La inédita protesta de la Policía Bonaerense por mejores salarios y mejoras laborales le entregó en bandeja de plata al presidente Alberto Fernández la posibilidad de hacer algo que viene pensando desde hace largo rato: quitarle recursos a la Ciudad de Buenos Aires, distrito que gobierna la oposición. Ayer, en medio de la escalada de la protesta de policías en la provincia de Buenos Aires, que llevaron sus descontento a las puertas de la Quinta de Olivos, el Presidente anunció la quita de 1 punto de la Coparticipación Federal de Impuestos de la Ciudad para financiar el aumento salarial que reclaman los uniformados en la provincia que gobierna, Axel Kicillof.

El recorte que afectará a la Ciudad es de 40 mil millones de pesos anuales, según los cálculos del gobierno bonaerense.

En las últimas semanas, Alberto, en diferentes actos había lanzado una amenaza encubierta sobre los recursos de la CABA. Considera que la Ciudad tiene lo que le falta al interior del país, y en ese sentido, se manifestó a favor de reducir esos fondos para llevar más al resto de las provincias. "Un país más federal", propuso el Presidente a lo que el Jefe de Gobierno porteño respondió: "Hay que nivelar para arriba, nunca para abajo".

Igual, la suerte del segundo distrito del país, está echada.

El anuncio de Alberto Fernández se consumó en la tarde-noche de ayer después de que convocara a los intendentes del conurbano bonaerense a la Quinta de Olivos para mostrar unidad y fortaleza política, que había quedado en entre dicho tras casi 72 horas de protesta policial.

Luego de un día cargado de tensión, Alberto Fernández realizó un mensaje junto a un importante número de dirigentes de todo el arco político para repudiar que la protesta se haya trasladado a la puerta de la Quinta de Olivos.

Este accionar de los policías fue condenado por todos los sectores, incluso la oposición.

"Todos los que estamos aquí queremos ir resolviendo los problemas pero vamos a hacerlo cumpliendo las reglas y respetando la instituciones. Este no es el modo, de verdad se los digo. Espero que reflexionen y cesen con esta mecánica", expresó el Presidente al abrir su discurso.

Horas antes, Alberto se había dirigido a la protesta con una fuerte frase: "Los problemas se resuelven frontalmente y no escondidos en patrulleros, tocando sirenas".

En su mensaje en Olivos, Alberto afirmó: "Quiero que sepan que soy un hombre de diálogo. La política es diálogo. Es el mecanismo que tenemos que fortalecer seriamente para avanzar en la Argentina que se viene. Escucho los reclamos, las necesidades de la gente, todo me preocupa porque sé que venimos y estamos en un tiempo difícil. Atender reclamos es parte del diálogo".

Y añadió: "Pero creo que todo reclamo tiene un modo y no vale cualquier cosa a la hora de reclamar. No todo está permitido. Cuando estamos en medio de una pandemia hay ciertas actividades que deben seguir adelante más allá del reclamo justo que hacen quienes tienen que cumplir esa tarea tan importante".

También se refirió a las consecuencias de la protesta: "En el Gran Buenos Aires hemos visto tareas activas de algunos miembros y retirados que no entiendo qué hacían allí. Nos preocupa ver tantos policías y patrulleros que dejan de circular y de este modo dejan en estado de indefensión a muchos ciudadanos".

Luego de esto, el jefe de Estado anunció la creación de un Fondo de Fortalecimiento Financiero Fiscal por el cual le quita un punto de la coparticipación a la Capital Federal y se lo transfiere a la provincia de Buenos Aires. Le quitará más de 30 mil millones de pesos.

"Tenemos que buscar los recursos en una situación fiscal complicada. Porque no sólo recibimos una economía complicada en diciembre, sino que todo se hizo más complejo con la pandemia. Estamos derivando muchos recursos del Estado a los sectores más desprotegidos", afirmó el Presidente, con la intención de explicar el motivo por el que decidió sacarle un punto de coparticipación al territorio que actualmente gobierna Horacio Rodríguez Larreta.

La lógica Alberto

El Presidente justificó su decisión de quitar recursos a la Ciudad al comparar entre los dos distritos y señaló que mientras el ingreso per cápita familiar mensual fue en 2019 de $29.065 en la Ciudad, en la Provincia fue de $15.660.

>> 9 provincias ya salieron a dar aumentos

Los gobiernos de Santa Fe, Córdoba, La Rioja, Misiones, San Luis, Mendoza, Catamarca, Chaco y Tucumán anunciaron en los últimos días aumentos salariales, bonos y ascensos para las fuerzas policiales, al tiempo que efectivos de Buenos Aires, Chubut y Río Negro protagonizaban reclamos y en Jujuy y Corrientes se registraron marchas minoritarias.

El Gobierno de Santa Fe anunció ayer que trasladará al personal policial de la provincia el aumento salarial acordado con el resto de los estatales, del orden del 20 por ciento para las categorías más bajas, y el incremento de una serie de suplementos y compensaciones que perciben los integrantes de la fuerza de seguridad.

En Córdoba, el Gobierno de la provincia dispuso ayer un aumento del 35% en el valor de las horas adicionales para los integrantes de la Policía provincial.

Por su parte, el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, aseguró ayer: "No hay malestar en la Policía de Mendoza", al ser consultado sobre la situación de la fuerza en esta provincia cuyana.

En La Rioja, el gobernador Ricardo Quintela anunció esta semana que pagará bonos salariales extra hasta diciembre para policías, penitenciarios y personal de la salud en el contexto de la pandemia de coronavirus.

En Tucumán se dispuso ayer diversos ascensos en la policía local que alcanzan a más de 1.300 efectivos, según se informó oficialmente.

En San Luis, el Gobierno anunció para las próximas horas un "incentivo a la productividad" para la policía provincial, sin que se diera a conocer aún el monto de ese aumento ni cuándo se daría a conocer el decreto correspondiente. En tanto, en Catamarca, y luego de alguna protesta, el Gobierno local ofreció un bono de 9 mil pesos y el recambio de autoridades; y en Chaco, el gobernador Jorge Capitanich informó que otorgarán beneficios salariales al sector.

El primer reclamo salarial de una policía provincial se resolvió hace una semana en Misiones, cuando el Gobierno local otorgó un incremento salarial después de tres días de conflicto.