Cristina Kirchner informó hoy que le envió cartas documento al presidente Mauricio Macri y al expresidente español Felipe Gónzalez para que "ratifiquen o rectifiquen" la información publicada hoy en el "Panorama empresarial" de Marcelo Bonelli en Clarín, cuyo título dice que "los inversores quieren saber cuándo la Justicia pondrá presa" a la exmandataria.

 

En su cuenta de Twitter, Cristina muestra ambos documentos fechados en Río Gallegos en los que se intima a Macri y González para que en 24 horas digan si es cierto o no lo que se cuenta en la columna, "dado que el episodio relatado reviste una inusitada gravedad institucional".

 

Mauricio Macri saluda a Felipe González

 

"Debo aclarar que mi interés por conocer la verdad de lo sucedido no se relaciona, como ya lo manifesté en reiteradas ocasiones, por temor a que una medida de esas características, por cierto absolutamente ilegal, sea tomada en mi contra", señala CFK.


La exmandataria afirma que "el pueblo argentino tiene el derecho de saber si el Presidente de la Nación cumplió con los deberes a su cargo, de rechazar manifestaciones que, como ocurre en el caso, importan además de un extorsión sin precedentes la intromisión indebida en asuntos internos, además de exclusivo resorte de la justicia".

 

 

A Felipe Gónzalez, exlíder del socialismo español, le dice: "Me cuesta imaginar la escena de un expresidente de un Gobierno democrático extorsionando a un Presidente en ejercicio de otro país democrático para que vaya presa otra expresidenta, de ese mismo país, bajo la amenaza de que de no suceder eso no habría inversiones económicas".

 

 

También Cristina sostuvo: "En la nota se describe una reunión a solas entre ambos, en la cual se discutió el interés de 'empresarios españoles' por conocer cuándo sería privada de mi libertad ya que de tal situación dependería el ingreso a nuestro país de inversiones".

 

"Según Clarín, la amenaza que le hiciera González fue: 'Nadie va a invertir en Argentina hasta que Cristina sea juzgada y condenada' y le reclamó, cito textual: '¿Por qué no va presa Cristina Kirchner?', '¿Cuándo va a ir presa Cristina?'".

 

 

El disparador de la polémica, que también generó réplicas del exfuncionario Oscar Parrilli y el bloque de diputados del Frente para la Victoria, fue el panorama publicado por Marcelo Bonelli hoy en Clarín.

 

Dice la nota: “'Presidente: ¿por qué no va presa Cristina Kirchner?'. La directa pregunta fue de Felipe González y ocurrió en un encuentro a solas con Mauricio Macri. Al ex jefe de Gobierno español no lo convenció la respuesta llena de evasivas y prudencia. González entonces cambió la pregunta, pero insistió con la cuestión: "¿Cuándo va a ir presa Cristina?'."