Desgarrador. Un productor de La Pampa muestra una vaca que pereció por el fuego. Todavía no sabe a ciencia cierta cuántas cabezas de ganado perdió. Con un camión jaula ya comenzó a retirarla de sus campos.  <

/figcaption>

 


Las inclemencias climáticas de lluvia y fuego que afectan a Santa Fe, La Pampa, Buenos Aires y Río Negro suman más de 3 millones de hectáreas productivas comprometidas y la mortandad de más de 80 mil cabezas de ganado, lo que supera pérdidas por más de 3.000 millones de dólares, según estimaciones de funcionarios y productores.


Por las inundaciones que afectan la provincia de Santa Fe, el ministro de Producción, Luis Contigiani, informó que las pérdidas en los campos de la provincia a causa del temporal, son preliminarmente de ‘780 millones de dólares‘.‘Casi un millón de hectáreas se encuentran afectadas en la parte agrícola. Estas afectaciones van a depender de cómo evolucione la crisis para saber si son parciales, totales o moderadas‘, dijo el ministro.


Las inundaciones también golpearon la zona productiva de Buenos Aires que suma un agravante: la sequía en otras sectores agrícolas. Por esta situación, la Bolsa de Cereales anunció que 300 mil hectáreas del sudeste bonaerense no van a poder implantarse con soja por la falta de humedad, lo que implica una pérdida promedio de casi 300 millones de dólares. Al efecto de la sequía se suman ‘entre 185.000 y 190.000 hectáreas afectadas‘ por los incendios forestales en el sur de la provincia‘, según señaló ayer el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís. Ese escenario motivó aportes por 300 millones de pesos por parte del Estado provincial.


La situación más complicada es la de los incendios en La Pampa y Río Negro, con 800.000 y 530.000 hectáreas comprometidas por el fuego, respectivamente. Según Carbap, las pérdidas en La Pampa no se pueden calcular con certeza aún, pero van a sumar varios cientos de millones de dólares.


En la provincia de Río Negro la estimación del Gobierno provincial da cuenta de que se quemaron 530.000 hectáreas en la zona comprendida por los departamentos de Pichi Mahuida, Conesa y Adolfo Alsina, lo que en la zona ganadera, representa el 20% de la superficie en la provincia.


Según la gobernación, son unos 150 productores afectados y se están realizando evaluaciones sobre el daño de alambrados, corrales y aguadas, para ver de qué manera puede recomponerse toda esa infraestructura.


En cuanto a la mortandad de animales, se habrían detectado unas 100 o 120 madres muertas. No es un número significativo relacionado con la cantidad de animales‘, sostuvo al respecto el gobernador, Alberto Weretilneck.


La situación más grave se da en La Pampa, donde ayer se decretó la Emergencia hasta el 30 de junio del 2017, a partir de la situación generada por los incendios en el sudoeste de la provincia, que hasta el momento quemaron unas 100.000 hectáreas, a lo que se suman pérdidas millonarias por la mortandad de más de 70.000 animales vacunos, infraestructura y alambrado. En este contexto desolador, la provincia destinará $50 millones para créditos blandos con una tasa del 12% para quienes tengan que comprar forraje y reparar la infraestructura de sus campos.

Tamberos en crisis

Las lluvias caídas en Córdoba complicaron la situación de los tamberos. El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) advirtió ayer que en la cuenca lechera del noreste de la provincia de existen 135 tambos afectados por las inundaciones y que por este motivo están produciendo al 50 por ciento de su capacidad.

 

Otro incendio movilizó a decenas de vecinos


Cuerpo a cuerpo. Con tarros, baldes y hasta una conservadora de hielo en desuso, los vecinos transportaron el agua para sofocar el incendio. Una mano clave para ayudar a los bomberos. 


Un incendio de importantes proporciones destruyó ayer una fábrica de colchones y una vivienda lindera en Avellaneda, donde trabajaron unas veinte dotaciones para sofocar el fuego, hubo que evacuar a vecinos y personal de bomberos fue asistido por principio de asfixia. El siniestro, cuya columna de humo negro de 10 metros de altura pudo verse desde varios puntos de la Capital Federal y el conurbano, se produjo por una cortocircuito alrededor de 12.30 en el predio que la fábrica de colchones Simmons tiene en Heredia al 600, en la localidad de Gerli, a pocas cuadras de un shopping y en inmediaciones de un asentamiento con viviendas precarias. 


Precisamente los vecinos de la zona fueron clave para que el siniestro no se propagara a otras viviendas.

Expontáneamente, con todos los recipientes que encontraron a la mano, transportaron mediante una cadena humana, miles de litros de agua para volcarlos sobre la boca del fuego. Hombres, mujeres y niños batallaron durante horas codo a codo con los bomberos para sofocar el incendio. Una pileta que sirve de refresco a los niños fue protagonista ya que desde allí sacaron el agua que ayudó a extinguir el fuego.