¿Hay que lavarse las manos después de ir al baño? Qué dice la ciencia

El último estudio realizado halló que solo el 67% de las personas se lavan las manos antes de abandonar el sanitario.

 

Todos sabemos lo que se supone que debemos hacer después de ir al baño, pero más allá de eso, los científicos siguen investigando y dando recomendaciones. Es que, no todo el mundo lo cumple. El último estudio realizado halló que solo el 67% de las personas se lavan las manos antes de abandonar el sanitario.

 

"No importa qué hagas en el baño, siempre debes lavártelas", asegura Don Schaffner, profesor de ciencias alimentarias en la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, a 'Business Insider'. Hay que tener en cuenta que cada viaje que haces al baño implica entrar en el hábitat natural de los gérmenes. Aunque esté limpio, pueden sobrevivir durante mucho tiempo.

 

Aunque no lo parezca, la higiene personal y cotidiana se introdujo bastante tarde. No fue hasta el siglo XVIII cuando los médicos de la época vincularon la buena higiene de las manos para reducir las tasas de infección, que por aquel entonces, eran muy altas. Por ejemplo, el pionero de los procedimientos antisépticos, el histórico profesor Ignác Semmelweis percibió que cuando los médicos y estudiantes de medicina manejaban cadáveres antes de tocar a los pacientes en las salas de maternidad, las madres primerizas desarrollaban altas fiebres e, incluso, morían.

 

Generalmente, la enfermedad más común asociada a esta práctica desatendida es la diarrea, la cual mata a cerca de 525.000 niños menores de cinco años al año en todo el mundo. Las formas de contagio son el agua contaminada, la ingesta de alimentos contaminados o podridos, así como de persona a persona, "como resultado de una higiene deficiente", advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un mejor lavado de manos podría reducir las tasas de mortalidad por diarrea a la mitad y salvar a más de un millón de vidas cada año, según estiman los investigadores de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. En el caso de las enfermedades respiratorias, la cifra de muertos se vería reducida en un 16%.

 

Todos entramos en contacto con sustancias infecciosas o desagradables con regularidad, especialmente después de tocar pomos de las puertas de los baños públicos o incluso la pantalla de nuestros teléfonos móviles. Estas dos cosas tienen más probabilidad de estar más sucias incluso que el asiento de un retrete limpio, que normalmente alberga solo 50 bacterias por pulgada. Por ello, lavarse las manos en cualquier momento del día puede ayudar a detener la propagación de muchos tipos de bacterias, levaduras y virus. "Lo mejor que puedes hacer es lavarte las manos cada vez que sientas que pueden estar sucias", afirma el profesor Schaffner. En otras palabras, cada vez que veas un fregadero, aprovecha la oportunidad y lávatelas.

 

Consejos prácticos 

 

"La temperatura da igual", asegura Schaffner. Los estudios realizados sobre el tema ven una diferencia, por lo que si crees que al estar más caliente previene de más enfermedades, esto es falso. "Tómate tiempo con el jabón", recalca el profesor. Si lo remueves y extiendes durante cinco segundos, es suficiente, pero si lo haces durante un total de 20 segundos, ya ninguna bacteria se resistirá. Es más, los Centros para el Control de Enfermedades recomiendan tararear el "Cumpleaños Feliz" al menos dos veces. Por último, sécate bien antes de salir de la estancia. Este paso es clave porque unas manos mojadas transmiten más bacterias que las secas. "Si todavía las tienes mojadas y tocas la puerta del baño, es posible que la humedad ayude a transferir todas las bacterias.

DESTACADOS DE HOY