Se metió a Facebook para obtener un préstamo y lo estafaron en casi $13.000

La víctima es un jubilado porteño radicado en San Juan que con el dinero iba a pagar deudas.

Dolido y con bronca. Carlos Calvo dijo que nunca se imaginó que después de contactar al presunto prestamista iba a ser estafado.

 

Un hombre de 73 años fue víctima de una estafa después de que un presunto prestamista, que contactó después de ver un aviso en Facebook, le dejara la cuenta del banco sin un peso, dijo el propio damnificado. Todo comenzó el pasado 23 de marzo, cuando Carlos Calvo envió un mensaje de Whatsapp a un número que figuraba en una publicación que compartió en la red social el usuario Pablo Ramírez Abdala, indicó la víctima.

Calvo es porteño pero en octubre pasado se instaló en San Juan después de pasar por problemas familiares. Con la ilusión de que le presten $30.000 para pagar deudas y poder terminar de acomodarse en la provincia (por el momento vive en un hotel ubicado en calle Estados Unidos, en Capital), solicitó información y de inmediato un hombre con número telefónico de Buenos Aires se comunicó con él para "asesorarlo". En realidad, lo que hizo fue enganchar a Calvo para que siguiera determinados pasos para sacarle todo el dinero que tenía en su cuenta del Banco Supervielle, donde todos los meses le depositan la jubilación.

Después de estar varios días en contacto permanente con el presunto prestamista (hasta cargó crédito en el teléfono del embaucador), le indicó que el 28 de marzo debía dirigirse a un cajero automático, con la excusa de que debía hacer un último trámite para tener los $30.000 en su cuenta. Pero en vez de depositarle el dinero, a Calvo vía telefónica le ordenaron pasos con los cuales terminó transfiriendo toda la plata que tenía en su cuenta ($12.750) a otra, según consta en la denuncia que realizó en la Policía.

La víctima tardó unos 15 minutos en darse cuenta que había sido estafado, pero ya era tarde. Intentó comunicarse con el sujeto con el que había tramitado la maniobra, pero no le atendió. Según le informaron en el banco, el dinero del giro fue a parar a una cuenta a nombre de Cintia Guzmán, establecida en la provincia de Tucumán. La Policía ya investiga ese dato.

"Desde ese día estoy ido. Tengo una bronca tremenda. Me llaman los de los préstamos que pedí y los de las tarjetas con los que tengo deudas y les tengo que decir que no tengo nada, sólo una copia de la denuncia que hice en la Policía para que vean lo que me pasó", cerró dolido Calvo.

 

 


 

 

TEMAS
Facebook Estafas CUENTO DEL TÍO
DESTACADOS DE HOY