La venta interna de vinos no logra levantar cabeza como la exportación

En julio las cifras oficiales dan cuenta de una caída del 7,5%. La venta externa ese mes en cambio logró subir.

A principios de agosto el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) dio a conocer el primer repunte de exportaciones de vinos después de 31 meses, especialmente del granel que creció 150% en el mes de julio pasado, y una suba del 18% en ventas del fraccionado. Ahora se acaba de difundir el comportamiento del otro frente de la industria vitivinícola -la venta en el mercado interno-, y no corrió con la misma suerte del exportador: los despachos para consumo doméstico totalizaron en julio 776.770 hectolitros, lo que implicó otra fuerte caída del 7,5% en volumen frente a igual mes del año pasado (ver infografía). La caída se concentró en los vinos varietales, cuyas ventas bajaron 10,7%, especialmente en los tintos que están en un escalón superior de precios, con una caída del 16%. En contraposición, los blancos que son un poco mas baratos que los de color, subieron 31,5%.

Los vinos sin mención varietal, donde están ubicados los productos de más bajo precio, cayeron menos, un 5,5%, y en este segmento el blanco cayó el doble que el tinto, un 8,7%.

Los espumantes son los que más derrumbaron en julio, mostrando una baja superior al 28%.

Al analizar el tipo de envase, las cifras del INV indican que el vino en botellas cayó un 9,8% y el tetra brick, un 6,7%. De este modo, considerando el periodo enero-julio el sector de consumo interno acumula una baja interanual del 4,6%.

En cuanto a las razones que llevan a que el consumo nacional de vino siga en picada los expertos lo atribuyen a un tema de precios y a la perdida del poder adquisitivo de la gente ante la crisis que lleva a dejar de lado productos que no son de la canasta básica como el vino.

Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina destacó que todos los consumos masivos ""vienen cayendo en esos niveles", y que eso se nota en el reemplazo del consumidor de primeras a segundas marcas. ""Por ejemplo la leche que más se vende es Armonía y el jugo es Manaos, hay un desplome general de los consumos masivos", aseguró.

En cuanto al vino en particular, Villanueva recordó que en los años 2016/2017 ""el vino tuvo la peor perfomance" aludiendo a la baja producción de uva y el encarecimiento que terminó repercutiendo en el precio de venta al público. Pero no todo es tan negativo: el experto aseguro que las auditorías que la Unión vitivinícola lleva adelante indican que se esta produciendo un repunte en el consumo de vino en las góndolas de supermercados, simultáneamente al encarecimiento que esta teniendo la cerveza que es su principal competidor. ""La cerveza subió los precios y en julio el vino empezó a repuntar sobre todo por las ofertas de supermercados y autoservicios, aunque aun no se reflejarán hasta ms adelante las cifras en el INV porque los comercios aun están tratando de sacarse el stock de encima", acotó.

Angel Leotta, presidente de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), coincidió en que la caída del consumo afectó la venta doméstica del vino, pero no tiene expectativas de mejora. ""La gente no tiene poder adquisitivo, lo ha perdido y no solo con el vino sino con todos los elementos de consumo, incluso los imprescindibles" opinó. Agregó que la economía en general "no arranca", y que la caída del consumo no se arreglara a corto plazo, ""sino que llevara muchos meses". Leotta, quien además preside la Cámara Vitivinícola que reúne a bodegas trasladistas dijo estar "muy preocupado" porque no se vende y el sector esta a las puertas de una nueva cosecha, con las bodegas llenas. ""Si no se vende, no sabemos si vamos a tener vasija disponible para poder moler la uva nueva", advirtió.

Respecto al repunte de las exportaciones el mes pasado, por la mejora del tipo de cambio; Leotta acotó que la reducción de los reintegros que acaba de instrumentar el Gobierno nacional jugara en contra. ""La caída del consumo interno no sé hasta cuándo va a durar. Lo peor de todo es que venía en aumento el mercado externo, y con la reducción de reintegros las operaciones con el exterior pueden quedar resentidas también. Por lo tanto acá yo veo un panorama muy preocupante. Tengo expectativas muy desalentadoras", concluyó.

En julio, por la suba del dólar que hizo mas tentadoras las exportaciones, la exportación que enseguida reacción fue la de los vinos a granel, que crecieron en volúmenes mucho más que los fraccionados.

 

 

 

Reunión con Sica el 31 de agosto

El viernes próximo el directorio de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), tiene una cita con el Ministro de Producción, Dante Sica, donde se le expondrán los problemas que aquejan al sector.

La baja de reintegros, el sobrestock vínico, el escaso presupuesto nacional para combatir la plaga Lobesia botrana y la presión de tarifas energéticas que recae sobre el sector productor e industrial son los temas que se pondrán sobre la mesa de análisis, según comentó su titular, Angel Leotta. Sergio Villanueva recordó que Sica les había prometido que no se iban a tocar los reintegros a las exportaciones, algo que no se cumplió. Por eso en la reunión se le va a plantear la posibilidad de algún desembolso para la promoción del vino en el exterior.

 

 

Las opiniones

 

ANGEL LEOTTA     Pte. COVIAR

"La economía no arranca, se está desbarrancando todo. El consumo esta en caída en todos los productos y eso no se arregla en poco tiempo. No deberá extrañarnos que haya caída por varios meses mas porque la gente ha perdido el poder adquisitivo".

 

 

SERGIO VILLANUEVA     Ger.Unión Vitivinícola Argentina

"Lo mejor que nos puede pasar en el mercado interno es que la caída se amortigüe, porque los precios de la cerveza han empezado a equiparar a los del vino. Pero creo que va a seguir la suerte de la economía general que ha caído un 6%".

TEMAS
Vitivinicultura Vinos venta interna exportaciones INV
DESTACADOS DE HOY