Sólo el 5% de los niños, niñas y adolescentes (NNyA) consumen frecuentemente y en cantidades aceptables los alimentos recomendados para su sano crecimiento -legumbres, frutas, verduras, lácteos, carnes-, al tiempo que ingieren esporádicamente los no recomendados -bebidas azucaradas, productos de panadería, golosinas-, según un nuevo estudio de la Universidad Católica Argentina (UCA).

El informe mostró que 70% de esa población presenta déficits en el consumo de frutas y verduras, que el 90% consume lácteos en el desayuno y que el 27% toma habitualmente las desaconsejadas bebidas azucaradas.

Los datos corresponden al análisis de la alimentación de NNyA de la Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA) 2021, un trabajo conjunto entre el Observatorio de la Deuda Social (ODSA) de la UCA y el Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (Cepea).

El estudio indagó la frecuencia y ocasiones de consumo de alimentos recomendados y no recomendados y comparó las respuestas con lo que dicen las Guías de Alimentación (GAPA) y las emergentes de una reciente revisión de Cepea que condujo al diseño de canastas sustentables.

Las brechas más amplias ocurren en el consumo de legumbres (y cereales integrales), verduras y frutas: en todos esos grupos más del 70% de los NNyA presentan frecuencias de consumo genéricamente bajas.

En el extremo opuesto, el patrón de consumo de carnes refleja mejores resultados: aún en los hogares de nivel socioeconómico muy bajos es mayor la proporción de quienes se acercan a las recomendadas y aún en algunos casos tienen un patrón de consumo alto.

El consumo de lácteos mostró un patrón aceptable, en particular en el análisis de la calidad de los desayunos: el 90% de los NNyA los incluye, de alguna forma (solo, en infusiones o como yogur). Un tercio del aporte de lácteos proviene de leche en infusiones (no se registraron cantidades de cada componente) y a la vez casi la totalidad (98%) de los desayunos que combinan lácteos con algún otro grupo de alimentos tienen a los panificados o cereales como principal acompañante.

El estudio también analizó el patrón de consumo de algunos alimentos característicos entre los no recomendados y halló que esa población tiene un patrón de consumo frecuente de gaseosas y pastelería, dos categorías trazadoras de exceso de azúcar en la dieta infantil, en ambos casos con tendencia a empeorar a medida que mejora el nivel socioeconómico.

Finalmente, también se analizó el patrón combinado de consumo de ambos tipos de alimentos (recomendados y no recomendados), a través de un puntaje de calidad que suma cuando el patrón de consumo de los primeros es frecuente y resta cuando sucede lo propio con los segundos.

Según este criterio, el 64% de los NNyA tiene un patrón de calidad bajo y la mayor contribución está representada por los consumos poco frecuentes de alimentos protectores.

El estudio revela una preocupante situación de la alimentación infantil en 2021. La mayoría de los NNyA muestra un patrón de consumo inconsistente con las recomendaciones nutricionales, en especial por la frecuencia inadecuada de tres grupos alimentarios habitualmente deficitarios y de origen vegetal: verduras, frutas y legumbres, junto a cereales integrales.

El déficit es mucho menor en lácteos y aún más bajo en carnes (grupo en el que incluso las recomendaciones de las GAPA locales son mayores que las recomendaciones internacionales).

Los consumos poco frecuentes de alimentos protectores terminan siendo los de mayor incidencia en la baja calidad que caracteriza a la dieta infantil.

Datos de pobreza

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) dará a conocer hoy los datos de pobreza e indigencia correspondientes al primer semestre de 2022. El último informe marcó que a nivel nacional, el 37,2% de la población está por debajo de la línea de pobreza y el 8,2% vive en condición de indigencia.