La guerra entre clanes narco en Rosario ya se cobró la vida de 27 personas en los últimos 45 días. De un lado, los Camino ─mejor conocidos como "Los Monos"─ y del otro los Funes se disputan el control de la droga en la ciudad a fuerza de balas en una pelea que día a día suma capítulos de violencia extrema. Por esa razón, el Gobierno decidió tomar acciones: llenarán de gendarmes, prefectos y policías los barrios más violentos de esa ciudad.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, anunció que la semana próxima desembarcará en Rosario un refuerzo "significativo" de fuerzas federales para "saturar los barrios más violentos". No aclaró si además serán desplegados en las calles de la ciudad más populosa de la provincia de Santa Fe.

"Vamos a saturar los barrios Tablada y Municipal para que cesen los ataques entre las bandas que se están disputando el territorio. Se notará fuerte la presencia de gendarmes, prefectos y miembros de la Policía Federal", señaló la ministra.

Bullrich evitó dar la cantidad de agentes federales que arribaran a esa ciudad "porque faltan ultimar detalles de logística, alojamiento, traslados y roles", aclaró en diálogo con el diario La Capital de Rosario.

El anuncio del ministerio de Seguridad de la Nación fue realizado en el marco de una seguidilla de homicidios por enfrentamientos entre bandas rivales que se disputan territorios para vender estupefacientes, que en los últimos 45 días alcanzo los 27 asesinatos.

En esa línea, la funcionaria señaló: "Está claro que este mal arranque en materia de seguridad pública que se ha dado en lo que va del año en Rosario no es una situación descontrolada y diseminada en toda la ciudad, sino muy acotada a dos zonas".

"La situación es crítica desde el punto de vista de que hay dos bandas, que todos conocen, que se están enfrentando a los tiros con frecuencia y con enorme violencia, dispuestas a matarse entre sí. Esta situación hay que hacerla cesar", enfatizó.

Al finalizar, Bullrich anticipó que entre "miércoles y jueves" viajará a Santa Fe para reunirse con el gobernador Miguel Lifschitz y su par provincial, Maximiliano Pullaro, para ultimar detalles del operativo y hacer el anuncio públicamente.