Los sectores contrarios a la legalización del aborto entre ellos la Iglesia católica, la evangélica y organizaciones de la sociedad civil- comenzarán a desplegar en los próximos días diversas acciones para expresar su rechazo al proyecto enviado por el Gobierno nacional al Congreso.

La primera de estas iniciativas se concretará el próximo sábado a partir de las 15, con una marcha al Congreso nacional -donde en los próximos días la Cámara de Diputados iniciará el tratamiento- y que se replicará en los lugares públicos más representativos de distintas provincias.

Referentes de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), las iglesias evangélicas y organizaciones autodenominadas "pro-vida" ya mantuvieron reuniones para organizarse.

La intención de estos sectores es unir esfuerzos y coordinar acciones para expresar su descontento con la iniciativa oficial, pese a que desde el gobierno se intentó equilibrar el rechazo de estos sectores con el envío paralelo del Plan de los 1000 días para la atención de la mujer embarazada y el niño en sus primeros años.

Desde la Comisión Episcopal para la Vida, los Laicos y la Familia, que encabeza monseñor Pedro Laxague, alentaron "fervientemente" a participar de la manifestación "a favor del derecho humano a la vida de toda persona garantizado en la misma Constitución nacional".

El obispo de Zárate-Campana explicó que a diferencia del 2018 cuando se dio el anterior tratamiento a otro proyecto para legalizar el aborto que fue rechazado en el Senado- la Iglesia "decidió esta vez apoyar explícitamente" estas marchas convocadas por organizaciones de la sociedad civil.

En el comunicado difundido ayer, la comisión episcopal sostuvo: "El aborto no salva vidas. Lo que sí salva la vida, las dos vidas, en especial de las mujeres adolescentes y más vulnerables embarazadas, es el cuidado, contención, acompañamiento, cercanía, medios económicos, educación, prevención, presencia del Estado y de otras asociaciones civiles y religiosas enmarcadas en un concepto amplio y humano de salud pública".

Entre las organizaciones convocantes para el próximo sábado se encuentra la Unidad Provida, que nuclea a más de 150 organizaciones de la sociedad civil.

"El Presidente no está diciendo la verdad cuando dice que la legalización del aborto es una prioridad de salud pública. Hay más de 100 causas prioritarias por las que mueren las mujeres, y mucho más en pandemia, donde se están muriendo las embarazadas y sus hijos por falta de atención básica y un sistema de salud colapsado", indicó Ana Belén Mármora, vocera de Unidad Provida.

En ese marco, Mármora consideró que el Gobierno "cayó en la contradicción irracional de defender los derechos de algunos niños por nacer con el proyecto de 1000 días y en condenar a muerte a otros, los más vulnerables, con el proyecto de aborto legal".

Desde la Iglesia, también consideraron una "contradicción" el envío de esos dos proyectos en forma conjunta: "No entendemos porque simultáneamente se va a poner a andar el Plan de los 1000 días, lo que quiere decir que hay una vida que atender y a la vez un proyecto que quiere eliminarlas, por eso vemos algunas contradicciones", dijo el arzobispo de San Juan, monseñor Jorge Lozano.

Desde la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas (Aciera), que nuclea a las comunidades evangélicas y que tienen un alto poder de convocatoria, también manifestaron su predisposición a sumarse a la marcha del próximo sábado y a futuras acciones conjuntas.

Por otro lado, previo a la movilización del sábado, el miércoles 25 los representantes de los distintos cultos celebrarán el Día de la Libertad Religiosa, con una conmemoración en la catedral metropolitana, a la que también asistirá el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, en representación del Gobierno nacional.

Diputados buscará el sí antes de fin de año


El proyecto de legalización del aborto enviado el martes al Parlamento por el presidente Alberto Fernández sería aprobado por la Cámara de Diputados antes de fin de año y su debate podría demandar dos semanas de debate, ya que se analiza agilizar la discusión con la inserción de las presentaciones que en 2018 realizaron expositores a favor y en contra de la iniciativa.

El oficialismo confía en que tendrá los votos necesarios para aprobar la iniciativa en la Cámara baja, ya que no se requieren mayorías especiales para aprobar el proyecto enviado por Alberto Fernández al Parlamento. Tras enviar el texto, que ingresó por Diputados, el Presidente expresó días atrás su confianza en que "esta vez será ley" la legalización del aborto, prometió que hará "todos los esfuerzos para que el Congreso acompañe" la iniciativa y reafirmó su compromiso "activo" con la propuesta.