El Gobierno argentino recibirá mañana jueves a una comitiva del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el cual está cerca de alcanzar un acuerdo sobre una revisión retrasada de su programa de 44.000 millones de dólares, un entendimiento que se considera 'virtualmente caído' por los incumplimientos del gobierno anterior. Se trata de un paso clave que pondría al país en camino de desbloquear el siguiente tramo de financiación.

Argentina acaba de cancelar unos 920 millones de dólares ante el FMI y afronta un próximo pago de capital al organismo por unos 1.950 millones a mediados de enero.

El vocero presidencial, Manuel Adorni, anticipó ayer que el objetivo de la visita es renegociar el acuerdo que el FMI suscribió con la anterior administración y que está 'virtualmente caído' debido a que el país 'no cumplió' las condiciones acordadas.

Los funcionarios del FMI serán recibidos por el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el ministro de Economía, Luis Caputo, detalló Adorni.

La misión del FMI busca avanzar en los detalles finales del nuevo convenio, ya que lo grueso del acuerdo ya está afinado gracias al trabajo que los equipos técnicos de ambas partes que nunca se detuvo desde la asunción de Javier Milei.

Las negociaciones fluyen porque el plan de Milei es mucho más exigente que el Programa de Facilidades Extendidas que tiene firmado la Argentina en el objetivo de equilibrar las cuentas públicas. Por ejemplo, el FMI permitía un déficit de 0,9% del PBI para 2024 y Milei promete llevarlo a cero.

La delegación estará encabezada por el jefe del Director del Departamento del Hemisferio Occidental, el chileno Rodrigo Valdés, y el Director Adjunto, Luis Cubeddu, lo cual marca la trascendencia del encuentro y da señales de que la firma del Staff Agreement (documento del staff) está cerca.

El gobierno pedirá un "waiver" (perdón) por los incumplimientos de la séptima revisión y se comprometerá a equilibrar gastos e ingresos en 2024, un año antes que lo que dice el convenio firmado en marzo de 2022.

Por lo pronto, en enero Argentina debe abonar unos U$S 1.900 millones de vencimientos y en el Gobierno dejaron trascender que harán uso de la posibilidad de extender el plazo hasta fin de mes.

En principio, la séptima revisión ejecuta un giro de U$S 2.600 millones pendientes desde noviembre, de los cuáles U$S 960 deben ser reintegrados a la CAF que facilitó un crédito puente para el cancelar el vencimiento del 21 de diciembre. El resto deberá ser aplicado al pago de U$S 1.900 enero y otros U$S 900 en febrero.