Desarrollo. Peña destacó la ‘convicción de que las cosas que planteamos van en línea con lo que hicieron los países más desarrollados del mundo’.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, señaló ayer que el mercado internacional descree de la ‘voluntad de pago de Argentina’ porque duda de ‘sectores que agitan soluciones mágicas que fracasaron’.


‘El mercado no duda de la capacidad de pago (de la deuda), duda de la voluntad de pago porque todavía hay algunos sectores económicos que agitan irresponsablemente soluciones mágicas que fracasaron. Eso aumenta el riesgo en un año electoral y hasta que Argentina decida en octubre cuál es el camino a recorrer’, afirmó el funcionario, en un tiro por elevación al kirchnerismo.


Durante su informe ante el Senado, Peña pidió ‘salir de este pantano, de ser los más vivos del barrio’ porque ‘ya no le creen más a la Argentina’. ‘Esta crisis nos pegó más a nosotros porque el resto de los países resolvió sus problemas macroestructurales, convergieron hacia el equilibrio fiscal y al tipo de cambio competitivo’, aseguró.


El funcionario agregó que ‘Argentina es uno de los países más incumplidores de la historia’. Asimismo, reconoció que el Gobierno muestra ‘cifras que son peores que hace un año y que todavía son altas’. ‘La buena noticia es que esta vez estamos saliendo de esta crisis, resolviendo los problemas estructurales’, afirmó Peña, para luego aseverar: ‘Hoy estamos en tierra más firme que en 2015’.


Peña comparó la crisis actual con la del Tequila, en los años 90, que ‘generó un desempleo de 18 puntos’. ‘Eso hoy no pasa porque hay un tipo de cambio flotante que nos permite cuidar el empleo’, enfatizó.


Por otro lado, le reclamó a la oposición que a partir del próximo año, sea cual fuere el partido político que se haga cargo del Gobierno nacional, se deben ‘celebrar y sostener ciertos acuerdos básicos’, como sostener el tipo de cambio competitivo y eliminar el déficit.
‘Si pretendemos hacer campaña electoral enarbolando miedo y angustia, en el mejor de los casos, si ganan, tendrán los mismos problemas o mucho peores porque habremos destruido confianza entre nosotros mismos’, sentenció. Además, enumeró que la inflación promedio fue del 62,6%, que la Argentina tuvo una recesión cada tres años y que desde 2011 el Producto Bruto Interno no crece. ‘Estamos entre los diez países del mundo que más veces incumplieron con su deuda’, señaló. Télam