Homenaje. Sandra Arroyo Salgado y sus hijas asistirán hoy a un acto conmemorativo junto al monumento a Alberto Nisman en Nahariya.


 

 La familia del fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, muerto hace dos años en un suceso aún por esclarecer, está en Israel donde está recibiendo una serie de homenajes y apoyo de figuras políticas del país.


El diputado israelí, Haim Yalin, acompañó ayer a la exesposa y jueza federal, Sandra Arroyo Salgado, a una reunión en el Parlamento (Knéset) donde pidió a Israel que presione para que Argentina investigue el caso y ‘haga Justicia‘. Yalin también asistió al encuentro del lunes con el presidente israelí, Reuvén Rivlin, que recibió en visita privada a las dos hijas de Nisman y su ex mujer en su residencia de Jerusalén.


El parlamentario, una de las figuras políticas israelíes más cercanas al caso, apuesta por la implicación diplomática de su Gobierno para avanzar en el esclarecimiento del suceso.


Los allegados aseguran que la muerte del fiscal fue un ‘magnicidio‘ cuya motivación, según declaró la exesposa, ‘debe buscarse en la historia del trabajo y el desempeño funcional de Nisman y su impacto político e institucional tanto a nivel nacional como en el orden geopolítico mundial‘.


La ministra de Justicia, Ayelet Shaked, y el alcalde de Jerusalem, Nir Barkat, también participarán en los homenajes, que comenzaron el domingo con una conferencia sobre la situación de las víctimas en el sistema judicial argentino, impartida por Arroyo en la Universidad Hebrea.


La charla se repitió el lunes en el Centro Multidisciplinario de Herzlyia, donde Alberto Nisman ofreció hace años una exposición sobre terrorismo.