La polémica por los folletos del municipio de Morón que brindaba consejos sobre cómo consumir drogas de manera responsable llegó ayer a la Justicia con la presentación de dos denuncias contra el intendente peronista Lucas Ghi, por incentivar el consumo de estupefacientes.

La primera de las presentaciones fue realizada por el abogado Fernando Sarabozo, mientras que la otra la hizo el diputado de Juntos por el Cambio Waldo Wolff.

Las dos apuntan contra el jefe comunal, y otros funcionarios de la Dirección de Juventudes, quienes estuvieron a cargo de la organización del festival cultural, recreativo y gastronómico para toda la familia que terminó en un escándalo por la difusión del folleto sobre "consumo responsable de drogas".

"Los funcionarios públicos no deben incentivar este tipo de conductas nocivas para la salud, ni naturalizarlas, todo lo contrario, su accionar debe estar dirigido a que se eviten. Es sugestiva esta recomendación a personas que transitan el camino de las drogas y de alguna forma son esclavos de estas adicciones", sostiene el escrito presentado por el letrado Sarabozo ante el Juzgado Federal 1´ a cargo del juez Martín Ramos. La denuncia argumenta que el intendente Ghi y sus funcionarios se enmarca dentro del artículo 28 de la Ley 23.737, que expresa: "El que públicamente imparta instrucciones acerca de la producción, fabricación, elaboración o uso de estupefacientes, será reprimido con prisión de 2 a 8 años".