Aguila coronada en peligro de extinción en Cuyo y oso polar en América del Norte. 


El ser humano está llevando al planeta a una "etapa terminal", casi irreversible, haciendo en estos momentos un mundo en vías de destrucción. La naturaleza cada día está más depredada y desolada. No puede luchar sola, sino que depende del hombre para regenerarse, lo que queda de ella, porque desde hace décadas que han desaparecido para siempre distintos ejemplares de flora y fauna a nivel mundial. Pero claro, ¿cómo lograr recuperar la vida silvestre si el principal depredador es el hombre? Las luces rojas de peligro suenan a cada rato, hasta el mismo papa Francisco advirtió sobre esta situación, en que las expectativas de peligro se acrecientan. En los últimos días se confirmó que el oso polar ya está "en vías de extinción''. Esto debido al derretimiento de los hielos polares, por el recalentamiento de la Tierra. Se calcula que más del 40% de la población de osos murió. Esta situación es grave, pero más grave es la indiferencia de los gobernantes que dejan al ciudadano ensañarse con la naturaleza, o sea todos somos parte y culpables de esta situación de destrucción del planeta que sin dudas lamentaremos. El hombre también es responsable por la pérdida de bosques, ríos y océanos. Está matando el paisaje, las aves, los mamíferos, los peces, y todo ser vivo. Pero, no entendemos y cada día actuamos con más saña. Sólo nos interesa el presente para hacer unos pesos, sin darnos cuenta que estamos destruyendo el futuro de nuestros hijos y nietos. Creo que estamos a tiempo. Pero necesitamos gobiernos contundentes con los infractores y depredadores del medio ambiente.



Por Leopoldo Mazuelos Corts
DNI 5.543.908