Anciano de Caucete: sigue internado y la Justicia dio un ultimátum al PAMI

La jueza de Paz intimó otra vez a la obra social. Si las autoridades no cumplen pueden ser arrestadas.

En el hospital. Marín sigue internado y a la espera de que PAMI se haga cargo de sus cuidados.

El caso del anciano de Bermejo que permanece internado en el hospital de Caucete sin que nadie se haga cargo, sumó un nuevo capítulo. La jueza de Paz de Caucete, Luciana Salvá volvió a intimar al PAMI para que se responsabilice del hombre que tiene 71 años, está amputado y no tiene familiares para que lo cuiden. La nueva intimación se dio luego de que las autoridades de la obra social prometieran, tras la primera intervención de la Justicia, que iban a trasladar al abuelo a un geriátrico. Esto nunca ocurrió y el hombre sigue en el hospital caucetero. Salvá dijo que en caso de que no se cumpla la nueva intimación, las autoridades pueden ser arrestadas.

"Se comunicó conmigo -el viernes pasado- la asistente social del PAMI informándome que había una cama disponible para el anciano de Bermejo, en un geriátrico del centro y que, definitivamente, se podía realizar el traslado. La trabajadora social de Caucete preparó el traslado y se comunicó con la gente del geriátrico para comentar que ya tenían todo listo para llevar al abuelo. Desde el geriátrico le respondieron que no lo iban a recibir", explicó la jueza, al comentar cómo fue el último episodio que desencadenó la nueva intimación. Además, dijo que este nuevo escándalo la llevó a poner nuevos plazos para que el PAMI cumpla. Dijo que el martes que viene, a más tardar, el señor Marín deber ser sacado del hospital y llevado a alguna institución que se haga cargo de los cuidados. Según Salvá, en caso de que PAMI no cumpla con la nueva orden las autoridades podrían ser detenidas por "incumplimiento de una orden judicial, bajo apercibimiento de imponer las sanciones previstas en el artículo 239 del Código Penal" que prevé arresto de entre 15 días y 1 año. Sanción que puede ser dispuesta por ella.

A la vez dijo que citó a una audiencia a las autoridades del PAMI, del hospital de Caucete y del geriátrico para que expliquen la situación.

Marín fue amputado hace 35 años, después de que se le infectara una herida en un pie. Es oriundo de Bermejo y siempre vivió ahí, pero últimamente su salud desmejoró. El anciano no tiene quién lo cuide, pues sus hermanos son mayores que él y sus sobrinos viven en Mendoza.

A pesar de su problema de salud está lúcido y habla sólo con un poco de dificultad. Estuvo internado en Caucete 60 días y luego se hizo cargo su hermana, pero el cuidado no fue bueno debido a que no lo puede movilizar. A los 15 días las asistentes sociales del hospital fueron a verlo y descubrieron que estaba peor que antes. Lo volvieron a internar porque se le infectaron las escaras de la espalda. Es por esto, que lleva casi 4 meses viviendo en una habitación del hospital, que sólo recibe a pacientes ambulatorios. En este contexto y tras pedir ayuda al PAMI en numerosas oportunidades, según dijeron desde el hospital, la familia y los médicos pidieron la intervención de la Justicia. La primera intimación fue hecha los primeros días de abril.

Lo último