Con un pronóstico que anticipa altas temperaturas, baja humedad relativa del ambiente, vientos de intensidades variables y posibles tormentas eléctricas, el fuego en La Pampa no da tregua. Por esto, especialistas del INTA puntualizan en la importancia de mantener los alambrados y las picadas en los campos libres de vegetación. Además, recomiendan clasificar el rodeo y priorizar las categorías más sensibles para planificar las dietas.

 

En una entrevista emitida en el noticiero agropecuario Pampero tv, Néstor Stritzler, director del Centro Regional La Pampa-San Luis del INTA, confirmó que “todavía siguen activos un par de focos sobre todo en la zona de Victorica y en el sudeste de la provincia”. Y agregó: “Sin embargo, anoche hubo una tormenta intensa cerca de Santa Rosa, se estima que cayeron unos 70 milímetros por lo que esperamos que esos focos estén controlados”.

 

“Hasta ahora, más de 1,5 millones de hectáreas fueron afectadas por el fuego, lo que representa el 10 % de la superficie de la provincia de La Pampa”, señaló Stritzler y aseguró: “Esto es una obvia catástrofe para la provincia y para el sector productivo”.

 

De acuerdo con Josefina Marinissen, responsable del grupo Producción Animal del INTA Hilario Ascasubi –Buenos Aires–, “es fundamental continuar con la difusión de alertas y medidas de prevención”. “El clima está muy bravo”, alertó Marinissen y explicó: “Las temperaturas son muy elevadas, superiores a los 35°C, hay baja humedad relativa del ambiente, vientos y tormentas eléctricas con mucha caída de rayos y muy pocos milímetros de lluvias”.

 

Los focos de incendios se multiplican. “Durante este último fin de semana se quemaron 800 hectáreas en tres campos contra la costa, en la zona de Villarino sur”, expresó la especialista del INTA Hilario Ascasubi quien confirmó: “Hasta lo que sabemos, fueron provocados por la ocurrencia de tormentas eléctricas con gran caída de rayos”.

 

Además, se suma un foco en la zona de Chapalco –Villarino norte– y otro del otro lado del río Colorado, en Villalonga –Patagones–. “Se estima que fueron provocados por la caída de rayos” indicó Marinissen y agregó: “El sábado los habían controlado pero el domingo a la noche se reavivaron; los bomberos continúan trabajando”.

 

Daniel Bolla, especialista del INTA Valle Inferior –Río Negro–, indicó que “en algunos casos, las causas fueron rayos y, en otros, motivos desconocidos a la vera de rutas y caminos”. Y aclaró: “Todos fueron rápidamente extinguidos y, al día de hoy, están controlados”. De todos modos, ante la posibilidad de nuevos focos de incendios, Bolla insiste: “No dejar materiales inflamables, como leña, papeles, combustibles líquidos, pinturas expuestos a las altas temperaturas”.