Entre el miércoles y jueves, las autoridades nacionales presentarán los resultados del operativo Aprender -las pruebas tomadas en octubre pasado a los alumnos de 6° grado y 5° o 6° año- y que, de acuerdo a lo que adelantaron fuentes oficiales, “dieron muy mal”. Además, enviarán al Congreso, antes de fin de mes, un ambicioso proyecto de ley de educación que contempla, entre sus metas, llegar a los 200 días de clases por año en 2021, y “reducir en un 50% el tiempo de clase perdido por ausentismo docente y estudiantil, infraestructura deficitaria y paros”.

 

El ministro de Educación Esteban Bullrich adelantó ayer algunos de los resultados más significativos de la prueba Aprender: más del 50% de los alumnos que terminan la secundaria no tiene los conocimientos mínimos de matemática y esto se da en forma más pronunciada en escuelas públicas que privadas. “Hay evidencias que en matemática se puede mejorar con políticas focalizadas. Nosotros, cuando llegamos a la gestión de Capital, un estudio nos dio que estábamos muy mal en esa materia. Hicimos una intervención especial y pudimos mejorar significativamente. Lo mismo se puede hacer con ciencias u otras disciplinas. Hoy Aprender nos da una nota mala en cuanto al sistema, pero sabemos que se pueden hacer cosas para mejorar”, enfatizó Bullrich.

 

Otro dato inquietante que dejó la evaluación: el 82% de los rectores de secundarias de todo el país afirmó tener problemas de ausentismo en sus colegios.

 

Las pruebas Aprender -que reemplazaron al Operativo Nacional de Evaluación (ONE) que se hacían durante el kirchnerismo- fueron muy cuestionadas en su momento por los gremios docentes. A diferencia del ONE que era trianual y los resultados se conocían uno o dos años después, el Gobierno se comprometió a hacer Aprender todos los años y devolver los resultados a los pocos meses de tomadas las pruebas.

 

 

Fuente: Clarín