A fines de 2014, una mujer cayó en medio del pasillo de un supermercado de Maipú, en Mendoza, tras resbalar con un yogur. La víctima decidió hacer la denuncia y el caso llegó a la Justicia, que ahora definió que el local debe pagarle $160.000.

 

Según informa el diario Los Andes, el hecho sucedió en un Changomás, perteneciente a Walmart Argentina, el 8 de noviembre de 2014. La mujer pisó un yogur, cuyo envase se había roto y estaba desparramado en el piso, perdió la estabilidad y cayó al suelo. Al caer se golpeó un brazo, la muñeca derecha y la cadera también del lado derecho.

 

Las personas que la acompañaban mientras realizaba las compras la ayudaron a reincorporarse. Mientras, uno de los empleados de seguridad se acercó y le avisó al gerente, quien llamó a una ambulancia. En el lugar, le diagnosticaron "traumatismo de brazo y cadera del lado derecho".

 

Antes de ser trasladada en la ambulancia, los empleados del supermercado le solicitaron a la víctima sus datos personales alegando que luego la llamarían. Pero eso nunca pasó.

 

Tras atenderla, los médicos confirmaron que presentaba una "lesión tendinosa en hombro derecho con limitación funcional en miembro superior hábil, que le genera una incapacidad parcial y permanente del 30 por ciento".

 

El caso llegó a la Justicia Civil, donde la empresa demandada rechazó la acusación. Negó todos los hechos, impugnó los montos reclamados y desconoció la autenticidad de la prueba instrumental.

 

Sin embargo, la jueza Fernanda Salvini se extendió en consideraciones que avalan la condena. A la hora de determinar el monto resarcitorio, Salvini señaló que, "atendiendo a la naturaleza de las secuelas, las concretas posibilidades laborales de la actora y de realización de otro tipo de tareas, corresponde estimar prudencialmente una indemnización de $ 120.000, más los intereses". "En este caso se debe valorar la naturaleza de las lesiones y las secuelas incapacitantes; y que debió guardar reposo y realizar fisioterapia”, sentenció Salvini.

 

Por lo cual, la jueza fijó un monto de 40 mil pesos, al que se le sumaron 3 mil pesos por gastos terapéuticos. Así llegó al monto de la sentencia: 163.000 pesos más los intereses desde noviembre de 2014.


Fuente: Los Andes