso Internacional de Cooperativismo Agroindustrial.

Rosenkrantz fue elegido por el presidente Mauricio Macri para integrar la Corte. Para el Gobierno nacional, el paso de Lorenzetti "es un gol de media cancha", dijo un alto funcionario citado por medios nacionales. En el entorno de Macri venían jugando sus fichas para que esto pasara en tiempos en que Carrió se erigió como verdugo.

"Es tiempo de dar un paso al costado, los cargos no deben ser nuestro objetivo", aseguró Lorenzetti a la prensa tras justificar los cambios. Lorenzetti aseguró que seguirá integrando la Corte (que tiene 5 miembros en total) aunque en un rol menos destacado y confesó que ahora tendrá más tiempo para sus actividades académicas.

En la votación de ayer, el cambio de Lorenzetti se impuso 4-1, con el apoyo incluido del presidente saliente, quien -explicaron sus allegados- podrá dedicarle más tiempo a una de sus pasiones: la actividad académica. Carlos Maqueda fue el único que votó en contra a los cambios.

En junio pasado, Lorenzetti fue recibido por el presidente Mauricio Macri en Casa Rosada, donde ambos compartieron un almuerzo. En ese momento, los rumores acerca de una posible renuncia a pedido del primer mandatario fueron disipados por el Gobierno.

Ronsenkrantz, de 59 años, fue nominado para integrar la Corte Suprema por Mauricio Macri. Se recibió con honores en la Universidad de Buenos Aires y cuenta con un magister y un doctorado de Derecho de la Universidad de Yale.

Con Lorenzetti como presidente, el tribunal dictó sentencias históricas que marcaron una época. Precisó el alcance del aborto no punible, estableció que la tenencia de estupefacientes para consumo personal es no punible, ordenó la limpieza del Riachuelo.

"Seguiré trabajando como siempre y tal vez tenga más tiempo para la vida académica y la actividad internacional, sobre todo en el tema ambiental, que es tan urgente", dijo ayer Lorenzetti tras conocerse los cambios en la presidencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Lorenzetti realizó un repaso sobre sus años en la Corte y aseguró que hizo "mucho por la Corte y por el país en todos estos años en que mis colegas me honraron con la elección como presidente".

"Las personas debemos disolvernos en las instituciones", reconoció. Además, destacó el rol de su futuro sucesor al que reconoció como "un gran jurista" y aseguró que lo apoyará "totalmente".

 


>Cuestionamientos

El diputado kirchnerista Agustín Rossi apuntó contra el presidente Mauricio Macri tras el alejamiento de Ricardo Lorenzetti y el desembarco de Carlos Rosenkrantz en la presidencia de la Corte Suprema de Justicia. El legislador consideró que el tribunal ahora tendrá "un lineamiento muy cercano al Poder Ejecutivo".

 


>"Etapa oscura"

El titular del sindicato de empleados judiciales, Julio Piumato, hizo un señalamiento al Gobierno. "Jugó la política, jugó el Gobierno acá. La actitud firme de la defensa contra el ajuste. Lorenzetti había dicho claramente que no iba a ser el ministro del ajuste", dijo. "Se viene una etapa muy oscura para el Poder Judicial", concluyó.

TEMAS
Corte Suprema de Justicia de la nación renuncia de Lorenzetti Presidencia de la Corte Suprema
DESTACADOS DE HOY