En San Juan, la tormenta de lluvia afectó a familias de distintos departamentos y complicó la circulación por distintas rutas. Sin embargo, el impacto del inusual fenómeno fue mayor en provincias como Chubut, La Pampa, San Luis, Tucumán, Catamarca y Salta. Según los especialistas, el fenómeno originado por un "bloqueo meteorológico" instalado en el Uruguay que impide el paso de un sistema de baja presión muy húmedo que origina las tormentas, las cuales se estima terminará de pasar en cinco días.



La localidad chubutense de Comodoro Rivadavia fue uno de las más perjudicadas. Allí cayeron 150 milímetros en 36 horas, cuando la media anual es de 60 milímetros, mientras que en un sólo día precipitaron 55 milímetros, lo que representa un récord para esa ciudad poco habituada a las intensas precipitaciones.

 



El gobernador Mario Das Neves aseguró que la principal complicación que enfrenta la ciudad es "la marejada en sus costas" que impide el desagote del agua que bajó desde el cerro Chenque en forma de correntada, lo que transformó a las calles en ríos que arrastró a los automóviles.



Indicó además que en la localidad de Cañadón Grande, cerca de la Cordillera, también llovió mucho y hay cuatro familias aisladas a la que no pudimos rescatar todavía, pero las tenemos individualizadas y la asistimos con vehículos Unimog".



Por su parte el intendente Carlos Linares, afirmó que "habrá que refundar" Comodoro "que fue azotada por una crisis climática nunca vista que se agudizará en las próximas horas, ya que se esperan tormentas mucho más importantes y una acumulación de agua de unos 200 milímetros". En esa ciudad hay 1.000 personas evacuadas, barrios aislados por el agua y viviendas con un metro de agua, mientras que los servicios de rescate "están desbordados", aseguró el segundo jefe de bomberos voluntarios Jorge Soto.



En La Pampa, las lluvias, que superaron los 290 milímetros, dejaron cerca de 1.000 evacuados, en su mayoría de los barrios periféricos de Santa Rosa, mientras que el Ministerio de Educación local dispuso ayer el cese de las actividades escolares para hoy en la capital y la localidad vecina de Toay.

 



La Dirección de Vialidad Nacional informó que la ruta nacional 35, entre las localidades de Winifreda y Eduardo Castex, sigue cortada al igual que el cruce de las rutas 10 y 35, donde la policía desvía los vehículos que van hacia el norte hacia la ruta 7.



El servicio meteorológico anunció que cesó el alerta que iba durar hasta el domingo, por lo que se presume que en los próximos días el sol permita mejorar la situación que dejaron las precipitaciones.



Hoy están abiertos varios centros de colecta para ayudar a los damnificados, como la Dirección de Ayuda Financiera para la Acción Social (Dafas), el club Estudiantes, la Universidad Nacional de La Pampa y el Comité Radical de General Pico, donde se reciben pañales, frazadas, colchones y alimentos no perecederos.


Por su parte el gobierno tucumano estableció por decreto el estado de emergencia para los departamentos de Simoca, Graneros, Alberdi y La Cocha, los más afectados por las inundaciones, y se comprometió a "recomponer las pérdidas materiales" causadas por el fenómeno climático.

 



El gobernador Juan Manzur explicó que "la declaración de la emergencia hídrica, social y comunitaria es un instrumento que permitirá llegar más rápido a las familias y a los productores que sufrieron importantes pérdidas materiales".



En Salta, el Comité Permanente de Emergencia Provincial monitorea el estado de los ríos del norte de la provincia de Salta, que aumentaron "considerablemente" sus caudales por las lluvias de las últimas horas, aunque afirmaron que "hasta el momento no hay poblaciones afectadas".



“Se implementó un monitoreo permanente junto a Vialidad Nacional”, explicó el secretario de Defensa Civil y Emergencia Social de Salta, Daniel Barroso, quien recorrió la ruta nacional 50, donde el río Colorado registró un aumento del caudal aunque no llegó a desbordar.

 

Fuente: Télam