La causa que investiga el patrimonio de Alberto Nisman avanzó en las últimas semanas: el juez Marcelo Martínez De Giorgi -que subroga al fallecido Claudio Bonadio- ordenó el embargo de todos los bienes y cuentas de la madre y la hermana del exfiscal; del técnico informático Diego Lagomarsino y del empresario Claudio Picón.

Se trata del expediente por presunto lavado de dinero que se inició a causa del hallazgo de una cuenta en los Estados Unidos a nombre de Sara Garfunkel y Sandra Nisman y de Lagomarsino (procesado en el expediente que investiga la muerte del fiscal) la que no había sido declarada y que tenía como apoderado al extitular de la UFI-AMIA.

Las medidas fueron ordenadas por De Giorgi el 24 de noviembre, tras un fallo de la Cámara Federal, que en respuesta al planteo de uno de los acusados, le había ordenado acelerar el curso de la investigación. La cuenta en cuestión tenía unos U$S 633.000.

Ahora la sala I de la Cámara Federal porteña deberá resolver si avala los embargos preventivos dispuestos por el magistrado en la causa que tiene como querellante a la AFIP y que fueron apelados por la defensa de Sara Garfunkel, madre de Nisman y de Sandra Nisman, su hermana.

Nisman fue encontrado muerto en el baño de su departamento la noche del 18 de enero de 2015, a cuatro días de haber presentado una denuncia contra el entonces gobierno kirchnerista y un día antes de ir al Congreso a defender su acusación. El fiscal sostenía que la firma del memorándum de entendimiento entre la Argentina e Irán tenía por objetivo dotar de impunidad a los iraníes acusados por el atentado a la AMIA.

”Las medidas a decretar, tienen por objeto obtener y sumar legalmente pruebas o elementos de convicción que permitan un conocimiento acabado de los hechos que motivan las presentes actuaciones y evitar que los imputados pudieran continuar obteniendo un beneficio de lo que podría ser producto de un ilícito”, sostuvo el juez en la resolución.

En el expediente se intenta determinar, a su vez, si existieron maniobras de venta y compra de propiedades en los Estados Unidos. El juez pidió a los peritos analizar los lazos “parentales, conyugales y societarios” entre los imputados, además de “herencias recibidas” e historia laboral. La cuenta en cuestión (5v3-50653 del Merrill Lynch Bank of América de la ciudad de Nueva York) fue abierta el 7 de marzo de 2002.

Desde el juzgado de Martínez De Giorgi también dispusieron un entrecruzamiento de llamados entre las líneas telefónicas informadas en la causa para establecer si “tuvieron comunicaciones y vínculos entre sí”. La tarea quedará a cargo de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado que depende de la Corte Suprema de Justicia.

Las medidas también alcanzan a Picón, imputado porque un vehículo a nombre de una de estas firmas estaba en poder de Nisman y porque la cuenta estadounidense registra una transferencia hecha por este empresario. El fiscal tenía un poder firmado ante escribano que le daba facultades para manejar y realizar trámites sobre la camioneta Audi Q3, que figuraba como propiedad de la empresa “Palermopack SA”.

La cuenta tuvo movimientos entre 2012 y 2014 con transferencias de terceros, entre estas una a nombre del empresario Damián Stefanini, desaparecido a fines de junio de 2014. Martínez De Giorgi pidió a la Justicia de San Isidro y San Martín informes sobre el financista. En la causa por supuesto lavado de dinero se analiza además la compra de departamentos y cocheras en un fideocomiso y de lotes en un barrio privado en Punta del Este.

Fuente: TN