Hoy  se cumplen 30 años de la segunda visita de Juan Pablo II a la Argentina. Ocurrió entre el 6 y el 12 de abril de 1987 y fue la última vez que visitó la Argentina, en una gira federal que incluyó su paso por Buenos Aires, Bahía Blanca, Viedma, Mendoza, Córdoba, Tucumán, Salta, Corrientes, Paraná y Rosario.

 

En esa semana, el Pa­pa es­tu­vo en las nue­ve ciu­da­des del in­te­rior, que se cons­ti­tu­ye­ron en escenario rei­te­ra­dos del fer­vor des­per­ta­do por la pre­sen­cia del ilus­tre via­je­ro.

 


En las tri­bu­nas del pe­re­gri­na­je, el Pa­pa di­ri­gió 26 men­sa­jes pas­to­ra­les y reu­nió a ca­si cuatro mi­llo­nes de per­so­nas. Sus discursos no elu­die­ron nin­gún te­ma de es­tos tiem­pos, aun los más con­flic­ti­vos, y en la plu­ra­li­dad de tan­tos tra­ta­mien­tos man­tu­vo in­có­lu­me su lí­nea pas­to­ral, teológica y evan­gé­li­ca.

 

El extenso pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des com­pren­dió, ade­más de las mul­ti­tu­di­na­rias ce­le­bra­cio­nes públicas, con­tac­tos par­ti­cu­la­res con obis­pos, sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos, lai­cos con­sa­gra­dos y agentes de pas­to­ral; di­plo­má­ti­cos, po­lí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas y tra­ba­ja­do­res, cam­pe­si­nos, in­mi­gran­tes, en­fer­mos, abo­rí­ge­nes, em­pre­sa­rios, re­pre­sen­tan­tes de otras con­fe­sio­nes re­li­gio­sas y del mun­do cul­tu­ral.

 


No­tas dis­tin­ti­vas de sus men­sa­jes fue­ron las ca­te­que­sis so­bre la vi­da, la uni­dad fa­mi­liar, la paz, el amor, la jus­ti­cia, la re­con­ci­lia­ción, la dig­ni­dad del hom­bre y la evan­ge­li­za­ción.

 

Acos­tum­bra­do a dis­fru­tar del diá­lo­go con los jó­ve­nes, el Pon­tí­fi­ce vi­vió en sus úl­ti­mas ho­ras en el país aca­so los má­xi­mos acon­te­ci­mien­tos de su iti­ne­ra­rio pe­re­gri­no. En la no­che del sá­ba­do 11 se rea­li­zó el En­cuen­tro con los Jó­ve­nes y al día si­guien­te, Do­min­go de Ra­mos, pre­si­dió la III Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud.

 


Du­ran­te largas ho­ras, la mul­ti­tud cu­brió la ave­ni­da 9 de Ju­lio des­de San­ta Fe -en ese lu­gar se le­van­tó un gi­gan­tes­co al­tar- has­ta va­rias cua­dras más allá del Obe­lis­co.