La pandemia de coronavirus tomó por sorpresa a la humanidad y no únicamente en lo que respecta a la crisis económica, política y social sino también en cómo afecta a la educación, en especial a la incertidumbre sobre el regreso a clases en países que aún continúan en cuarentena como Argentina.

Frente a ese contexto poco favorable, el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, aclaró: “Tendremos que convivir con el coronavirus como lo hemos planteado al momento de aprobar los protocolos marco, no se puede esperar a la vacuna para regresar físicamente a las actividades escolares”.

Al mismo tiempo, destacó: “Somos fervientes promotores del regreso a las aulas porque si bien se ha logrado mantener la continuidad pedagógica -aunque de manera desigual-, entendemos que el impacto subjetivo en nuestras niñas, niños y adolescentes es profundo”.

Sobre la posibilidad de la vuelta a clases, dijo: “Buscamos activamente, desde el inicio, retornar a las aulas minimizando riesgos y garantizando la seguridad de nuestras chicas y chicos. Lo hemos logrado en diversas provincias teniendo que retroceder en tres de ellas”.

Las declaraciones de Trotta se dieron el marco de la discusión sobre la vuelta a clases en donde se tomó como referencia el indicador epidemiológico que propone el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) adaptado a las ciudades que superen los 500.000 habitantes.

Sin embargo, uno de los factores que deberán tener en cuenta para ajustar este índice es la situación sanitaria y las cifras de contagios que se vayan dando con el transcurso de los siguientes meses, para garantizar la seguridad de los niños que asistirán al colegio y luego irán a sus casas.

Fuente: Telefe Noticias