El presidente Alberto Fernández participó hoy de la 63° Cumbre de Jefes de Estados del Mercosur y Estados Asociados, que se desarrolló en el Museo del Mañana, en la ciudad de Río de Janeiro. “Todos tenemos la misma voluntad de hacer fuerte el Mercosur”, dijo el mandatario junto a sus pares de Brasil, Luiz Inácio da Silva, de Uruguay, Luis Lacalle Pou, de Paraguay, Santiago Peña, y de Bolivia, Luis Arce Catacora.

Durante su discurso, el jefe de Estado dijo que “en el mundo está naciendo un nuevo debate geopolítico en el que se está poniendo en crisis la hegemonía estadounidense, que empezó claramente con el retiro de las tropas de Afganistán, y que siguió con la guerra de Rusia y Ucrania que involucró a toda Europa, en gran medida, a pesar de Europa”. 

Al describir el contexto internacional, el mandatario detalló que “Europa además está crujiendo, porque primero se rompió el Brexit, y la guerra de Ucrania y Rusia los ha puesto en una situación realmente incómoda porque no sólo perdieron a su principal proveedor de energía que era Rusia, perdieron también a uno de los grandes proveedores de alimentos que era Ucrania”.

Señaló que a nivel global “ya no hay más una guerra ideológica y lo que se avecina es una enorme guerra comercial con dos protagonistas: uno que no quiere ceder y se siente más débil, que son los Estados Unidos, y otro que se siente potente, que es China”  y que “se presenta como el líder del multilateralismo”.

El Presidente explicó además que con la incorporación de Argentina, Egipto, Etiopía, Arabia Saudita, Irán y Emiratos Árabes Unidos, los BRICS pasaron a representar al 44 por ciento  de la población mundial y el 36 por ciento del Ingreso Bruto Mundial. Es así que afirmó: “Los BRICS hoy pesan más que el G7”.

El jefe de Estado indicó que “en este mundo convulsionado y conmocionado” el pacto del Mercosur con la Unión Europea “es un acuerdo, geopolíticamente hablando, imprescindible para no quedar atrapados en la bipolaridad de China y Estados Unidos”.

"Pero que sea imprescindible exige que nos sirva a todos, que es un pacto donde todos ganemos, porque si va a ganar uno y el resto va a perder ese no es un buen pacto”, remarcó.

En el mismo sentido, el Presidente se manifestó sobre un acuerdo entre el bloque regional y China, y dijo: “Yo me voy del gobierno con una sincera e inmensa gratitud con Xi Jinping porque cada vez que lo necesité estuvo al lado mío, y me ayudó una y varias veces. Cuando empezó la pandemia mandándome insumo, cuando transcurrimos la pandemia mandándome vacunas, cuando teníamos que hacer frente ante la carencia de dólares a las importaciones, cuando tuvimos que pagarle al Fondo y no teníamos dólares, siempre estuvieron  Xi Jinping y China ayudándome, con lo cual yo creo que nosotros deberíamos avanzar con China en un acuerdo con Mercosur pero que atienda todas las realidades”.

El jefe de Estado indicó que con la incorporación de Argentina a los BRICS es posible “generar un escenario para ver cómo podemos lograr esos acuerdos, pero existen situaciones muy asimétricas y hay  que ponerse a trabajar algún día a ver cómo resolverlas” y “es eso tenemos que trabajarlo juntos”.

Además, el Presidente se refirió a la situación de la hidrovía Paraná-Paraguay, y dijo que para promover la integración “es absolutamente cierto que los puertos en el Atlántico están en Montevideo y en  Buenos Aires,  y que la hidrovía también en gran medida pasa por Argentina, lo que no logro entender es porqué se niegan a pagar peaje”, si el país tiene que mantener el permanente dragado del fondo el lecho del río Paraná y Paraguay, de los puertos, y el balizamiento. “Que la Argentina pague todo y que los demás lo usen y no paguen nada no me parece justo”, reflexionó.

Llamó, además, a seguir impulsando la Unasur, a analizar el rol de la Organización de Estado Americanos (OEA) en la región, a reformular los organismos multilaterales de crédito, con foco en las sobre tasas del FMI, y convocó a levantar los bloqueos a Cuba y Venezuela. 

Por último, se refirió al conflicto entre Venezuela y Guyana y dijo: “No está bien. Porque hay una cosa que tiene Latinoamérica que lo diferencia de todo el mundo. Tal vez sea la única región de paz que tiene América. Y no debemos dejar que eso se pierda. Con lo cual, todo esfuerzo que podamos hacer, para acercar posiciones, hagámoslo”.

El presidente Alberto Fernández insistió en que “está pasando de todo en el mundo” y mostró su preocupación porque “todavía no sabemos hasta donde llega y hasta dónde escala el conflicto de Israel” en el que hay “20 argentinos  secuestrados por Hamas”.

Además, durante la Cumbre, se realizó la ceremonia de firma y entrega de la Carta de Ratificación de Adhesión del Estado Plurinacional de Bolivia al Mercosur, y se suscribió el Acuerdo de Libre Comercio entre el bloque regional y Singapur.

El presidente Alberto Fernández estuvo acompañado por el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, y la secretaría de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca Bocco.