Las vacaciones de invierno movilizaron a más de 5,5 millones de turistas, lo que constituyó un nuevo récord para esa fecha y superó las expectativas del sector.

Según información del Ministerio de Turismo, el gran impulso de esta temporada vino por el lado de la llegada de turistas extranjeros, que por cuarto mes consecutivo marca cifras históricas con el ingreso de 600 mil personas y un impacto económico de 430 millones de dólares.

Las provincias de Salta, Santiago del Estero, Misiones, Catamarca y San Juan y la Ciudad de Buenos Aires fueron los distritos que tuvieron mayor nivel de ocupación.

Durante los 15 días de vacaciones de invierno Aerolíneas Argentinas transportó un total de 800.000 pasajeros, un 15% más que el mismo periodo en 2019 y proyecta para todo julio más de 1,2 millones de pasajeros transportados, lo que representa un incremento del 10% en comparación con 2019.

Según las estimaciones realizadas por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), durante las tres semanas de temporada hubo un gasto de 410.633 millones de pesos y se movilizaron un 6% más de personas que en 2022 y un 8% más que en 2019, cuando la actividad no estaba condicionada por la pandemia.

En este marco, el ministro de Turismo de Argentina, Matías Lammens, destacó: 'De la mano de la llegada masiva de turistas extranjeros, que están superando las cifras de la prepandemia, redondeamos unas vacaciones de invierno históricas'.

De acuerdo a los datos del Observatorio Argentino de Turismo, la provincia de Salta tuvo un 95% de ocupación en sus principales destinos y registró un 20% más de turistas que en 2022; en tanto Termas de Río Hondo tuvo un 92% de ocupación en hoteles de 4 y 5 estrellas y 80% en las 3 estrellas, mientras que Santiago del Estero llegó a un 95%. Catamarca tuvo una ocupación del 90% de la mano de la Fiesta Nacional del Poncho. Los turistas que visitaron la provincia norteña gastaron 1.700 millones de pesos y se registraron 120 mil pernoctes en el destino.

En Misiones, Iguazú tuvo una ocupación del 96%. San Juan volvió a ser una de las grandes sorpresas, como lo fue en los últimos fines de semana largo en los que tuvo las cifras más altas de ocupación, y durante la temporada de invierno siempre superó el 90% de ocupación, con picos de 95%. Mendoza tuvo ocupación promedio durante las tres semanas del 85%.

Entre los destinos serranos, Merlo tuvo un 84% de ocupación y Villa Carlos Paz alrededor del 75%, a la vez que el destino más elegido de la provincia de Buenos Aires fue Tandil, que tuvo un 89% de ocupación.

En la costa atlántica, Mar del Plata promedió un 50% con el arribo de 360 mil turistas, superando cifras de 2022; en tanto Villa Gesell se destacó en la región con un 65% (10% más que en 2022).

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires tuvo cerca del 80% de ocupación. En ese marco, se sintió muy fuerte la llegada de brasileños, chilenos y uruguayos.

En Neuquén, sus centros de esquí (San Martín de los Andes y Villa La Angostura) tuvieron una ocupación del 85%. Bariloche volvió a ser la gran estrella de los destinos turísticos nacionales con un 95% de ocupación. La ciudad rionegrina tuvo 350 mil turistas con un impacto económico de cerca de 15 mil millones de pesos. El Calafate tuvo un 85% de ocupación para su oferta hotelera, marcando un récord para esta fecha; y Ushuaia tuvo una gran temporada con una ocupación del 85%.

Gasto diario de más de $16.000

Por la presencia del turista internacional, que representó el 11% del total de viajeros del mes, la estadía media subió de 4 días en 2022 a 4,5 este año y el gasto diario promedió fue de $16.490, que a precios reales (es decir, descontando la inflación) fue 28,9%, superior a la temporada anterior.

Fue destacable también los miles de excursionistas, que con un gasto promedio de $6.000 cada uno, viajaron de una ciudad a otra durante las vacaciones, según el informe de la CAME.