Mientras los gremios aseguraron que el paro docente tuvo un acatamiento del 90% en el territorio bonaerense, desde el gobierno de María Eugenia Vidal el impacto fue mucho menor y hablan de una adhesión del 50%.

Desde el Ejecutivo explicaron que el acatamiento fue dispar, pero en términos generales hablan de un acatamiento de entre 50 y 55%. Según explican, el 40% de escuelas mantuvieron actividad normal. Un 30% de los establecimientos estuvieron abiertos, pero sin actividad académica, mientras que el 30% tuvo acatamiento dispar.

Fuentes del gobierno ratificaron que se descontará el día a los maestros que adhieran, al tiempo que advirtió que aplicará "multas severas" a los gremios por no acatar la conciliación obligatoria. Además, ratificaron en ese marco la convocatoria a una nueva reunión salarial para el miércoles a las 12, aunque los gremios se rehúsan a asistir por desconocer la medida.

Los seis sindicatos docentes de la provincia aseguraron que en el primer día de paro la adhesión fue superior al 90% y que en algunos distritos "el paro fue total". Además, aseguraron que más de 100 mil maestros bonaerenses participaron en Capital Federal de la movilización al Ministerio de Educación de la Nación, en la que se reclamó por la apertura de las paritarias nacionales.

Los maestros anticiparon que las próximas medidas que se tomen "van a depender del Gobierno" bonaerense, pero advirtieron que se "cortó el diálogo". Así lo manifestó la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, quien sostuvo que luego de la reunión del viernes, aún no recibieron la convocatoria para un nuevo encuentro y aseguró que en las bases "el malestar es muy profundo".