Una de las discusiones que se dieron en la sesión preparatoria del Senado de hoy entre el bloque de Unión por la Patria y el oficialismo fue por el retiro de un busto del expresidente Néstor Kirchner que se encontraba en el Salón de las Provincias del Congreso. Y la vicepresidenta Victoria Villarruel confirmó que fue su decisión.

El fuerte cruce se produjo en el cierre de la sesión, cuando el senador de Unión por la Patria José Mayans le preguntó directamente a Villarruel dónde estaba el busto de Néstor Kirchner.

- Villarruel: Está en el archivo el busto, les avisamos precedentemente que se lo iba a sacar. Lo sacamos porque no fue senador, no fue vicepresidente, no soy su viuda y aquí tiene que haber igualdad de todos los espacios. Simplemente por esa razón.

- Mayans: O sea, es la misma visión que se tuvo con el Palacio de Unzué.

- Villarruel: La visión de representar a todos los argentinos.

- Mayans: Lo derrocamos a Perón, hacemos desaparecer a Unzué y con eso hacemos desaparecer la figura de Perón. Hacemos desaparecer la imagen de Evita y así la hacemos desaparecer de la historia argentina. Es vergonzoso.

- Villarruel: No se olvide de Isabel Martínez de Perón a la que ustedes no quisieron poner.

- Mayans: Otra cosa, usted está para conducir el debate, no puede responder. Así que Presidenta, por favor colabore para que la vida de los argentinos no sea tan miserable como ha empezado a partir del Gobierno de Milei.

El Palacio Unzué al que se refirió Mayans fue la residencia presidencial que utilizó Juan Domingo Perón entre 1946 y 1955, cuando fue derrocado. Tras tomar el poder, y debido al fuerte simbolismo que tenía el lugar (fue centro de peregrinación tras la muerte de Eva Perón en 1952), el Gobierno militar de facto decidió demoler el edificio que estaba en un predio que ocupaba tres manzanas entre la avenida del Libertador, Austria, Agüero y avenida Las Heras en la Ciudad de Buenos Aires.

El hecho lo había denunciado en su cuenta de la red social X horas antes la senadora Anabel Fernández Sagasti: “Con la violencia que los caracteriza y a dos días del aniversario de su nacimiento, sacan el busto de Néstor del Salón de las Provincias del Congreso pero saben que nunca van a poder sacarle su lugar en la historia y en el corazón del pueblo”, escribió la dirigente mendocina.

Tras la sesión, Villarruel tuvo un breve contacto con la prensa en el que ratificó que fue su decisión retirar el busto: “Sí, fue orden mía porque Néstor Kirchner no fue senador, no fue vicepresidente y yo no soy su viuda”, reiteró.

La vicepresidenta explicó además que el busto “se le envió al bloque de Unión por la Patria para que puedan tenerlo con ellos”, y aseguró que “no hace falta que esté en un lugar de privilegio obstaculizando o cambiando o discriminando a otros espacios que no tienen aquí a sus representantes o a sus expresidenes”.

No fue el único cruce del kirchnerismo con Villarruel durante la sesión. Uno de los tensos momentos se vivieron cuando la senadora Eugenia Duré, representante de Tierra del Fuego, pidió una cuestión de privilegio para cuestionar a la propia vicepresidenta, al presidente Javier Milei y a la canciller, Dana Mondino, debido a la situación de Malvinas.

¿Se preguntarán por qué dirigida a estas tres personas?”, introdujo la senadora, quien enseguida dijo que tenía que ver con “la causa Malvinas” que, según afirmó, “ha sido denostada por el gobierno del presidente Milei”.

La dirigente fueguina expresó que durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner “se sabía la agenda, era de cara al pueblo, donde se reivindicaba a los veteranos y no se expresaba su admiración, como hizo el presidente Milei durante su campaña, su admiración por Margaret Thatcher, quien dio la orden de hundir el crucero General Belgrano”.

La disertación cambió de tono cuando Duré dijo “veo muchas sonrisitas y caritas, y la verdad que es un tema que como fueguina no me da gracia”. Y le apuntó directo a Villarruel: “Usted, durante toda su campaña, dijo que era la primera hija de un veterano de Malvinas en asumir la presidencia de la Cámara y la vicepresidencia nacional. Le digo que soy una hija de una generación Malvinas, de cientos y cientos de fueguinos que no van a claudicar nuestros veteranos en entregar nada de lo que tenga que ver con nuestra soberanía y reclamo legítimo sobre nuestras islas Malvinas”.

Tras los dichos de Duré, Villarruel le respondió: “Senadora, le voy a pedir que cuando se refiera a la causa Malvinas, tenga el respeto de no usarla para hacer politiquería barata, soy hija de un veterano de guerra y Malvinas no es un tema de campaña. En mi casa, desde 1982 mi padre dio la vida, y ofreció su tranquilidad, su cuerpo y su sangre, junto a la de sus camaradas, para que este país sostuviera el reclamo de soberanía”.