El senador del Frente de Todos, Oscar Parrilli, cargó muy duro contra la Justicia luego de conocerse el fallo que condenó a Lázaro Báez -por voto mayoritario- a la pena de 12 años de cárcel por el delito de lavado de dinero en el caso conocido como la Ruta del Dinero K.

"Lo condenan a Lázaro Báez porque es morocho, porque era amigo de Néstor Kirchner y porque no forma parte del circulo áulico del poder ni nunca lo formó, que integran los empresarios top de la Argentina, muchos de ellos relacionados a los medios", dijo Parrilli en la Cámara Alta.

Siguió: "¿Por qué no lo condenan a Gianfranco Macri? Si Lázaro Báez va preso, tambien debería ir Gianfranco y no sé si Mauricio Macri, si se comprueba que (Gianfranco) era testaferro... porque ¿de dónde sacaron esos 36 millones que blanquearon, que tenían en negro en paraísos fiscales y que siguen teniendo afuera?".

Parrilli denunció esta "doble vara" de la Justicia durante el tratamiento del proyecto del Gobierno nacional -finalmente aprobado- que prevé incentivos tributarios al sector de la construcción, en una votación que la oposición votó a favor pero con algunas objeciones en cuánto al blanqueo de divisas en el exterior.

En ese sentido, Parrilli se preguntó: "¿Saben cuál es la diferencia entre Gianfranco Macri y Lázaro Báez? Que Gianfranco pudo entrar al blanqueo (de Macri) y Lázaro no. [...]Seguimos en la Argentina de hoy con una Justicia que lleva adelante el law fare y utiliza la Justicia para la persecución política y empresarial".

En 2018, tras una información difundida por La Nación, se supo que Gianfranco Macri declaró ante la Administración Federal de Ingresos Públicos que él era el dueño de una sociedad offshore que exteriorizó más $ 63,5 millones en el blanqueo de capitales que promovió el entonces gobierno de su hermano, Mauricio Macri.

Así las cosas, para Parrilli -ex jefe de Inteligencia del gobierno de Cristina Kirchner- el fallo que condenó a Báez es "deplorable desde el punto de vista jurídico", además de tener un "tinte racista y discriminatorio".

"Se llenaron la boca de 'la ruta del dinero K', lo presionaron a (el juez) (Sebastián) Casanello. No hay una sola prueba que involucre a Néstor ni a Cristina ni a nada de la familia en esta supuesta evasión que habría hecho Báez. Está bien si lo condenaron por evasión. Me parece mal esta doble vara".

El veredicto contra Báez estuvo a cargo del Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) y se acusó al contratista de haber lavado 60 millones de dólares entre 2010 y 2013. Por ese motivo, deberá pagar una multa de 480 millones de dólares.

La imputación sostiene que el dinero volcado a las maniobras de blanqueo, provino de la obra pública vial y los delitos tributarios, como delito precedente.