La noticia de que el grupo BRICS que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica aprobó el ingreso de Argentina y otros cinco países, entre ellos Irán, atravesó el debate en la vigésima edición de la versión argentina del Consejo de las Américas con el rotundo rechazo a integrar el bloque de dos de los principales candidatos presidenciales. El libertario Javier Milei fue tajante al afirmar que "nosotros no nos vamos a alinear con comunistas", mientras que la candidata de Juntos por el Cambio (JxC), Patricia Bullrich, aseguró que si llega a ganar las elecciones generales de octubre próximo, su gobierno "no formará parte del bloque de los BRICS". También hubo rechazo por parte de empresarios que consideraron "confuso el mensaje del gobierno en este sentido" .

Así, una confirmación largamente buscada durante la gestión de Alberto Fernández sacudió el tablero político y abrió interrogantes sobre si finalmente Argentina salta a BRICS ya que sólo un triunfo del oficialismo garantiza que el país efectivamente integre el grupo a partir del 1 de enero de 2024.

El BRICS dio ayer un paso histórico al acordar el ingreso en el bloque de Argentina, Arabia Saudí, Egipto, Etiopía, Emiratos Árabes Unidos e Irán, en un intento de sumar fuerzas y contrarrestar la hegemonía mundial de Occidente. Al tiempo que busca generar un escenario concreto para el comercio entre los socios promoviendo el uso de las monedas locales para dejar la dependencia del dólar, una de las principales motivaciones de Argentina.

Pero esta noticia muy celebrada por Alberto Fernández, sus ministros, el PJ orgánico, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, etc., chocó de frente en el foro político y económico donde los candidatos expusieron sus principales lineamientos para un eventual gobierno a partir del 10 de diciembre.

Bullrich aseguró que si llega a ganar las elecciones, su gobierno no formará parte del bloque de los BRICS, mientras que el exmandatario Mauricio Macri coincidió con su postura y expresó que "compromete" al país porque se compartirá un espacio geopolítico con Rusia y "nada menos que con Irán".

Bullrich argumentó su rechazo citando la dramática invasión de Rusia a Ucrania y que la invitación a sumarse a los BRICS incluyó a Irán, un régimen apuntado como "cuna del terrorismo árabe", con quien Argentina mantiene una herida abierta profunda por los ataques terroristas contra entidades judías que el país sufrió en 1992 (atentado a la embajada de Israel) y 1994 (atentado contra la sede de la AMIA), el mayor atentado terrorista en la región con un saldo de 85 muertos.

"Creemos en un orden internacional basado en reglas para preservar la paz y el respeto al derecho internacional; Argentina bajo nuestro gobierno no va a estar en BRICS", resumió Bullrich.

Por su parte, Milei, el vencedor de las PASO, afirmó: "Nosotros no nos vamos a alinear con comunistas". Aclaró que su alineamiento internacional es con Estados Unidos e Israel, aunque destacó la libertad del sector privado para realizar acuerdos comerciales.

Al hablar de su propuesta geopolítica ante los empresarios, el líder de La Libertad Avanza (LLA), indicó: "Somos defensores de la paz, del libre comercio, somos defensores de la democracia y sobre todas las cosas somos defensores de la libertad, y eso implica un claro alineamiento de geopolítica, que incluye a EEUU e Israel". "Nosotros no nos vamos a alinear con comunistas", agregó en referencia al ingreso de la Argentina al grupo de los BRICS, anunciada por la mañana.

* Crítica empresarial

Marcelo Elizondo, miembro de la Cámara Argentina de Comercio, advirtió que "están entrando a los BRICS países que no son democracias virtuosas como Irán y Arabia Saudita. Al Gobierno le quedan tres meses, no es el momento para plantear una alianza de este tipo", cuestionó.

> Un ingreso que gestionó Massa

El ingreso de la Argentina a los BRICS abre un mercado de preferencia de 3.200 millones de consumidores y una alternativa de financiamiento para el país a los tradicionales organismos multilaterales, como el FMI.

