El Índice de Precios al Consumidor (IPC) nacional subió 4,9% en noviembre y así marcó una fuerte desaceleración respecto al 6,3% de octubre, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La inflación quedó por debajo del 5% por primera vez desde febrero pasado (4,7%). De esta forma, el IPC acumuló en los once primeros meses del año un alza de 85,3% y entre noviembre de este año e igual mes del 2021 alcanzó un incremento de 92,4%. La inflación más alta en el año y de toda la gestión del presidente Alberto Fernández sigue siendo la de julio, cuando llegó a 7,4%.

Fuentes del Ministerio de Economía, que conduce Sergio Massa, señalaron a la agencia oficial de noticias Télam que se espera que este 4,9% marque una tendencia durante el primer cuatrimestre del año siguiente.

El Relevamiento de Expectativas de Mercado publicado a principio de mes por el Banco Central calculaba que para noviembre la inflación podía ser de 6,1%, aunque el Gobierno esperaba que la misma se establezca en algo más de 5%.

Según fuentes oficiales, el impacto de algunas de las políticas y acuerdos de precios que se vienen implementando desde el Palacio de Hacienda habrían permitido, por ejemplo, que el segmento alimentos sea el de menor crecimiento de los 12 rubros del Indec.

La división de mayor aumento en el mes fue el rubro Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (8,7%), dentro de la que se destacó el incremento de los servicios de electricidad y gas a raíz de la segmentación de tarifas en todo el país.

Le siguieron en importancia en noviembre el rubro Comunicación (6,4%), sobre la que incidió principalmente la suba de los servicios de telefonía e internet, y Bebidas alcohólicas y tabaco (6,3%), cuyo mayor impacto se dio por el aumento de los cigarrillos.

También por encima del nivel general del 4,9% se ubicaron Transporte (6,1%), Bienes y servicios varios (5,8%), Restaurantes y hoteles (5,5%), y finalmente Equipamiento y mantenimiento del hogar (5,4%).

Por debajo de ese nivel general del mes estuvieron Prendas de vestir y calzado (4,5%), Recreación y cultura (4,2%), Salud (4,1%), Educación (3,8%) y Alimentos y bebidas no alcohólicas (3,5%).

Se destacó al interior de la división de alimentos la suba de Frutas; Aguas minerales, bebidas gaseosas y jugos; y Pan y cereales; en tanto Verduras, tubérculos y legumbres registró una baja en la mayoría de las regiones.

En Cuyo, la inflación fue de 4,9%. En Gran Buenos Aires, el precio del Pan y cereales subió en noviembre 5,9%, la Leche, productos lácteos y huevos 5,6%, y Azúcar, dulces, chocolate, golosinas, tuvieron un incremento de 4,6%

En tanto, Carnes y derivados registraron alzas de 0,9%, Aceites, grasas y manteca un 0,6%, Frutas el 13,5% mientras que las Verduras, tubérculos y legumbres tuvieron una baja de 6,1%.

La estacionalidad de noviembre puede haber influido en el menor ritmo de suba. Noviembre suele ser un mes en el que el rubro frutas y verduras refleja baja de precios en algunos productos, lo que reduce la presión sobre la categoría. A este factor se sumó la amplia sequía, que acotó la disponibilidad de granos para alimentar el ganado y el valor de la carne "se planchó" desde mediados de año. Este resultado se debe a que el mercado recibió mayor oferta de aquellos animales que van a los frigoríficos en vez de proseguir el proceso de engorde. La carne tiene una fuerte incidencia en la canasta de alimentos.

¿Y las tasas?

El Banco Central mantuvo ayer sin cambios la tasa de política monetaria, que seguirá en 75% TNA, aunque 'seguirá observando la evolución de la inflación' para decidir futuras modificaciones, luego de que el índice de precios marcara ayer una desaceleración.

  • Control para el costo de los remedios

El ministro de Economía, Sergio Massa, anunció ayer un acuerdo con las cámaras del sector farmacéutico para fijar un tope de aumento de precios para los medicamentos de venta bajo receta de 3,8% mensual, que regirá desde diciembre hasta el 31 de marzo de 2023.

El tope se fijará a partir del último precio sugerido de venta al público de noviembre de 2022 e incluye una cláusula gatillo para que, en caso de que la inflación supere 5%, las empresas puedan aplicar un aumento hasta un punto por debajo de la medición del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) al mes siguiente, informó Economía en un comunicado.

Durante un encuentro realizado en el Palacio de Hacienda, Massa recalcó que "los medicamentos en la vida cotidiana de la gente son súper importantes", por lo que agradeció "el esfuerzo" de los empresarios al participar en este acuerdo.

"Tenemos la responsabilidad de ordenar macroeconómicamente la Argentina", indicó. Y resaltó: "Con la incorporación de los medicamentos estamos en casi 40 mil productos y bienes de la vida cotidiana que están en el marco de un programa de acuerdo de precios: alimentos, bebidas, productos de higiene personal y de limpieza, químicos, aluminio, cartón, indumentaria (prendas y calzado)".

Por su parte, el secretario de Comercio, Matías Tombolini, destacó que "este acuerdo es muy importante porque es una señal que construye previsibilidad para las empresas, pero por sobre todas las cosas, para quien compra los remedios todos los meses".

"Este paso significa seguir consolidando la hoja de ruta del ministro desde el día que asumió. Esta semana cerramos acuerdos con distintos sectores de la economía argentina como celulares y calzado deportivo", señaló el secretario. El acuerdo de precios no incluye a los medicamentos de venta libre, aunque sí a los de venta bajo receta.