Reclamos. Los gremios docentes reclaman paritarias y aumentos de sueldo que compensen el nivel de inflación.

La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) anunció ayer un paro de actividades de tres días a partir del miércoles, después de los feriados de carnaval, lo que afectará el inicio de las clases en todo el país, en reclamo de la apertura de una paritaria nacional docente. Así lo resolvió el gremio en un congreso celebrado ayer, en el que participaron los sindicatos de base de todo el país.


En San Juan, la Unión Docentes Agremiados Provinciales (UDAP) y la Unión Docentes Argentinos (UDA) acatarán plenamente las decisiones de la conducción nacional de CTERA. En cuanto al comienzo de clases en la provincia, está previsto que el próximo viernes 8 se inicie, con paro, el ciclo lectivo de todo el sistema educativo.


En el país, la medida de fuerza comenzará el miércoles 6 (la fecha fijada por el Ejecutivo Nacional para el inicio del ciclo lectivo) y el jueves 7, pero la organización sindical decidió además sumarse al paro nacional de mujeres previsto para el viernes 8.


La CTERA tiene previsto también realizar una movilización a Plaza de Mayo para el próximo miércoles, a partir de las 11. ‘Nos pronunciamos muy fuertemente exigiendo la paritaria nacional docente, exigiendo el cumplimiento de una ley que el Gobierno intenta desconocer por un decreto‘, señaló la secretaria general de la CTERA, Sonia Alesso, al anunciar la realización de esta medida de fuerza durante una conferencia de prensa realizada en la sede de esta confederación gremial.


La sindicalista señaló además que la CTERA rechazó la convocatoria que ayer formuló el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, en la cual “no se propuso un aumento salarial, si no el adelantamiento de una cuota que es el salario mínimo vital y móvil‘. ‘A pesar de que el ministro Finocchiaro plantea que no va a haber paritarias, da hoy (por ayer) la gran noticia de que va a adelantar un aumento que estaba previsto para unos meses‘, remarcó Alesso.


‘Este anuncio está muy por debajo de la canasta alimentaria que está fijada en 26.000 pesos y no incluye aumentos del fondo del incentivo docente (Fonid) ni de fondos compensadores que reciben las provincias más pobres‘, remarcó.
En tanto que el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) anunció que se sumará a esta medida de fuerza de 72 horas. Sadop rechazó otra vez ayer el decreto 52/18 que ‘quitó derechos para negociar de forma colectiva a los docentes de todo el país y, en particular, a los privados‘, incumpliendo de esa forma ‘la Ley de Financiamiento Educativo 26.075, lo que condena a los maestros y profesores a percibir salarios magros y a cumplir tareas en condiciones que arriesgan sus vidas y la de los alumnos‘, afirmaron.


Los sindicalistas explicaron que en el actual contexto, la ausencia de ‘un piso salarial es un grave error que sólo incrementa las enormes diferencias que existen en todas las jurisdicciones del país‘.


El gremio exigirá ‘la actualización del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid), congelado desde 2016‘, y hará huelga en demanda de ‘los derechos laborales de las docentes nacionales y la recomposición de sus magros ingresos, ya que el 81,2 por ciento de las maestras nacionales son mujeres‘, concluyó el documento de prensa difundido ayer.


En tanto, desde la sede de la cartera, el Ministerio de Educación confirmó ayer que el salario mínimo docente pasará a $15.000 a partir de hoy, lo que representa un aumento del 10,41% respecto de la base previa.
Télam