"Los BRICS en base a su enorme peso institucional y financiero juegan un papel determinante en la exigencia de diseñar una arquitectura financiera mundial", destacaron desde Presidencia, una vez anunciado el ingreso de Argentina a este bloque, objetivo que el ministro de Economía y candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, gestionó e impulsó durante su viaje realizado a fines de mayo a China.

Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica representan a nivel mundial más del 42% de la población, el 30% del territorio, el 23% del producto bruto y el 18% del comercio. Estos cuatro países contribuyen con el 16% de las exportaciones y el 15% de las importaciones mundiales de bienes y servicios.

> Un mercado para catorce provincias

Para Argentina, tres de los primeros cinco socios comerciales son países de los BRICS, Brasil, China e India, según las cifras del Indec. Pero además, más de la mitad de las provincias argentinas tiene como socio principal a un integrante de los BRICS. Así, Jujuy, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, Catamarca, Entre Ríos, San Luis y La Pampa tienen como principal socio comercial a China; mientras que Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y La Rioja, a Brasil; y Santa Fe y San Juan, a India.

De acuerdo con un análisis de la Bolsa de Comercio de Rosario, la participación de estas en el comercio exterior argentino representa 86,35%. En conjunto, la participación de los BRICS en el comercio exterior argentino significa más de 30% del total exportado. Brasil es el principal socio de la Argentina, con el 17%, principalmente de trigo, cebada, maíz, vehículos, aceite crudo de petróleo, carne, vinos. China es el segundo con el 8%.

  • Llamó "héroes" a empresarios y les hizo una promesa

Eje en el ajuste. Milei expuso su programa de gobierno con achique del Estado.

En su exposición ante los empresarios del Consejo de las Américas, Javier Milei criticó la intervención del Estado en la economía y abogó por la propiedad privada como solución al conflicto entre necesidades infinitas y recursos finitos. Afirmó que el Estado está sumergiendo al país en la miseria y propuso un "verdadero cambio de verdad" a través de su programa económico, que visualiza como un proceso de 35 a 40 años.

Milei les habló de frente a los empresarios presentes en el evento y los catalogó como héroes, porque "si ganan plata, le arreglan la vida a la gente". "Muchachos son ustedes, son quienes tienen que poner a la Argentina de pie. Yo me comprometo a sacarles al Estado de encima", gritó el libertario.

El economista hizo gala de su estilo característico al tocar un tema candente y compartir su perspectiva sin rodeos. Aunque su discurso fue recibido con cierta cautela por parte del público, Milei recibió algunos aplausos al mencionar su relación con la humorista Fátima Florez y su posición sobre el ingreso de Argentina a los BRICS.

El diputado nacional y candidato a presidente por La Libertad Avanza precisó que su programa económico incluye, entre otras medidas, una reforma del Estado y laboral, la eliminación de los subsidios y del cobro del impuesto a las Ganancias, junto con la privatización de empresas públicas.

Son parte de lo que denominó como "reformas de primera generación", en un esquema de cambio radical de la administración del Estado que, aseguró, puede demorar "entre 35 y 50 años".

"En principio estamos hablando de bajar gastos, de bajar impuestos y de eliminar regulaciones", sintetizó el candidato. "El primer elemento de la reforma del Estado es una reforma a la Ley de Ministerios. Nos vamos a quedar solamente con ocho ministerios: Economía, Relaciones Exteriores, Infraestructura, Capital Humano, Seguridad, Justicia, Defensa y del Interior", dijo Milei.

La idea forma parte de "una drástica reducción del gasto público" que incluye "terminar con la obra pública" , que buscará ser reemplazado por un esquema de iniciativa privada para las obras de infraestructura.

El esquema planteado por el candidato incluye eliminar las transferencias que se hacen desde el Poder Ejecutivo hacia las provincias y los subsidios económicos. En esa línea, propuso "extender para toda la economía la eliminación del impuesto a las Ganancias". También dijo que pretende "avanzar en la privatización de las empresas públicas".