El juez federal Claudio Bonadio le concedió la exención de prisión a Florencia Kirchner. Contestó así a un pedido de la ex presidente Cristina Kirchner, que había sido avalado por el fiscal Carlos Rívolo. Florencia, Máximo y Cristina Kirchner fueron citados a declaración indagatoria la semana que viene en el marco del expediente iniciado por el caso Los Sauces.

 

Este viernes, la ex jefa de Estado había asegurado en redes sociales que tenía información que indicaba que Bonadio tenía previsto detener a su hija. Semanas atrás, quien había planteado la posibilidad de la detención de los hijos de la ex jefa de Estado y de la propia dirigente fue Luis D'Elía, quien convocó a las organizaciones sociales que respaldan al kirchnerismo a proyectar un plan de contingencia.

 

"Yo tengo un olfato táctico que me ha dado la calle. El 6 la citan a Florencia y a Máximo. Y el 7 a la mamá. A mí me resulta raro todo esto y no me extrañaría que los tres vayan presos. Tengo la intuición de que van a meter presa a Cristina y a sus hijos", aseguró Luis D'Elía durante su programa en Radio Rebelde.

 

El "plan de contingencia" que imagina D'Elía incluye a "millones de militantes kirchneristas" que tienen que estar preparados para saber cómo reaccionar ante la posibilidad de que la ex jefa de Estado fuese encarcelada. Si bien no quiso ahondar en detalles por temor a la reacción de la Justicia -dijo-, adelantó que la manifestación será similar a la del 17 de octubre del 1945, con "centenares de miles de personas" movilizándose para exigir la liberación de la ex mandataria. "Paro general, acciones militantes en todos los lugares de la Argentina, piquetes", ejemplificó.

 

El juez Claudio Bona

dio

 

Los Sauces S.A. es una inmobiliaria de la familia de la ex Presidente que tiene algunos antecedentes que llamaron la atención de la denunciante, la diputada Margarita Stolbizer, y del fiscal que interviene en el expediente, Carlos Rívolo. Por ejemplo, en su historial registra sólo dos empleados -uno de ellos es el jardinero de CFK-, no cuenta con una oficina o sede de operaciones y en sus balances no se registraron movimientos financieros entre 2006 y 2009, cuando se realizó una inversión de $9.625.000.

 

Si bien la causa se inició por una presunta falsificación de documentos, el expediente tomó un rumbo propio y ahora el juez Bonadio investiga la comisión de delitos más graves como lo son el "cohecho" (pago de coimas) y el lavado de activos.

 

El lunes está previsto que concurran a los tribunales los hijos de Cristina Kirchner, Máximo y Florencia, y el martes será la propia ex jefa de Estado la que tendrá la posibilidad de defenderse.

 

La pericia contable arrojó que Los Sauces tuvo sólo dos inquilinos privilegiados: los empresarios Lázaro Báez (86% de la facturación) y Cristóbal López. Ante la ausencia en la mayoría de las transacciones de documentación respaldatoria, una de las hipótesis de la investigación es que los empresarios giraban dinero a los Kirchner a través de pagos por alquileres, como una suerte de devolución de favores a partir de negocios realizados con las obras públicas que el anterior gobierno les adjudicaban.